¿Qué sucedió cuando oí a mis hijos describir mi matrimonio
  • Nota del Editor: Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Monica Swanson. Republicado aquí con permiso y traducido por Stael Pedrosa Metzger.

  • La conversación comenzó en el coche. Nuestra familia entró y nos dirigimos a una tarde en la playa.

  • Mientras los chicos hablan en la parte trasera, aprovecho para chequear mis mensajes de texto. Mi marido conduce tranquilamente, pensando en pacientes del hospital o en los proyectos en nuestra propiedad. Él pasa mucho tiempo pensativo y deja el resto de nosotros con la mayor parte de las conversaciones. De repente, uno de nuestros niños inclinó su pequeño cuerpo hacia adelante hasta quedarse casi entre los asientos delanteros, y dejó escapar: "¡Padre, nunca hablan!". Miré por encima de mi teléfono, y esbozaba una pequeña sonrisa, y Dave continuó conduciendo.

  • Nuestro hijo continuó, "Quiero decir, usted siempre está tan quieto, usted debe conversar más con su mamá!".

  • Esto no pareció molestar a mi marido ni un poco. Él no dijo nada y siguió adelante.

  • Tal vez haya sido una falta de defensa por parte de mi esposo o el ambiente seguro del coche, donde no tenemos contacto visual, pero esta simple observación parecía conseguir algo. En poco tiempo, todos nuestros niños estaban jugando sus juegos. Los minutos atrás y Dave éramos una cautiva audiencia escuchando el comentario de nuestros niños sobre nuestro matrimonio: Sobre cómo nos comunicábamos (o no), nos relacionábamos o reíamos juntos. Uno de los niños pensaba que sólo hablábamos sobre ellos ... Sobre su escuela, deportes o horarios. Otro agregó que también hablamos de muebles de la casa y cuentas. Lo que comenzó todo admitió que "ellos probablemente no hablan cuando salen juntos", y nuestro niño de cuatro años, sólo repitió todas las otras cosas que los hermanos mayores dijeron.

  • Finalmente, el hermano mayor y más sabio intentó concluir el diálogo, diciendo: "Si callas la boca, tal vez ellos pudieran hablar". lo que obligó a Dave y yo a reír.

  • Toda esta conversación se produjo en menos de tres minutos, pero realmente me afectó. Eso me hizo pensar. Muy.

  • Lo que me golpeó más profundo realmente no fue lo que los chicos estaban diciendo ... Aunque era bastante interesante. Pero era más el hecho de que tenían cosas que decir.

  • Ellos están viendo. Al darse cuenta. Ellos realmente oyen. Ellos tienen pensamientos y sentimientos sobre cómo mi marido y yo nos relacionamos.

  • Y eso me golpeó fuerte.

  • Esto me hizo considerar el hecho de que un día todos nuestros hijos van a estar con amigos, o novios, (o en la oficina de un terapeuta), y ellos van a describir a sus padres en el matrimonio: "El matrimonio de mis padres fue __. "

  • ¿Qué van a decir? ¿Qué se puede escribir en el espacio en blanco?

  • Estoy confiado en que mi matrimonio es sólido y feliz, no es perfecto, pero es absolutamente seguro. Mi marido y yo compartimos mucho y sabemos lo que hablamos a primera hora de la mañana o tarde de la noche (en las pocas veces en que la casa está tranquila).

  • ¿Y nuestros hijos? Su percepción de nuestra relación puede ser completamente diferente. Como nuestros hijos describen el matrimonio de sus padres es y será determinada por las cosas que ellos testimonian todos los días - como nosotros dirigimos lo que hablamos al teléfono o las conversaciones en la casa.

  • Y esa pequeña conversación en el coche - fue un despertar sano para mí.

  • Ahora admito que me siento tonta por no haber pensado en todo eso antes. Yo leí libros, y sabía desde antes de tener hijos que nuestros hijos están profundamente afectados por nuestro matrimonio. Ellas van a desarrollar la mayoría de sus pensamientos y opiniones sobre masculinidad y feminidad, relaciones y matrimonio, a través de lo que perciben en casa. Aprender sobre resolución de conflictos, y cuán feliz (o no) un matrimonio puede ser, por ver a sus propios padres.

  • Por supuesto, otros factores influencian a los niños y las relaciones, pero nunca debo tener como seguro que soy un modelo. Todos los días.

  • En los pocos días siguientes al paseo en coche me encontré en sintonía un poco más con mis hijos cuando mi marido y yo estábamos juntos. Una tarde mientras saluda a Dave con un abrazo, miré por encima del hombro y vi a uno de los chicos levantar los ojos de su trabajo de la escuela e intentar ocultar una leve sonrisa.

  • Cuando Dave me llamó en un momento más inconveniente, y oírme hablando en un tono que demostraba ser éste un momento muy inconveniente, me tocaba que dos de mis niños estaban bien allí y que yo los estaba afectando de alguna forma.

  • Es verdad que Dave es bastante callado. Entonces, ¿cómo puedo actuar? Tomo mi teléfono para encontrar a alguien para hablar o puedo intentar volver mi atención hacia él? No es tan difícil iniciar una conversación ... Te hago preguntas y te presto atención. Estas son algunas de las cualidades que le hizo interesarse por mí, y enamorarse antes.

  • Aunque estoy segura con la relación que mi marido y yo compartimos, sé que hay siempre espacio para mejoras. Y muy sinceramente, esta pequeña charla en el coche fue sólo la motivación que necesitaba para poner un poco más de esfuerzo en la manera que trato a mi marido. Quiero que mis hijos se acuerdan de mí amando a su padre profundamente. Quiero que ellos recuerden cómo me dirigía a él con gran respeto. Quiero que quede claro que me gusta.

  • Percibo ahora que los niños en casa pueden realmente servir como grandes recordatorios - recordándome ser el tipo de mujer que realmente quiero ser. Todos los días.

  • Aliento a todos para que consideren cuál es la percepción de su matrimonio que sus hijos pueden tener. Si usted tiene coraje, puede incluso preguntarles! Podemos mirar la percepción que nuestros hijos tienen sobre nuestra relación como una especie de barómetro. No pueden decirle todo acerca de su matrimonio, pero pueden reflejar algunas verdades, que sería bueno oír.

  • A la luz de todo esto, espero que se unan a mí en hacer estas tres cosas para el bien de la boda (y de los niños):

  • 1. Trabaje en su unión!

  • Saber que sus hijos están viendo es una motivación extra!

  • Si crees que tus hijos pueden describir tu matrimonio como menos que óptimo, que esta sea tu llamada al despertar.

  • Si su matrimonio parece menos que positivo para sus hijos, probablemente usted necesita aplicar algunos cuidados amorosos. Comience a trabajar en él: Encuentre un buen consejero, lea algunos libros. Hable con su cónyuge sobre reconstruirlo. Usted se casó por una razón - fondo de fondo y lo encuentra. Yo creo que Dios puede hacer milagros, incluso en bodas que parecen sin esperanza.

  • Algunos de ustedes pueden estar luchando, y sienten que están haciendo su mejor, pero su cónyuge no está. Este todavía es una señal de que usted debe buscar un consejero. Pero también tenga en cuenta que su modo de actuar con su cónyuge va a causar una gran impresión en sus hijos. Usted sólo puede controlar a sí mismo, y su influencia individual sobre sus hijos sigue siendo grande. Sus hijos van a absorber un espíritu manso, fuertes convicciones, paciencia y fidelidad, y siempre recordarán que uno de ustedes es un ejemplo positivo. Elegir manejar las cosas con sabiduría y madurez es el mejor regalo que usted puede dar a sus hijos.

  • 2. Deje a sus hijos ver lo mejor de su boda.

  • Ahora no estoy hablando de fingir. Los niños van a olfatear una farsa en dos segundos. Lo que quiero decir es lo siguiente: ¿Amo a mi marido? Sí. Entonces, ¿por qué no me alejo de todo lo que estoy haciendo, cuando entra por la puerta y el cumplimiento cariñosamente? Mostrar el amor siempre, más especialmente delante de los niños. No para crear un show, sino porque amarlo está realmente en mi corazón. Deje que los niños sean una motivación extra, y se sienten bien sobre lo que usted está mostrándoles.

  • Descubrí que esta es también una manera divertida de hacer que mi marido empieza a retribuir. Desde que conversamos sobre eso, tengo una excusa divertida para susurrar, "¡Rápido, es mejor que me besar, los niños están viendo!" (¿Cómo puede un hombre decir no a eso?).

  • Muestre a los niños que las personas casadas pueden coquetear. Muestre su cariño y mucha diversión. Es bueno para ellas, y es bueno para usted también.

  • 3. Practique el autocontrol.

  • Esto soy yo hablando conmigo misma. ¡Espero que no sea la única!

  • Sucede que soy del tipo expresivo. Me expreso bien. Me siento animada y eso aparece. Me siento con rabia y ... Bueno, puedes imaginar. Entonces, de repente algo me alcanza como un puñado en el estómago. Sólo porque lo siento, no significa que necesito expresar eso. Un poco de autocontrol es una buena cosa, y eso se aplica al matrimonio y al criar hijos. Estoy aprendiendo a olvidar algunas cosas, diciéndome a mí mismo que puedo hablar con mi marido sobre eso más tarde. Normalmente, cuando llega más tarde, ya no es un gran problema más. Ser crítico y malhumorado a causa de ropas en el suelo, o una obligación que se ha olvidado, simplemente no vale la negatividad que se extiende por toda la familia.

  • No puedo dejar de considerar lo fácil que es controlar mis emociones cuando tenemos una visita en casa. Ahora intento imaginar que mis hijos son como pequeños visitantes, y que debo mostrarles mi mejor también.

  • Tal vez eso sea algo que usted mantenga al frente de su mente, y si es así usted debe sentirse muy bien con eso. Pero quizás un poco de usted necesita ese recordatorio sano como yo. Si es el caso, le animo a reunirse con su cónyuge, y hablar de qué mensajes su matrimonio puede estar enviando a sus hijos. Este es un momento tan bueno como cualquier otro para comprometerse con el establecimiento de un matrimonio sano que le beneficiará a usted ya los niños que están viendo.