Especialista explica por qué NUNCA debe pelear con el marido frente a los hijos
  • Los niños son muy inteligentes. Ellas aprenden y perciben todo lo que está a su alrededor, cosas hasta que los padres ni imaginamos. Son muy perceptibles y cuestionadores. Se siente fácilmente cuando las cosas entre los padres no van muy bien y se sensibilizan cuando esto sucede, lo que puede ocasionar diversos problemas. Los padres, por otro lado, no están libres de una discusión de vez en cuando. Cada pareja pasa por eso, pero hay que entender las consecuencias de un desentendimiento frente a los niños.

  • Discutir delante de los hijos puede generar en los pequeños desde problemas psicológicos, como ansiedad, depresión, insomnio, irritabilidad, inseguridad entre otros, como también problemas físicos: obesidad, alergias, bruxismo, incontinencia urinaria.

  • Según algunos psicólogos, los niños tienen mayor dificultad para asimilar una discusión de sus padres, pues para ellos ellos son su puerto seguro, su base, su principal influencia y cuando se enfrentan a una escena de éstas es como si todo a su alrededor se desmoronara .

  • Discusiones del bien

  • Aquellas pequeñas discusiones que ocurren en el día a día, sobre cosas corrientes como, por ejemplo, uno de los cónyuges ha olvidado pagar una cuenta en el banco o cualquier cosa simple en que no hay ofensas, ni agresiones verbales (ni físicas) no interfieren en los pequeños cuando, después de entenderse al respecto, los padres muestran a los hijos que se aman y que sólo están resolviendo cuestiones.

  • Sólo muestran a los pequeños que las personas son diferentes, poseen opiniones diferentes y que algunas veces discrepan, algo que es normal. Las discusiones acaloradas son las que los hijos no pueden tener participación.

  • ¿Qué hacer?

  • Si sus pequeños presencian alguna discusión entre ustedes, ambos padres, después de lo ocurrido deben conversar con ellos sobre el episodio mostrando, de forma cariñosa, que ellos no tienen ninguna responsabilidad sobre el hecho.

  • Ambos deben mostrar amor por los hijos para que se sientan seguros a pesar de las circunstancias que presenció.

  • No intentar revertir la atención y el apoyo de los pequeños a uno de los dos lados es fundamental. Ellos definitivamente no tienen que pasar por eso.

  • Si necesitan discutir algo entre ustedes más serio, deje a los niños con los abuelos, o salgan a un lugar lejos de ellos, para que sus hijos no presencien algo que para ellos sólo traerá dolor y sufrimiento.

  • Cuando los padres también dejan de demostrar cariño y afecto entre sí, haciendo una guerra en silencio incluso delante de los pequeños, ellos seguramente percibirá y se sentirán afectados. Lo mejor en todos los casos es el diálogo simple para transmitir seguridad y afecto.

  • Sus hijos necesitan su presencia, amor y seguridad, no permita que estén involucrados en algo que pueda dejar marcas para toda la vida.