Decir no al divorcio: La nueva tendencia de las parejas jóvenes y fieles
  • La evolución del matrimonio

  • En un pasado no muy lejano, los matrimonios significaban hacer votos ante Dios y garantizar la estabilidad económica. Durante la mayor parte de su historia, el matrimonio era un ritual religioso diseñado para proporcionar una base social para las familias. Aunque la noción es menos que romántica, esa idea de matrimonio como un contrato divino nos sirvió bien durante la mayor parte de los dos últimos milenios. Sin embargo, decidimos que el matrimonio se trata de gratificación personal. Alimentada por los medios, que ya compró la idea de que el matrimonio exige intenso romance y que un matrimonio sin pasión ardiente merece disolución. Paradójicamente, el matrimonio también salió de la esfera religiosa y se convirtió en un derecho social. Actualmente es más probable que se oiga que alguien se casó por los beneficios de seguridad que para agradar a Dios.

  • Para algunas personas, este nuevo sistema funciona. Sin embargo, muchos ven el matrimonio como una forma de ser feliz, y cuando el matrimonio ya no satisface sus necesidades, ellos salen de él. Después de innumerables generaciones de bodas exitosas, lo reducimos a una "relación de intercambio" con la felicidad.

  • El secreto de la boda

  • Desafortunadamente, el matrimonio no se trata de felicidad momentánea. Perdimos la discusión sobre el matrimonio ser un deber. Como cualquier pareja feliz puede atestar buenas bodas requieren trabajo, y eso significa el desgaste de lo que es bueno con lo malo. Si somos honestos, incluso el más feliz de todos los matrimonios tiene sus momentos de duda y desánimo.

  • La belleza de la boda es que nos lleva a crecer como individuos, mientras que nos esforzamos para satisfacer las necesidades de nuestros cónyuges. Si vemos el matrimonio como un medio para nuestra propia felicidad, estamos perdiendo el punto. Usted no puede tener una boda gratificante enfocada en sí mismo. Es por servir a su cónyuge que usted gana la profundidad del amor necesario para hacer una boda duradera.

  • Diga "no" al divorcio

  • Por supuesto, existen buenas razones para divorciarse. Las cuestiones como el abuso, la infidelidad y la profunda infelicidad deben abordarse. Sin embargo, para la mayoría de nosotros, se debe pasar más tiempo mejorando la boda y menos tiempo buscando la salida. La boda es todo o nada - usted no puede hacer la mitad y esperar el éxito.

  • Cuando mi marido y yo nos casamos, concordamos que el divorcio no era una opción. No importa lo que sentíamos en el momento, mantendríamos la perspectiva de que trabajar nuestro matrimonio sería la mejor cosa para nosotros y nuestros hijos. Ya que elegimos traer niños al mundo, entendemos que nuestro matrimonio afecta a otras personas además de nosotros mismos. También acordamos que nuestros niños merecen algo mejor que crearse en un hogar infeliz, por eso en vez de usar el divorcio como una manera de escapar, tomamos el deber de hacer nuestra relación feliz.

  • El objetivo final de la boda

  • De esta forma, el matrimonio es la única relación en la que tienes que trabajar las diferencias. Los amigos vienen y van, y usted puede separarse de la familia. Eventualmente, incluso sus hijos van a crecer y salir de casa. Sin embargo, su cónyuge está aquí para quedarse, y usted tiene que averiguar cómo coexistir pacíficamente. Es una oportunidad impar.

  • Necesitamos mirar más allá de la mentira que el divorcio nos hará más felices. Excepto en caso de abuso de los votos del matrimonio, el divorcio sólo divide a las familias. Nuestras bodas y nuestros cónyuges no son desechables. Los votos todavía significan algo, tanto en nuestras vidas como en los ojos de Dios. Tomar la nueva ola y unirse al ejército de parejas fieles que están diciendo "no" al divorcio.

  • Traducida y adaptada por Stael F. Pedrosa Metzgerdo original Saying 'no' a divorce - La nueva onda de los jóvenes, fieldades.