En busca de mejores oportunidades: 5 pasos para pedir dimisión adecuadamente
  • Usted ha sido invitado a un nuevo empleo, un nuevo desafío, y será mejor para usted en varios sentidos, para su crecimiento profesional y financiero. Pero antes de aceptar, usted necesita salir de su antiguo empleo. Estos cinco consejos pueden ayudarle a realizar esta transición de forma suave, sin estrés.

  • 1. Planificación

  • Esté seguro y convencido de que esta decisión es la mejor que se debe tomar. Tenga en mano otra propuesta de empleo y la certeza de contrato antes de abordar su dimisión. Evalúe los pros y los contras de ambas oportunidades. Busque un buen momento para conversar con su supervisor, sea directo para no tomar mucho su tiempo, pero elija las palabras cuidadosamente. Si es necesario, entrena delante de un espejo y evalúe. No envíe su solicitud de dimisión directamente al departamento personal, pues el responsable de esa negociación será su superior inmediato. A continuación, enviará su solicitud a los departamentos que darán lugar a su solicitud.

  • 2. Sea agradecido

  • Ha llegado la hora de hablar personalmente con su gestor. Olvídese de la oportunidad de hablarle todo lo que quedó guardado durante el tiempo que usted fue su subordinado, la hora es de madurez y respeto. Explique en pocas palabras que usted ha recibido una nueva e interesante propuesta. Agradezca la oportunidad que la empresa le ofreció de crecimiento y experiencia profesional. Si hay críticas a ser dichas, no lleves al lado personal, piensa en el desarrollo de la empresa y evite cualquier forma de discusión. Recuerde que nadie sabe acerca del futuro, por lo tanto la amistad, el respeto y la gratitud deben ser cultivados.

  • 3. No busque reconocimiento

  • Usted no es un objeto a ser subastado. No pida dimisión sólo para ser reconocido y recibir una contraoferta. Si su trabajo no recibió créditos, y usted cree que es merecedor, no es inventando una oportunidad de empleo que hará que su superior ceda y le ofrezca un salario mayor. Recuerde que el mundo corporativo es muy concurrido y esto puede hacer que usted pierda su propio gana. Por otro lado, si hay otra oportunidad realmente, y su gestor le ofrece una contrapropuesta, esté preparado para discutir al respecto, evaluar y tomar la mejor decisión. Si usted insista, y usted realmente quiere salir, hable que no se trata sólo de la parte financiera, sino de una nueva oportunidad de crecimiento profesional y personal.

  • 4. Aviso previo

  • Esté listo para negociar tanto con la nueva empresa como con la antigua con respecto al plazo para contratar a otra persona a su lugar y entrenarla. Ofrezca a su antiguo empleador el plazo necesario para ello, sin sobrepasar el límite de la ley. No se olvide de comprobar con su nuevo empleador el plazo que puede esperar. No se preocupe que esta actitud es bien vista tanto por el antiguo como por el nuevo empleador, y todo puede ser negociable para complacer a todos. Y durante el plazo que cumpla su aviso previo, trabaje como antes, deje todo de la mejor manera posible. Recuerde que usted sigue siendo un empleado y su salario sigue siendo el mismo, justifique.

  • 5. Sea discreto

  • Evite siempre comentarios desagradables acerca de sus superiores o empresas en los encuentros con sus compañeros de trabajo. Y aunque esté bien con la otra empresa que le contratar, evite comentar con sus colegas sobre su salida. Su gestor acabará sabiendo de alguna forma y eso podrá ser perjudicial en su negociación. Después de resolver su dimisión con su empleador, espere hasta su último día de trabajo para despedirse y agradecer por la convivencia con colegas, proveedores y clientes. Al salir, deje buenos recuerdos entre sus compañeros de trabajo. Evite críticas o situaciones desagradables incluso después de su salida.

  • El crecimiento y el éxito siempre vienen acompañados de buenas prácticas. Sea profesional o personal, el mejor camino es el sentido común y el respeto siempre.