Si su hijo hace estas 4 cosas, él es un niño agresivo
  • Cuando los niños son pequeños, acostumbramos a mirarlos y ver sus virtudes y cualidades, sin embargo, cuando crecen es difícil para los padres comprender que dejan de ser bebés y que hay correcciones que hay que hacer. Desgraciadamente, muchos comportamientos violentos de los hijos son reflejos de la violencia sufrida dentro de sus casas por un miembro de la familia.

  • Navidad pasada me encontré con un conocido que voy a llamarlo viejo amigo, poseemos la misma edad y crecimos en la misma calle y escuela. Mi viejo amigo, cuando era niño, era muy agresivo. No había un día que no peleara. Fue considerado por los profesores como uno de los peores alumnos, era siempre colocado de castigo.

  • Mi viejo amigo y yo nos dábamos bien, porque yo sabía exactamente todo lo que le pasaba. Todas las marcas de violencia verbales y físicas que sufría de su propio padre. En aquella época, éramos niños y sólo había una cosa a hacer, silenciar y soportar los dolores.

  • Hoy mi amigo, con 34 años, aprendió a defenderse de su padre, pero se volvió víctima de las bebidas. Él vive en las calles y fue a la casa de mi madre para despedirse de mí, porque sabía que yo estaba en la ciudad para las fiestas de fin de año. Yo le pregunté porque quería despedirse, yo iba otras veces allí, entonces me dijo que deseaba morir y sabía que pronto eso sucedería, por la situación en la que se encontraba. También me dijo que su muerte sería la única manera de su padre entender el mal que había hecho a él.

  • De acuerdo con el sitio Padres e Hijos estas 4 cosas apuntan que su hijo es un niño agresivo:

  • 1. Agresiones físicas

  • La agresión física expresa el modo como muchos tratan con los sentimientos, sin embargo, nunca debe ser usada por adultos y , principalmente por los niños, aunque sólo estén tratando de llamar la atención de los familiares, amigos y conocidos.

  • Otra cosa importante sobre el comportamiento de un niño agresivo es que esto también puede estar relacionado con las agresiones que puede estar sufriendo dentro del hogar o fuera de él por un miembro de la familia, como en la historia contada arriba. Siendo así, corresponde al responsable atentarse al verdadero problema y buscar ayuda para ese niño.

  • 2. Temperancias

  • Los niños agresivos tienden a ser más temperamentales por ser más impulsivos y no tener control sobre sus emociones, siendo así, ellas "explotan" por cualquier motivo. Incluso los más pequeños, que no siempre pueden ejercer control sobre la situación. 3. Expresiones verbales rudes

  • Generalmente, los niños agresivos son violentos en todos los aspectos, principalmente con las palabras. Ellas usan expresiones verbales rudas y duras, no miden palabras porque constantemente se sienten amenazadas por todo y todos.

  • 4. No tienen autocontrol El autocontrol es fundamental para lidiar con los desafíos y, esa es una habilidad que debe ser aprendida en la infancia, a través del ejemplo y de la ayuda de los padres.

  • El niño que necesita usar violencia para obtener lo que desea, demuestra signos de ser un niño agresivo y debe ser ayudado y no recriminado.

  • Los niños no merecen ser juzgados, pues no tienen autocontrol sobre sus emociones e impulsos, corresponde a los familiares sentarse con ellas y descubrir lo que les lleva a tener tal comportamiento. Una ayuda profesional especializada será de gran valor para los padres en esta situación, pues los profesionales saben cómo tocar los sentimientos del niño para curarla, sin causar más daño.