Lo que el luto enseña
  • Aceptar la muerte de los seres queridos, así como reestructurar la vida después de pérdidas tan significativas es una difícil tarea, pues se trata de uno de los mayores dolores del ser humano, si no la mayor.

  • Uno de los grandes especialistas en luto en el mundo, el psiquiatra inglés Colin Murray Parkes autor del libro "Luto - Estudios sobre la pérdida en la vida adulta" considera que el luto es el precio que se paga por amar y tener una vida feliz al lado de alguien. Es así que impulsa a sus pacientes a no olvidar, pero seguir con el buen recuerdo. Para el especialista, el luto es una importante transición, pues puede representar el reinicio de la propia historia.

  • Recuerdo

  • Cuando vivimos el choque de la pérdida, creemos que es el fin, que perdemos no sólo a la persona amada, sino también a todo lo que fue vivido de bueno con ella. Sin embargo, con el tiempo se hace perceptible que ese ente vive y vivirá siempre en nuestra memoria. Así, nunca perdimos totalmente quien amamos, siempre habrá un eslabón ligándonos a ellos y por más intensa que sea el dolor hay siempre crecimiento en la superación.

  • Sentir que somos capaces de sobrevivir a un sufrimiento extremo provoca madurez y nos hace más fuertes. Rehacer la vida teniendo en cuenta que la pérdida es grande, pero no total, hace toda la diferencia.

  • Espiritualidad

  • La espiritualidad, independiente de la religión, induce a la persona a encontrar un sentido en la vida, a buscar razones para sobrepasar el dolor. Es verdad que después de una pérdida la sensación es de quiebra, de corte; entonces hay que recomponer, reestructurarse a sí mismo y la propia vida. El lado espiritual tiene fuerte influencia en ese camino de reconstrucción. Según el Dr. Parkes: "Porque la espiritualidad es encontrar un sentido en la vida, cualquiera que sea el lenguaje que utilizas para explicar ese significado. La aceptación de la muerte como parte de la vida es otra consecuencia de la espiritualización. La fe aleja la revuelta y entonces es posible experimentar el dolor sin desesperación. Las personas espiritualizadas poseen la esperanza genuina que consuela y emana paz.

  • Vale la pena

  • Ante una gran pérdida muchas personas tienen miedo de amar, pues creen que de esa forma se aprisionan del dolor. Sin embargo, es necesario que haya la comprensión de que las pérdidas son inevitables en la vida y aceptarlas es parte de la maduración de cada uno. No se puede negar que el luto es una de las más difíciles experiencias que podemos experimentar, sin embargo, ninguno de nosotros puede esquivarlo. Cuanto más amamos, mayor es el dolor de la pérdida; es el precio que pagamos por tanto amar.

  • Parkes subraya que

  • "algunas personas encuentran su luto tan doloroso que tienen miedo de amar de nuevo. Pero el precio vale la pena ". Es importante entender y legitimar eso en nuestra vida, después de todo, si pierde un amor es difícil; ¡imposible incluso es ser feliz sin amar a alguien!