Manual de los padres sobre adolescentes
  • Lea: Cómo definir límites con su adolescente

  • Aunque muchos adultos tienen una impresión negativa sobre los adolescentes, esa puede ser una oportunidad de ayudarlos a vencer, ya que son llenos de energía, atentos, tienen ideal y se interesan por lo que es justo y correcto. Un tiempo para que los padres ayuden a sus hijos, que todavía son niños, a madurar y convertirse en las personas que serán en el futuro.

  • Padres, si ustedes están en busca de orientación para pasar por esta fase, vean lo que el Dr. Steven dice sobre ella y algunas de sus sugerencias comprobadas, que pueden ayudar.

  • Comprender la adolescencia - ¿Hay un tiempo para empezar?

  • Necesitamos enseñar a los hijos que todo el mundo es diferente. Algunos niños cambian temprano y otras tarde, algunos maduran rápidamente otros lentamente, o sea, hay muchas posibilidades sobre lo que es normal.

  • Distinguir la pubertad de la adolescencia también es importante. Muchos piensan en la pubertad como la fase de la aparición de las características sexuales, la aceleración del crecimiento y el inicio de las funciones reproductivas, que son signos más visibles entre la pubertad y la edad adulta inminente. Sin embargo, niños entre 8 y 14 años, que presentan estos cambios físicos, también pueden estar enfrentando una serie de cambios que no se pueden percibir desde fuera, son los cambios de la adolescencia. Muchos demuestran que ya entraron en la adolescencia por el cambio drástico en la forma en que se relacionan con sus padres; al pasar a ser más independientes; al dar más importancia a la forma en que los demás las ven, especialmente los de su edad; al intentar "encajar" en el grupo y ser aceptado, haciendo a sus amigos más importantes que los padres en la toma de decisiones y al comenzar a "probar" cómo se sienten en diferentes apariencias físicas, estilos e identidades. Eso todo puede generar momentos de tensión y conflicto con los padres.

  • Lea: Cómo reconectarse con sus adolescentes enchufados

  • Rebeldía

  • Mucho se oye hablar del hijo rebelde que vive en desacuerdo con los padres en la adolescencia. Aunque existen casos, y ese es un momento de altos y bajos emocionales, no representa la mayoría de los adolescentes. Ellos desean alcanzar la independencia y para ello comienzan a alejarse de los padres. Esto es evidente cuando entran constantemente en conflicto con los padres, discrepan de ellos o no quieren estar tanto tiempo con ellos como antes. A medida que maduran ellos pasan a pensar de manera abstracta (sin estar seguros de todo) y racional (buscando entender de forma lógica y discernir correctamente), pues están formando su propio código de ética, su propia escala de valores. Por eso los padres pasan a creer que los hijos, que antes acataban sus voluntades, ahora empiezan a presentar sus opiniones fuertemente y rebelarse contra el control de los padres.

  • Este es también un buen momento para evaluar si están dejando a su hijo ser un individuo, si están siendo un padre o una madre que controla, si realmente oyen a su hijo o si permiten que los puntos de vista y los gustos de él difieran de los suyos.

  • Entonces:

  • 1. Eduquen

  • Lean más. Piensen en su adolescencia, recuerde sus luchas, sus limitaciones, cambios de humor y conflictos mientras maduran, y esperen todo de su hijo. Los padres que saben más sobre la adolescencia y lo que está por venir pueden prepararse mejor para lidiar con esta fase.

  • 2. Hablen con los hijos antes de que sea tarde

  • Hablen sobre las diferencias y los cambios que ocurrir antes de que ocurran. Responden a las preguntas que los niños tienen sin sobrecargarlas con información. Si es necesario, busquen ayuda de un profesional pediatra, ginecólogo o alguien de confianza. Ustedes conocen a su hijo y pueden saber el mejor momento de preguntar si está percibiendo cambios en su cuerpo, teniendo sentimientos extraños o está triste y no sabe por qué. Un examen de salud es una oportunidad para hablar, el médico puede explicar qué esperar en los próximos años. Demorar para conversar hará que su hijo tenga informaciones erróneas y vergüenza o miedo a los cambios físicos y emocionales. Cuanto antes abran el canal de comunicación, mejor las posibilidades de mantenerlo en la adolescencia. Ofrecer libros sobre el tema y compartir sus memorias dejará a los hijos más a gusto y traerá seguridad sabiendo que sus padres también pasaron por eso.

  • 3. Colocarse en el lugar de su hijo

  • Sentir inseguridad en la adolescencia es normal, su hijo ya no es niño ni un adulto. Ayuden a entender que es normal estar preocupado o avergonzado, sentirse "crecido" y, a veces, como si todavía fuera "niño". Muchas cosas están sucediendo y necesita aprender a manejar los cambios, emociones, hormonas, mayor libertad, responsabilidades y decisiones. Perciberse, recordarlo y tener empatía ayuda a los padres a comprender a su hijo adolescente y sus problemas, y el hijo a tener a los padres como alguien que está a su lado para ayudar.

  • 4. Elegir sus batallas

  • Los adolescentes hacen y dicen cosas extrañas para ver la reacción de las personas; se expresa, sin saber cómo hacerlo; por no entender lo que está sucediendo con ellos o porque están siendo egocéntricos. No pierdan la calma o se ofendan si él quiere teñir el pelo, pintar las uñas de negro o vestir ropa

  • funky, pensar antes, eso puede ser temporal, guarde las objeciones a cosas serias como tabaco, drogas, alcohol o cambios permanentes en la casa su apariencia. Traten de comprender lo que está sintiendo, conversen y pregunten por qué desea vestirse o ser de una determinada manera, ayuden a entender cómo los demás lo ver. Él se sentirá seguro cerca de ustedes cuando venga que van a tratar de ser comprensivos cuando él cae a sus inquietudes.

  • 5. Definen las expectativas

  • Generalmente las expectativas y esperanzas que los padres tienen sobre el adolescente no le agrada, pero para él es importante saber que sus padres cuidan lo suficiente para esperar buenas notas, que se comporte correctamente y respete las normas de casa. Tener expectativas adecuadas hará que él las cumpla, sin ellas creerá que sus padres no se preocupan. 6. Informen a su adolescente y se mantengan informados

  • La adolescencia puede ser también una fase de experimentación, incluyendo los comportamientos arriesgados. Hablar con los hijos e informarles sobre temas como sexo, alcohol, tabaco o drogas, antes de ser expuestos a ellos, podrá hacer que actúen de forma responsable cuando llegue el momento. Compartir y enseñar principios y valores de su familia y lo que creen que es correcto e incorrecto y por qué. Conozca a los amigos de su hijo y sus padres y converse con frecuencia para crear un ambiente seguro para todos los adolescentes. Los padres podrán ayudarse unos a otros en el control de las actividades de los hijos sin que ellos se sienten vigilados. 7. Saben identificar señales de alertaEs normal que haya algunos cambios en la adolescencia, pero un cambio drástico o duradero en la personalidad o el comportamiento puede indicar que hay un problema real que requiere ayuda profesional. Manténgase atento si presenta una o varias de las siguientes señales de alerta:

  • ganancia o pérdida de peso excesivo

  • problemas de sueño

  • cambios rápidos y drásticos en la personalidad

  • repentino cambio de amigos

  • perder clase en la escuela muchas veces

  • tomar notas bajas

    • hablar o aún jugar sobre el suicidio

    • señales de que fuma, bebe alcohol o usa drogas

    • problemas con la ley

    • Otros comportamientos inadecuados que duran más de 6 semanas también son una señal de problema oculto. El pediatra de su hijo o un psicólogo o psiquiatra, podrá orientarlos a encontrar la ayuda profesional adecuada para él.

    • 8. Respete la privacidad de su hijo

    • Para algunos padres todo lo que se refiere a sus hijos es problema de ellos, por lo que tienen dificultades para hacerlo. Para ayudar a los hijos a convertirse en adultos es importante respetar su privacidad. Si notan señales de que su hijo puede estar con problemas, entonces ustedes podrán invadir su privacidad para llegar al fondo del problema, de lo contrario, queden lejos. La habitación, los libros, los e-mails y las llamadas telefónicas deben ser privados, y no se debe esperar que comparta todas las ideas o actividades. Por razones de seguridad sepan dónde está, qué está haciendo, con quién está y cuando regresa, pero no necesitan saber todos los detalles y ni esperar ser invitado a acompañarlo. Tienen confianza y dejen a su hijo saber que ustedes confían en él. Si la confianza se rompe, déjelo saber que disfrutará de menos libertad hasta la recuperación. 9. Monitorear lo que sus hijos ven y leen

    • Los hijos tienen acceso a mucha información a través de programas de TV, revistas, libros e Internet, por lo que esté atento y consciente de lo que ellos asisten, oyen y leen. No tenga miedo de establecer límites para la cantidad de tiempo gastado delante del ordenador o de la televisión y de saber lo que su hijo está aprendiendo con los medios de comunicación y con quienes pueden estar comunicándose

    • online

    • . Cuando estén solos los adolescentes no deben tener acceso ilimitado a la TV o Internet, ambas deben ser actividades públicas cuando la familia esté en casa, y también después de ciertas horas (por ejemplo, 22 horas) para incentivar el sueño adecuado. Es razonable prohibir aún el uso de teléfonos móviles y ordenadores después de cierta hora.

  • 10. Establezca las reglas apropiadas

  • Así como lo hacían cuando su hijo era un bebé, el horario de sueño para un adolescente debe ser adecuado a la edad, todavía necesita alrededor de 8 a 9 horas de sueño, entonces le animan a mantener un buen tiempo horario de sueño que satisfará estas necesidades. Recompensen a su adolescente por ser confiable, si él respetó el horario de recogida a las 22 horas los fines de semana, aumente a las 22:30 horas. Si desean que participe en los paseos en familia le animan a pasar un tiempo razonable junto a la familia, pero sean flexibles no irritándose cuando no quiere estar con ustedes. Piensen que ustedes probablemente sentían lo mismo sobre sus padres.

  • ¿Nunca terminará? El Dr. Steven explica que a medida que los hijos maduran a través de la adolescencia los altos y bajos emocionales de esa edad disminuir y ellos se convertirán en jóvenes independientes, responsables y comunicativos. Él aconseja recordar el lema de muchos padres con adolescentes: "Estamos pasando por eso juntos y vamos a superar eso juntos!" Lea: Orientación a los hijos: Citas en la adolescencia

  • Lea: Adolescentes y citas: El poder del ejemplo y el autocontrol

  • Lea: Cómo ayudar a un adolescente con depresión