Ellos pidieron al Señor un amor y Él les dio mucho más
  • Un matrimonio fuerte se hace con 3 personas: Dios, un hombre y una mujer. Bianca Toledo y Felipe Heiderich lo sabían desde el principio. Si ambos hacen su parte y oyen la voz del Señor para guiarle por los momentos diversos, incluso los de alegría y de tristeza que la vida les traerá, las posibilidades de eternidad serán mucho mayores.