Entendiendo cómo las elecciones afectan no sólo a nosotros, sino a nuestra familia que amamos
  • Muchas veces decimos o escuchamos a quien amamos decir: Lo que estoy haciendo sólo va a perjudicar a mí mismo, así que usted no debe preocuparse.

  • Desafortunadamente la mayoría de las veces es mucho más fácil ver los errores de los demás que los nuestros, más fácil también ver errores graves, grandes problemas, pero no nos damos cuenta que a menudo grandes tragedias comenzaron con pequeñas acciones.

  • He visto familias destruidas por las decisiones de una sola persona, pero la persona está tan sacudida, tan hundida en sus penas que no ve nada a su alrededor y en un momento piensa sólo en sí e inevitablemente afecta a todos alrededor.

  • Aquí van algunas de las muchas opciones que una persona hace y afecta a muchos:

    1. Uno de los cónyuges decide que quiere el divorcio: No estoy diciendo que una persona no puede decidir separarse, lo que no puede es pensar que no traerá consecuencia toda la familia, principalmente a los hijos. Oigo gente diciendo que peor sería quedarse juntos por la relación conturbada, pero rara vez oigo a la gente reconociendo sus errores y decidiendo cambiar, mejorar, conversar y, principalmente, perdonar.

    2. Un marido y padre que ve pornografía: Él puede pensar que está solo cuando ve y que no tiene como afectar a la esposa e hijos, pero no ve que somos humanos, no robots, que tenemos sentimientos y que con certeza su esposa percibirá algo mal, sentirá dolor y angustia. Y nada puede ser escondido por mucho tiempo. Que esto puede incluso no acabar con el matrimonio, pero afectará terriblemente la estructura del matrimonio y consecuentemente a los hijos que también sienten y perciben los problemas de los padres. Sentimientos son como olas de calor que no vemos, pero sentimos.

    3. Un padre (o madre) que dice buscar al Señor, pero es deshonesto y mente: Pueden parecer pequeñas cosas, pero niños y adolescentes son como esponjas, absorben todo y crecer creyendo que engañar y mentir de vez en cuando es normal.

    4. Una madre que hace comidas que no son saludables en su hogar: La salud de los hijos y hasta de la pareja puede ser comprometida con el paso de los años y traer problemas serios de salud y malos hábitos para la futura familia de los hijos.

  • Estas son sólo algunas formas de afectar a nosotros y nuestra familia y que normalmente no se planifican. Las personas que toman esas decisiones no son malas, sólo por algún motivo buscó respuestas y soluciones en el lugar equivocado, dejaron de buscar a Dios, que todo lo sabe, y que está a nuestro disposición para ayudar y orientar.

  • Para cuidar mejor de nosotros mismos y de nuestras familias y consecuentemente hacer buenas elecciones, debemos:

    • Orar diariamente por orientación y protección.

    • Ejercitar nuestra fe, confiar en Dios y aceptar los sentimientos que Él da a nuestro corazón, sin temor de parecer tontos, de que se burlen de nosotros, sin miedo de ser realmente feliz, pues la verdadera felicidad sólo se conquista con el vivir digno.

    • Ser honestos con nosotros mismos y reconocer prontamente nuestros errores y decidir cambiar, ser humildes para pedir perdón.

    • Cuando falla (sí, todos fallamos), pedir disculpas y si es necesario reparar el error lo más rápido posible.

    • Nunca, nunca tomar decisiones sin pensar. Parar y pensar es fundamental, cuando son grandes decisiones, una noche de sueño hace muy bien antes de responder o hacer algo.

    • Cuando surgen dudas, busquen a quien tiene todas las respuestas: Dios.

    • Valorice su familia, el amor es como una planta necesita ser regada, cuidado, necesita luz, necesitamos entender que quien ama cuida y actúa para el bien buscando a Dios y siendo fiel a sus enseñanzas, siguiendo el camino que lleva la felicidad.

  • Nuestro mayor enemigo con respecto a elecciones equivocadas es el egoísmo, no es de propósito, pero en ciertos momentos nuestra visión se estrecha y sólo vemos a nosotros y nuestros problemas y tomamos decisiones para resolver sin mirar alrededor y ver el tamaño del estrago que causamos a los frágiles corazones de quienes más amamos.

  • Larry S. Kacher, maestro en Psicología y líder religioso, enseñó: "En esta jornada mortal, nunca debemos pensar que nuestras elecciones afectan sólo a nosotros." (...) El Padre Celestial nos bendijo con el don supremo del Espíritu Santo para que nos ha prometido inspiración y revelación si vivimos dignos de recibirlas, os invito a disfrutar de ese don divino ya examinar sus elecciones haciéndose a sí mismos esta pregunta: "Mis decisiones están plantadas con firmeza en el suelo rico del evangelio de Jesucristo?

  • Aproveche la lectura y pare para analizar si usted está haciendo algo que pueda afectar a quien ama y cambia, si decide cambiar, sea grande o pequeño el cambio, hágalo ya. Sé con certeza que Dios le ayudará y su familia será agradecida eternamente y ustedes podrán ser más felices.