Superación
  • Chaga social

  • El egoísmo es una enfermedad social, pues niega cualquier posibilidad colaborativa, aleja unos de otros y dilata relaciones. La persona egoísta, aunque quiera todo, nunca tiene nada, pues no alcanza satisfacción. Conforme al mensaje de Paolo Mantegazza: "El egoísmo puede hacernos felices durante una hora o un día, pero nos hace desdichos durante toda su vida". Nadie es feliz solo y, mucho menos, perjudicando a los demás.

  • Librarse del egoísmo es, pues, una actitud sana que mucho tiene que beneficiar a cualquier persona. Pero cómo hacerlo?

  • Autoconocimiento

  • El primer paso es reconocer el grado de egoísmo en su personalidad. Para ello es fundamental una mirada sincera para sí mismo y sus acciones.

  • Autoanálisis

  • Al detectar una actitud egoísta, reflexione sobre el por qué de usted actuar así. ¿Qué le movió a pensar sólo en sí mismo? ¿Qué sentimiento fue más fuerte: miedo, orgullo, pretensión?

  • En cuanto a este ítem es importante algunas observaciones:

  • 1- Miedo

  • Existe gran posibilidad de personas inseguras presentar por característica el egoísmo. El temor de perder algo o alguien hace que se dirijan todo para ellos mismos. Así, el trabajo debe ser en el sentido de buscar vencer la inseguridad y colocarse de forma más tranquila ante la vida.

  • 2- Orgullo

  • No admitir que otra persona sea más beneficiada que sí, no aceptar que cuestionen la propia forma de actuar y pensar es fundamentalmente ser un egoísta orgulloso. En esa situación vale mucho reflexionar sobre los beneficios de la humildad y cómo conquistarla de forma que jamás se desee el bien sólo para sí mismo.

  • 3- Pretensión

  • Encontrarse más que los demás, tan superior que sea el único merecedor de lo que se desea. Las personas así no se resisten a lesionar, perjudicar o ocasionar daño a cualquiera que sea, pues se sienten merecedoras del resultado y, por lo tanto, no se preocupan por la justicia de sus acciones. Este es un caso muy complejo para el que se indica tratamiento psicológico.

  • Autodeterminación

  • Después del reconocimiento de las características egoístas, del análisis de los sentimientos que mueven esas acciones, el camino a recorrer se refiere al propio perfeccionamiento. Entender los maleficios del egoísmo e imponer la disciplina necesaria para librarse de él. Digo disciplina porque cambios interiores no se operan fácilmente, exigen gran empeño y, principalmente, decisión. Cuando determinamos algo en nuestras vidas dirigimos nuestros esfuerzos para su realización y ella sucede.

  • Reconocer, analizar y determinar son elementos fundamentales para operar la gran transformación de librarse del egoísmo, alcanzando una vida más plena. De esa forma las relaciones se descomplican y las posibilidades de llegar a ser eficaces y genuinamente felices se amplían vertiginosamente.