Madre hace post emocionante y muestra por qué usted no debe dejar a su bebé llorando por la noche
  • Dayna Mager, de Michigan, Estados Unidos, es madre de Luella, un lindo bebé con quien ella fue fotografiada acostada (y durmiendo), dentro de la cuna. La foto que tuvo 70 mil años, fue publicada en su cuenta de Facebook seguida por un texto donde ella cuenta porque estaba dentro de la cuna de su hija. El motivo es cortar el corazón.

  • Dayna cuenta que su hija lloraba mucho debido al nacimiento de los dientes. Cansada, ella quería aliviar a su hija y la solución fue acostarse al lado de ella. Ella dice: estoy enviando nuevamente esta foto porque ella capta la esencia de mi corazón. Allí estaba yo en el calor de esa cosa cansada y hermosa a la que llamamos de maternidad por recordarme una promesa hecha a mi hija.

  • Ella cuenta que la única vez que dejó a Luella con otra persona fue cuando ella y su esposo Matt fueron a un concierto de música de adoración. En esa ocasión, ella oyó una historia que rompió su corazón. Un misionero contó sobre su experiencia en un orfanato en Uganda donde había un cuarto de niños con más de 100 cunas, en cada uno había un bebé. Él esperaba oír choros y ruidos típicos de bebés, pero la única cosa que llenó sus oídos fue el silencio. Intrigado, preguntó a la responsable del orfanato, el porqué del silencio. Dayna dice que la respuesta de la mujer quedó marcada a fuego en su frágil corazón, ahora aún más frágil debido a la maternidad. La respuesta de la responsable del orfanato fue: "Después de cerca de una semana que están aquí y gritando por horas, ellos terminan parando cuando perciben que nadie viene a atenderlos ..."

  • Dayna sintió que su corazón se rompía en pedazos y, por eso hizo una promesa a sí misma ya su hija de que jamás la dejaría llorando sola. "Puede ser a las 2 de la mañana, puede ser cuando vaya, iré a ella. En su dolor, decepciones, estaremos allí para abrazarla, para mostrar que siempre seremos un puerto seguro y siempre iremos hasta ella."

  • Dejar o no dejar que el bebé lloren?

  • Según grandes psicoanalistas infantiles como Melanie Klein, Donald Winnicott, Wilfred Bion, Esther Bick, entre otros, el vínculo madre e hijo en el primer año de vida es de fundamental importancia para la salud mental del individuo. De acuerdo con estos, el bebé al nacer no conoce la extensión del propio cuerpo y se halla ligado a la madre, como si fueran una sola cosa. Por no saber sus límites físicos, el bebé siente una terrible angustia y el miedo inconsciente de romperse. Él necesita algo que contenga sus órganos internos, así como sus angustias, como la piel que mantiene nuestros órganos dentro de nuestro cuerpo. Entonces, de puro terror, él llora. Él desea que algo venga a darle esa seguridad. Ese algo es la madre, que lo lleva al cuello y le da el seno.

  • Sin ese amparo, sucede con los bebés lo que ocurrió en el orfanato de Uganda. Y las consecuencias pueden ser peligrosas. Con el advenimiento de la neurociencia se ha confirmado que dejar a los bebés llorando creará personas menos inteligentes, menos sanas, más ansiosas, no cooperativas y alienadas, que pueden pasar los mismos o peores rastros para la próxima generación.

  • Ya otros estudiosos del comportamiento, como Marsha Weinraub, profesora de psicología e investigadora de la Temple University, afirman que los bebés deben ser dejados por la noche solos y llorando hasta que duran, siempre y cuando los padres se cercioren de que están seguros y cómodos. De la misma forma, cuando se despiertan en medio de la noche, deben aprender a autoconfortar. Sin embargo, los investigadores admite que es mejor hacer esto a partir del 10º mes.

  • Aunque hay divergencias de pensamiento, los dos lados concuerdan que al menos en el período post-nacimiento hasta cerca de 1 año, los bebés no deben dejarse llorando solos. En la duda, siga su corazón. Toda madre mentalmente sana es una madre suficientemente buena y que sabe cómo actuar con su hijo. Esta capacidad es denominada por Winnicott como "Preocupación Materna Primaria". Ella puede guiarla en su atención a su bebé.

  • Esto fue desde varias semanas atrás, sí, clínica I en la cuna con la esperanza de calmar mis gritos, la dentición, se sonrojó enfrentó ...

  • Publicado por Dayna Mager el jueves 31 de marzo de, el año 2016