Mejorando la comunicación: Consejos para dar sugerencias en lugar de criticar al otro
  • Sabemos que algunas críticas son bienvenidas, pues siempre podemos mejorar en algún aspecto. Pero, también, es verdad que es un poco complicado recibir y aceptar bien una crítica. En las relaciones tampoco es diferente, las críticas, muchas veces, son la puerta de entrada para las peleas y desentendimientos. Creo que la pareja que se ama y quiere el bien del otro debe tener mucho cuidado y tacto al criticar al cónyuge. En vez de criticar, dé sugerencias; demuestre por ejemplo o por su opinión. Hay varias formas de mejorar la comunicación para el bien de la relación, basta querer caminar juntos.

  • La pareja debe tener en cuenta que un matrimonio feliz se da a cuatro manos, y los dos necesitan caminar lado a lado y ser socios en todo lo que hagan, tanto en el día a día así como en sus sueños, en metas y métodos para alcanzarlos.

  • Aprendiendo a sugerir

  • La sugerencia es mucho más aceptada que la crítica. Al encontrarse con una crítica, la tendencia es quedarnos al menos tristes y otros torbellinos de sentimientos pueden venir a la superficie. Entonces, cuando sienta ganas de criticar a alguien, sea su cónyuge u otra persona, trate de dar una sugerencia.

  • Baje el tono

  • Para dar una fuerza mayor en su sugerencia, hable con cariño, mansedumbre, a quien no le gusta? El amado adorará. Nunca hable con su cónyuge en tono alto o agresivo. En realidad, creo que a nadie le gusta ser tratado con falta de educación.

  • Suavice

  • Cuando esté a punto de criticar al amado, respire profundamente e invierta la frase, por ejemplo:

  • ERRADO: "¡Nuestra, como usted es apresurado!"

  • CORRECTO: "¿No puedo acompañarte, puedes ir más despacio?"

  • Mira cómo hace la diferencia. Por supuesto, el cónyuge te va a esperar.

  • Hable de su opinión

  • En lugar de reclamar o criticar al otro, dé su opinión, diga por qué tiene esa postura, recordando siempre los otros consejos ya mencionados aquí. Será mucho más fácil aceptar.

  • Adoptando la relación

  • Adoro las innovaciones y aquí en casa tengo siempre bala, dulces y chocolates. No sólo por los niños no, tengo un acuerdo con mi marido, y cuando no estamos de acuerdo con algo, ofrecemos un dulce, como una forma de parar para pensar mejor, pero nunca con la intención de manipular al otro.

  • Resumiendo, actúa con sutileza, buen humor, aprovechando los momentos informales donde ambos están comprometidos para mostrar por ejemplo cómo algo puede ser hecho de otra manera. Estas son formas de mejorar la comunicación de la pareja, recordando siempre que la opinión del otro es muy válida y que de nada vale estar al lado de una persona vacía y sin personalidad. Pero, también, no queremos vivir una relación en constante pie de guerra. La pareja debe encontrar su equilibrio, siempre teniendo en cuenta el amor que se siente uno por el otro.