Parejas ancianas dan 7 consejos preciosos para parejas más jóvenes
  • Todo el mundo sabe que hay gran sabiduría guardada con las personas que ya han vivido algunos años más en este mundo. La experiencia sumada a la observancia de lo que sucede alrededor los transforman en seres sabios y llenos de consejos. Ellos los guardan por un motivo muy simple: Nadie quiere oír.

  • El profesor Karl Pillemer, en 2004, inició una investigación con personas mayores y repletas de entendimiento y madurez. Él pidió consejo para que las personas más jóvenes pudieran tener una vida más plena y feliz. Él consiguió reunir 1.500 respuestas de personas con más de 70 años y menos de 100, publicó dos libros y ofreció un organizado sitio para quien realmente está interesado en los consejos sabios de los ancianos.

  • Este artículo reunió 7 principales consejos para futuros y ya existentes parejas a fin de perfeccionar la relación y vivir de modo más feliz y pleno.

  • 1. Encontrar a alguien similar

  • Según las abuelas, cuando la gente encuentra a alguien semejante, especialmente en los objetivos de la vida, la novela no tiene plazo de validez. Esto evita peleas y problemas diarios. Cuando la pareja tiene los mismos intereses y trabaja para las mismas conquistas, el matrimonio se vuelve más ligero y duradero. Esto no significa que será fácil porque ningún matrimonio es, pero que tendrá más posibilidades de ser eterno.

  • 2. Actos positivos diarios

  • La vida siempre trae sorpresas desagradables y cuando la pareja prefiere enfocar en la negativa la relación puede complicarse. Cónyuges que hacen algo bueno para el otro diariamente ya lo largo de los años de convivencia son más felices y el matrimonio es duradero. Las cosas simples hacen la diferencia.

  • 3. Comunicación

  • Es importante que la pareja mantenga la amistad y converse diariamente sobre el día, los desafíos enfrentados y los sueños a realizar. No sólo en una hora específica del día, sino que mantengan el diálogo abierto siempre.

  • 4. Personalidades individuales

  • Cada persona es única y espera ser respetada y amada exactamente por lo que es. Después de un tiempo de matrimonio es común cónyuges reclamar de actitudes y pensamientos del otro y exigir cambios. Peor aún cuando uno de los cónyuges percibe la forma del otro antes incluso de casarse y queda determinado a cambiarlo. Es importante que cada uno acepte al otro y respete las diferencias.

  • 5. Aprender con errores

  • En muchas ocasiones, uno de los cónyuges puede quedar abatido debido a problemas serios que está enfrentando. Como prueba de amor, el otro toma sus dolores y hace todo para resolver su problema, lo que a menudo puede acarrear otros daños. Prudencia y ver los dos lados hará bien para ambos, pues muchas veces situaciones embarazosas son necesarias para el crecimiento personal. Querer resolver todos los problemas del otro no es prueba de amor, después de todo el crecimiento de la persona quedará comprometido. Lo mejor es oír al cónyuge desahogarse, ofrecer ayuda e intentar promover una resolución propia para problemas individuales.

  • 6. Enjugar la realidad

  • Un consejo que las parejas ancianas han dado y que es muy pertinente es el de que el matrimonio es algo muy difícil. Los cónyuges se salen mejor en la relación cuando tienen esta comprensión y trabajan sin desanimar para mantener la unión. Para especializarse en algo se necesita mucha práctica que normalmente sólo viene con el tiempo. Es así con músicos y artistas y puede ser con cónyuges, perfeccionándose siempre a lo largo de los años.

  • 7. Valor del matrimonio

  • Convivir con alguien por 50 años o más es algo espectacular, según los entrevistados. Los acontecimientos principales de la vida forman parte de la pareja que logró permanecer juntos por tanto tiempo. Finalización de los estudios, crecimiento profesional, nacimiento y desarrollo de hijos, poder conocer y amar a los nietos, sobrepasar enfermedades y dificultades son algunos de los principales eventos. Cuando en el futuro la pareja mira hacia atrás y puede recordar con sonrisas sus conquistas, su bella familia y otros logros la satisfacción será muy grande. Mantener el matrimonio unido da trabajo, pero, según estos sabios, es digno de todo esfuerzo.