¿Por qué estoy agradecida por mi marido haber sido un alcohólico
  • Hubo un tiempo, antes de casarnos, cuando mi marido era un experimentalista. Él no estaba haciendo experimentos con la ciencia. Él estaba experimentando alcohol. Mi marido y yo nos conocemos en la época. Éramos amigos y frecuentamos la misma escuela. Yo siempre pensé que era hermoso, pero preguntaba por qué alguien con su potencial estaría a "andar en el límite", potencialmente jugando su vida bebiendo (y quién sabe más qué) en vez de trabajar para el éxito.

  • Todo fin de semana, mi marido gastaba su tiempo con sus "amigos" si se consumía. Él no recuerda mucho sobre aquella época. En realidad, él dice que hubo muchos casos en que él despertaba y no tenía idea de cómo llegó donde estaba. Él no recuerda lo que bebía la mayor parte del tiempo. Todo lo que él sabe es que él bebía, y le gustaba la sensación de olvidar todo lo que pasaba en su vida, mientras estaba borracho.

  • Durante ese tiempo, estaba involucrada en mis estudios. Yo estaba tratando de hacer todo bien y vivir una vida que haría yo y mi familia orgullosos. Cada noche, yo oraba mucho para que mi futuro marido, dondequiera que estuviera, pudiera estar haciendo lo mismo. Nunca pensé que acabaría casándose con el "molinillo bebedor."

  • Después de un tiempo de borrachera con amigos y de ocultar las bebidas de su familia, mi marido tuvo un momento en que él sabía que las cosas necesitaban cambiar. Él es uno de los afortunados que fue capaz de parar y alejarse de su vicio antes de que él sobrepasara completamente su vida.

  • Más de ocho años ha pasado desde que mi marido tomó el último trago de alcohol, pero sus decisiones de tantos años atrás desempeñan un papel enorme en nuestras vidas hoy. Aquí están sólo algunas de las razones por las que estoy agradecida de que mi marido haya pasado por ese tiempo de prueba y por qué su experiencia ha afectado a nuestra familia.

  • La tentación no es fuerte más

  • Mi marido ha estado en muchas situaciones, ya sea en el trabajo o en la escuela, donde los colegas le invita a disfrutar de algunas bebidas con ellos. Mi marido es un tipo muy social y le encanta pasar el tiempo con los demás, pero también sabe sus límites. Desde que mi marido pasó por ese tiempo oscuro en su vida, él entiende que sólo una bebida podría enviarle a una espiral descendente. Él ve lo que el alcohol puede hacer a una persona, y él no tiene ningún deseo de estar allí de nuevo. La tentación desapareció. Él puede decir "no" para una noche fuera, porque él ve el peligro que es.

  • Sabemos que Dios responde a las oraciones

  • Para mi marido llegar a ser completamente sobrio, necesitaba una enorme cantidad de tiempo de rodillas. Él sabía que no podía hacerlo solo y que él necesitaba la ayuda de Dios para superar el vicio. Él sabe que Dios estaba allí, ayudándole a través de su dificultad.

  • Años más tarde, aprendí cómo Dios respondió a mis oraciones. Oreí con tanta fuerza como una adolescente y una joven adulta para que mi marido viviera una vida digna de nuestra futura familia. Mi marido y yo creemos que mis oraciones desempeñaron un papel importante en la concienciación de él que necesitaba desistir del alcohol. En el momento en que nos casamos, él ya estaba sobrio hace varios años, y hemos sido capaces de vivir la vida por la que yo oré.

  • Él puede enseñar a nuestros hijos

  • El mundo es un lugar terrible y espeluznante. Hay muchas tentaciones y pruebas que nuestros hijos enfrentarán y con las que nunca tuvimos que preocuparnos cuando éramos jóvenes. Yo tenía amigos fuertes y fui muy boquita mientras crecía; lo que fue una gran bendición en mi vida. Desafortunadamente, esto también me hizo muy ingenua cuando se trata de drogas y alcohol. Mi marido, por otro lado, es capaz de festejar señales de alerta. Él puede sentir cuando algo está mal. Él puede ver las banderas rojas que demuestran que alguien se está bajando para esconder las bebidas o esconder una resaca, porque él solía hacer esas cosas también.

  • Mi marido también es capaz de sentarse con mis hijos y decirles por qué no deben beber (o incluso tomar un trago de alcohol), porque él estuvo donde eso los llevará. Él ya pagó las consecuencias. Puedo decir a mis hijos los hechos, pero él puede compartir experiencias personales.

  • Nunca desista de las personas

  • Yo aprendí a nunca renunciar a la gente, no importa cuáles sean sus vicios. Cuando supe que mi marido bebía, nunca habría imaginado la vida que él vive ahora. Yo no podría estar más orgulloso de él y del tipo de persona que se convirtió. Me siento con suerte todos los días por tenerlo en mi vida. Nunca, nunca desista de las personas. Ofrezca el apoyo necesario mientras tratan de superar desafíos. Usted no conoce sus corazones. Usted nunca sabe lo que están bien allí en el fondo o lo que está sucediendo en sus mentes. Definitivamente, no es nuestra tarea juzgar.

  • Mi marido mira hacia atrás de sus días como un alcohólico con algunos arrepentimientos. Sin embargo, cambiar el pasado, cambiar su vida y aprender a superar un vicio le enseñó valiosas lecciones y le ayudó a convertirse en el hombre que es hoy. Por eso, siempre estaré agradecida.

  • _Traducido y adaptado por Stael Pedrosa Metzger del original Why I'm grateful my husband was an alcoholic.