Confiar en el médico reduce el dolor, según la ciencia
  • Mi tía Carmem, que falleció hace 4 años, será siempre recordada por ser la más divertida de las hermanas de mi madre. Recuerdo que cuando ella necesitaba pasar por el médico, si hubiera un médico blanco y el otro negro, ella quería ser atendida por el negro. Y, no importa lo que dijéramos, ella creía que el negro podría cuidar mejor de ella, porque eran del mismo color. De acuerdo con la investigación de la neurocientífica Elisabeth Losin, después de estudiar trabajos que mostraron que los pacientes se sentían seguros y satisfechos cuando eran atendidos por médicos de la misma etnia, ella entonces decidió profundizarse más en ese asunto, decidiendo por evaluar si esos sentimientos de si se identifican podría traer más resultados directos a la salud.

  • La neurocientista realizó su trabajo en asociación con otros científicos estadounidenses de las universidades de Colorado y Miami. En el trabajo se evaluó cómo una dinámica en los consultorios puede influenciar el nivel de dolor.

  • Según la doctora Elisabeth, lo interesante en la evaluación son los aspectos psicológicos y fisiológicos que surgen entre ellos con la interacción, ya que las molestias también tienen un componente mental.

  • Los estudiosos basaron el experimento en cuestiones relacionadas con la religión, la ideología política, los roles de género y otras prácticas. Los participantes fueron separados en dos grupos, de acuerdo con sus respuestas; sin embargo, no estaban al tanto de los detalles sobre qué criterios estaban siendo evaluados para hacer esa división, que en el caso se trataba por afinidades de temas. De acuerdo con los investigadores, la idea fuera intencional, con el propósito de producir entre los integrantes de cada grupo un sentimiento de reconocimiento, aunque fuera abstracto, aún así funcionó.