Alimentos sin azúcar y con bajo contenido de grasa no siempre son saludables
  • Las etiquetas pueden ser un buen aliado en nuestros esfuerzos por adquirir alimentos saludables para nuestra familia. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la industria alimenticia generalmente actúa dentro de la precedencia legal determinada por la ANVISA (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) y utiliza los rótulos de alimentos industrializados más como una forma de promover los productos que para educar al consumidor. Con el aumento de la preocupación sobre los efectos de la grasa y el azúcar en nuestra dieta, encontramos cientos de productos que muestran en la etiqueta información como "sin azúcar" y "sin grasa trans" o "bajo contenido de grasa". Estas promesas son alentadoras cuando las encontramos en alimentos sabrosos pero que sabemos no ser tan recomendables. Si el producto parece ser muy bueno para ser verdad, es probable que sea.

  • Embalaje y etiqueta

  • Muchas marcas populares de alimentos que llenan los estantes de los supermercados gastan millones cada año para crear el embalaje perfecto para usted, el consumidor de lo que producen. Para cumplir con las exigencias del mercado, estos productos deben ser atractivos, estar de acuerdo con la tendencia actual en cuanto a los criterios para el consumo de grasa y ser agradables al paladar. Los fabricantes a veces emplean métodos no muy ortodoxos para atraer a los consumidores, incluso usando etiquetas engañosas y aditivos alimentarios potencialmente peligrosos. Creer el cien por ciento en la información contenida en las etiquetas puede llevar al consumidor ingenuo a la conclusión de que el producto que está adquiriendo es saludable cuando, de hecho, puede ser todo menos sano.

  • Los nutricionistas no afiliados a ninguna gran agencia de marketing afirman que la mejor manera de alimentarse bien es comer alimentos naturales. En su libro "En Defensa de la Comida - un Manifiesto", Michael Pollan nos aconseja comer comida, especialmente vegetales. Para él, la comida significa alimentos no procesados ​​industrialmente. Cuando un alimento es procesado por cuestiones de comodidad o para durar en los estantes, pierde sus nutrientes naturales. Si un alimento viene con una etiqueta y está envasado, podemos concluir sin miedo de equivocarse que pasó por algún nivel de procesamiento. Es importante leer las etiquetas de las etiquetas y entender exactamente lo que la información significa.

  • Déjenme un ejemplo:

  • Las etiquetas pueden, según los estándares de las agencias reguladoras, informar que el alimento contiene bajo contenido de grasa si cada porción tiene menos de tres gramos de grasa. Pero esta misma información se puede encontrar en un paquete de galletas, donde una galleta se cuenta como una porción. Al comprar el alimento, nos sentimos por haber elegido un producto con bajo contenido de grasa, pero cuando nuestros hijos se sienten frente a la TV y comen una docena de galletas, la promesa del fabricante va por el agua abajo. Cuidado con estos pequeños trucos; pero son fáciles de entender si usted se da el trabajo de tratar de entender la etiqueta. Desafortunadamente, el truco es aún más bien elaborado.

  • Lo que "bajo contenido de grasa" significa

  • Encontrar la información de que una manzana tiene bajo contenido de grasa o que es un alimento naturalmente con bajo contenido de grasa es bueno. Pero una etiqueta que dice que un alimento procesado tiene bajo contenido de grasa o no tiene grasa probablemente no indica que se ha hecho una sustitución nada sana para su organismo.

  • Para compensar la disminución del contenido de grasa, algo necesita ser añadido para preservar la calidad del sabor del alimento; generalmente azúcar, sal, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa u otros aditivos alimentarios. Un aditivo que ganó popularidad en la década de 1990, el Olestra, se utiliza en algunas patatas chips. Este compuesto químico imita el sabor y la composición de las grasas naturales.

  • Otro problema es que bajo contenido de grasa no resulta en bajas calorías. Azúcares y otros aditivos alimentarios aumentan la cantidad de azúcar a los alimentos con bajo contenido de grasa, y esto puede aumentar rápidamente su consumo de azúcar procesado, llevándolo a niveles nada saludables. Compruebe la información nutricional del alimento para saber cuál es la sustitución hecha.

  • Peligros del bajo contenido de grasa

  • Los alimentos que sustituyen las grasas sanos por azúcares no tienen tanta capacidad para saciar el hambre. Los azúcares se queman mucho más rápidamente que las grasas, haciendo que no nos sientas saciados y deseemos comer más. Así, sustituyendo la grasa por azúcar y comiendo más por no nos sentimos saciados, estaremos trabajando contra nuestros propios esfuerzos de controlar nuestro peso con la disminución del consumo de grasa.

  • Exagerar en el cuidado en el consumo de grasas puede ser peligroso. No consumir suficiente cantidad de grasas sanas evitará que su cuerpo absorba las vitaminas que su cuerpo necesita. Ingerir una cantidad balanceada de los tipos correctos de grasa es esencial para una nutrición adecuada.

  • Alternativas

  • Satisfaga los deseos que su cuerpo le ha proporcionado grasas naturales saludables. Abacate, aceite de canola y aceite de oliva, almendras, atún, salmón y semillas de linaza son excelentes fuentes de grasas saludables. Eliminar la grasa es un problema, pero consumir la cantidad correcta de los tipos de grasa correctos puede revolucionar su dieta.

  • Lo que "sin azúcar" significa

  • ¿Crees que es demasiado bueno para ser verdad encontrar tu galleta de chocolate relleno en la versión sin azúcar? ¡Y es lo mismo! A pesar de que aquellos que necesitan evitar el azúcar por motivos de salud sean tentados a consumir un sustituto del azúcar, sepa que para conseguir el mismo sabor dulce, los químicos anduvieron mezclando tubos de ensayo de disolvente de tinta (thinner) y otros productos químicos y consiguieron crear, accidentalmente, el sabor dulce. Aunque hay acusaciones de falta de información sobre la seguridad de estos productos, la conclusión final es que cualquier sustitución que coloque productos químicos en lugar de alimentos naturales es una opción menos sana.

  • Peligros de los productos sin azúcar

  • Se ha demostrado que los sustitutos del azúcar, aunque algunos han sido aprobados por ANVISA, también son perjudiciales para la salud. Algunos tipos de cáncer, presión alta y problemas digestivos se vincularon a los edulcorantes artificiales en pruebas realizadas tanto en animales como en seres humanos. En el caso de preocupación con el peso, la ganancia de peso fue observada como siendo más común con los edulcorantes que con el azúcar procesado. Algunos son poco absorbidos por el organismo, creando problemas digestivos. Muchos países han prohibido todos los edulcorantes para proteger a sus ciudadanos de los muchos riesgos para la salud.

  • Alternativas

  • La ciencia demuestra que el azúcar natural, no procesado, si se usa con moderación, es mucho mejor que los substitutos químicos. Por encima de todo, si usted quiere mucho comer algo dulce, las frutas, son de lejos, la mejor opción. La miel, el azúcar del coco y el edulcorante de stévia (todavía no hay estudios sobre la posible toxicidad de esa planta y su comercialización sólo está autorizada en Brasil y en Japón) son ampliamente utilizados como edulcorantes naturales. Su cuerpo se sentirá mucho mejor si se libera de la adicción al azúcar procesado y pasa a usar las alternativas naturales y equilibradas.

  • Nutricionistas, como Michael Pollan, afirman que la buena nutrición tiene más que ver con los buenos alimentos que no estamos consumiendo que con los alimentos malos que estamos comiendo. En otras palabras, asegúrese de tener una dieta balanceada de frutas y verduras frescas, granos integrales, proteínas y su cuerpo perdonará los excesos ocasionales con alimentos super dulces y super grasos.

  • El mayor peligro que los alimentos con bajo contenido de grasa y sin azúcar presentan es que dan la ilusión de que son favorables a una dieta sana. Tenga en cuenta que estos intercambios representan para su dieta y tome una decisión sabia sobre lo que es mejor para usted y su familia.

  • _Traducido y adaptado por Wagner Vitor del original Porqué de azúcar libre y de poca grasa no siempre significa sano, de Margaret Crowe