Arrepentimiento y misericordia de Jesucristo: Cambiando totalmente su vida
  • ¿Qué quieres más en esta vida? ¿Cual es tu mayor sueño?

  • Las personas tienen tipos de vida muy diferentes, situación financiera también, cada uno tiene sus sueños y metas, tiene sus gustos y prioridades, pero todos - cada uno de su manera - buscan felicidad y paz, incluso personas que hacen cosas malas, muchas veces piensan estar haciendo lo correcto, pues cada uno tiene su forma de ver la vida y buscar su felicidad.

  • Hoy en día la vida es tan carrera, tenemos tantas tareas, tantas preocupaciones, normalmente necesitaríamos diez horas más para poder hacer todo lo que necesitamos y queremos. Son tantas cosas que existen para robarnos tiempo, tantos medios de comunicación, tantas cosas que parecen tan necesarias, y cuando vemos estamos totalmente involucrados y hasta presos como un insecto en una telaraña. Buscamos incansablemente felicidad y paz, pero con la vida agitada que llevamos muchas veces ni percibimos que algunas de nuestras acciones están en la realidad nos llevan al camino totalmente opuesto. Cinco situaciones para reflexionar Aquí van 5 preguntas y luego después de ideas para que usted reflexione y analice si está en el camino correcto, pero analice profundamente, se permita ver y sentir la realidad, abrir su corazón sin miedo y prejuicio, es un momento suyo, aprovecha: 1- ¿Alguna vez has notado estar tratando de todas las formas de estar bien y dejar todo en paz a su alrededor y desafortunadamente sintió que la paz estaba muy lejos? Pero que sus esfuerzos eran reales y eso le entristeció?

  • 2- ¿Alguna vez has pensado haber cometido tantos errores que no tienes más como volver atrás y la única salida es vivir de esta manera aunque a tu ver no es tan buena así?

  • 3- Usted se ha sentido injustificado, herido, herido sin merecer? ¿Y eso te ha rebelado?

  • 4- ¿Alguna vez pensó que iba por el camino equivocado, pero ese es el único camino que puede ver frente a él? O peor, ¿está seguro de que está en el camino correcto y aún así no puede tener felicidad y paz? ¿Has pensado que la felicidad y la paz no existen en este mundo conturbado y extremadamente agitado? Que lo mejor que podemos lograr es una buena situación financiera?

  • Hay muchas promesas de felicidad, muchas fuentes falsas que sólo están ahí para engañarnos y robar nuestro precioso tiempo, para tener la verdadera paz y felicidad sólo existe un camino:

  • Jesucristo

  • , usted puede incluso pensar que eso es imposible, pero es real.

  • Jesús ya pagó por nuestros errores con su infinita expiación, Él sudó sangre por todos los poros, sufrió y agonizó por usted y por mí, para que no necesitáramos sufrir. Él pagó por nosotros y lo que Él pide a cambio es nuestro arrepentimiento y que sigamos sus pasos para así volver a su presencia.

  • Los brazos de Jesús están constantemente abiertos para recibirnos y abrazar, ayudar y apoyar, aunque tengamos mal, incluso en medio de las dificultades. Erroneamente pensamos que sólo podemos tener paz cuando todo está bien, cuando no hay enfermedades, las cuentas están pagadas y todavía queda dinero, pero esa es la gran ventaja de la misericordia de Jesús, ella nos consuela y conforta en medio de las dificultades y tras paz nuestro corazón no importando la situación.

  • Aunque seamos injustificados por el mundo, Jesús es justo. Él nos entiende y sabe las cosas como realmente lo son. Sabemos de ello conforta el corazón. Cinco soluciones para transformar su vidaPor todo ello, para ser felices y realmente cambiar nuestras vidas debemos:

  • 1- Reconocer el papel vital de Jesucristo en nuestras vidas.

  • 2- Reconocer nuestros errores y arrepentirnos verdaderamente de ellos. 3. Entender que la verdadera felicidad viene de dentro de nosotros y no de las cosas que suceden o no suceden con nosotros.

  • 4- Aceptar el amor de Jesús, reconociendo su sacrificio y valorando su sufrimiento y así amando de regreso. Retribuyendo el regalo más hermoso que recibimos. 5- Entender que nunca estamos solos, pues Jesucristo siempre está con nosotros, en los buenos y en los malos momentos y nos ayuda siempre, aun cuando erramos. Su amor es el único remedio para el corazón herido, para la mente confusa y para el cuerpo exhausto.

  • Podemos buscar y buscar por ahí la paz, pero siempre volveremos al mismo lugar:

  • la búsqueda

  • . Mientras no enfocamos en el único camino para encontrarla seguiremos rodando y girando sin rumbo cierto.

  • Es muy simple hablar, pero a la hora de poner en práctica todo se complica y con toda marcha del día a día, Jesús queda de lado y buscamos frenéticamente la paz haciendo elecciones equivocadas. No, no somos mal, pero no sólo los malos lo necesitan, todos necesitamos, todos necesitamos desesperadamente de su sabiduría y paz.

  • Vivimos preguntando a uno ya otro qué debemos hacer, buscamos hasta en los sitios de investigación en Internet y nos olvidamos de preguntar a Aquel que todo lo sabe, todo lo conoce y (lo principal) sólo quiere nuestro bien y nuestra felicidad, Jesucristo .

  • Por eso, para comenzar,

  • ore ; sí, ore. Yo nada sé y tú tampoco, entonces vamos a preguntar a Jesús. Sé con certeza que cariñosamente Él oirá nuestro desahogo y responderá con paz y consuelo. Lo más difícil es empezar, pero aproveche el incentivo y comience ya.