Material escolar: ¿Qué se puede reutilizar?
  • Los gastos de material escolar año tras año son cada vez mayores y causan un retraso en el presupuesto de las familias.

  • Dedicar tiempo y paciencia para buscar el precio más bajo vale la pena, aunque eso signifique afrontar colas inmensas detrás de conseguir toda la lista, después de todo esto le puede dar una buena economía. Sin embargo, es necesario pensar en alternativas en el transcurso del año para que muchos de los materiales utilizados puedan ser reutilizados al año siguiente, evitando el desperdicio y haciendo economía.

  • Una de las cosas importantes a hacer es concientizar al niño a cuidar bien de todo su material escolar para que tenga una vida útil mayor. Cuando el niño no está involucrado en este proceso, no es consciente de que debe emplear todo el cuidado al manipularlo y esto puede poner fin a la idea de reutilizar cualquier cosa.

  • 1. Lápiz de color

  • A veces algunos colores de la caja de lápices de colores son más utilizados que otros, que se quedan prácticamente intactas. Reservar estos lápices puede significar una buena economía para el año lectivo siguiente, ya que es posible disminuir la cantidad de lápiz adquirido (una caja con doce colores, por ejemplo, en lugar de una de veinticuatro).

  • 2. Estuche, meriendas y mochilas

  • Una buena idea es establecer un tiempo de vida para estos materiales junto a los niños. El intercambio podrá realizarse de forma anual o cada dos años dependiendo del acuerdo que hagan.

  • Es posible también hacer el cambio de estos ítems (cuando bien conservados) con amiguitos o familiares.

  • 3. Cuadernos

  • Para que no queden con las puntas dobladas y amasadas, encapárelas es una buena salida. Al final del año usted puede retirar las hojas usadas y aprovechar las que aún están sin uso. Si tiene el deseo, puede encontrar figuras o imágenes diferentes y volver a encapar para que puedan parecer nuevas.

  • 4. Libros

  • Los libros, cuando bien utilizados y conservados, pueden ser reutilizados por otros niños que avancen para aquel año escolar. En este caso, vale la pena conversar con las madres que tienen hijos en la misma escuela a fin de formar un grupo para el intercambio de libros en los años siguientes.

  • Involucra siempre que sea posible a los niños en todo este proceso de cuidado y reciclaje del material escolar. Ellos aprenderán desde temprano esta importante lección.