El arte de poner en práctica buenas enseñanzas que nos guíen a una vida mejor
  • 1- Ore acerca de sus sentimientos. Usted podrá comunicarse con el Señor siempre que siente que sus sentimientos en relación a algo o alguien no es lo mismo que aprendió en el evangelio de Cristo. Ore pidiendo ayuda y orientación para conseguir cambiar y poner en práctica las enseñanzas correctas. Si es constante con su deseo de mejorar, poco a poco percibirá que conducirá sus actos rápidamente en busca de ayudar a los demás.

  • 2- Procure conocer mejor la vida y las enseñanzas del Salvador para conseguir actuar cada día como lo haría. Dedicar un poco cada día para leer y aprender con las enseñanzas del Maestro va a moldear su vida y sus actos teniendo Él como base.

  • 3- Hay varias instituciones o Organizaciones no Gubernamentales que trabajan muy ayudando al prójimo. Usted también puede participar. Busque algunas de ellas que estén cerca y participe. Hay muchas maneras de ayudar al prójimo basta con tener el deseo de empezar.

  • 4- Ya dije el Salvador en el libro de Mateo 25: "De cierto os digo que cuando lo hiciste a uno de estos mis hermanos, a mí mismo, lo has hecho. Podemos actuar todos los días en pro de nuestro prójimo, hacer a alguien más feliz todos los días llenará nuestro corazón de alegría y paz. No pierda la oportunidad de ayudar siempre que tenga la oportunidad, haga de eso una meta diaria en su vida. Las grandes enseñanzas del evangelio del Maestro se resumen en dos grandes mandamientos, el de "amar a Dios sobre todas las cosas" y "amar al prójimo como a sí mismo". Seguir estos mandamientos del Señor nos ayuda a recorrer una vida más feliz y satisfactoria. Y aún un día podremos oír del Maestro: "... Sobre el

  • poco fuiste fiel

  • , sobre mucho te colocaré, entra en el gozo de tu señor ..." (Mateo 25).