¿Qué el amor, la atención y el amor pueden hacer en la vida de un niño?
  • ¿Qué madre o padre nunca escuchó que estaba mimando demasiado al hijo recién nacido? "Ustedes van a dejarlo 'colento'", dice aquel grupo de tías experimentadas. Una de ellas todavía completa aconsejando que es bueno acostumbrarlo en el carrito justo frente a la televisión - ya que el colorido va a distraer al pobre niño y la madre va a poder descansar o realizar otra actividad en casa. Me dice usted, lo que una criaturita que acaba de salir de dentro del lugar más cómodo del mundo -la barriga de la madre- va a saber sobre manías y maneras sórdidas de manipular a un adulto? Si el simple hecho de querer nuevamente sentirse protegido en el balance tan familiar del colinho de la mamá o de la secuencia decorada de los latidos cardíacos de ella? Al final, fueron al menos nueve meses en ese ritmo.

  • Si es difícil creer que el cariño y la atención son importantes en los primeros años de vida de una persona, investigadores del área de psicología de la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos, comprobaron que sí, las personas que siempre tuvieron a disposición un buen el cuello y mucho cariño en la infancia son, hoy, adultos menos ansiosos y con la salud mental mejor.

  • El estudio tuvo lugar con 600 adultos que respondieron preguntas sobre sus infancias. De acuerdo con los expertos uno de los descubrimientos fue que cuando los padres prestan atención al bebé (con un toque, oscilación o abrazo) en los primeros meses de vida hasta completar el primer aniversario, el niño se mantiene más tranquilo y de esa forma todo el suyo el sistema corporal y neural se establece siguiendo ese mismo ritmo. Los niños que no tuvieron ese estímulo -como aquellos que se quedan llorando en la cuna- desarrollan un sistema que lo lleva fácilmente al estrés, como si fuera un gatillo. De acuerdo con la investigación, esta es la razón por la que muchos adultos están estresados ​​por cualquier motivo y que encuentran dificultad para encontrar una forma de calmarse.

  • El mito que prestar mucha atención a los hijos es una forma de transformarlos en niños mimados cae por tierra. Incluso porque lo que los hace así es intentar compensar la ausencia con cosas materiales y / o ser permisivo a todo lo que los hijos quieren, sin imponer los límites necesarios para vivir en sociedad. El amor sólo será un combustible para que el niño se sienta más seguro, incluso emocionalmente. En los tiempos actuales, el cariño con calidad es una buena manera de recompensar a todos los niños que han ido a las escuelas con poco tiempo de vida, cuando la licencia de maternidad termina, a veces con cuatro o seis meses. El médico e investigador de desarrollo infantil en Harvard, Jack Shonkoff, dijo "la ciencia nos dice que los primeros años de vida son cruciales para el desarrollo del cerebro. Las experiencias que el niño tiene durante la infancia moldean la estructura cerebral". Por eso, crear un vínculo de confianza y amor con los hijos es una gran arma para tener personas más estables emocionalmente en el futuro.

  • El deseo de estar más tiempo con los hijos puede ser puesto en acción de algunas formas. Primero, cuando los padres llegan del trabajo el tiempo reservado con los niños debe ser real - nada de sólo cuerpo presente. Entonces, el celular o la tableta no son bienvenidos aquí. Si su hijo todavía es un bebé, no deje de lado el contacto físico, en otras palabras: dé mucho cuello. Otras formas de pasar un tiempo que marcará positivamente a sus hijos es leer libros, encontrar una actividad tradicional para la familia, conversar sobre su día y el día de él o hacer bromas relativas a la edad. El amor y el amor nunca son demasiado y se pueden expresar de muchas maneras. Es sólo empezar.