Si usted responde 'sí' a estas 10 preguntas, usted es pesimista
  • Es cierto que la vida está llena de dificultades y momentos difíciles, pero mirarla siempre con una mirada pesimista puede hacer las cosas aún peores.

  • Podemos encarar los problemas de dos formas: de la forma negativa, creyendo que somos merecedores de todo aquello y que todo tiende a ir mal; o de una forma más positiva, aprendiendo con cada situación y creyendo que las dificultades surgen, pero también hay momentos muy buenos y felices.

  • Usted puede tener fases más pesimistas en la vida, es normal, pero si usted puede percibir que está en una de estas fases puede revertir la situación y buscar cosas buenas en cada situación.

  • Intente averiguar si la forma en que usted encara la vida es pesimista o optimista:

  • 1. ¿Usted se enfoca siempre en las dificultades de su vida cuando piensa de ella?

  • 2. ¿Se ve a sí misma y no puede imaginarse tener éxito en alguna jornada? 3. ¿Cree que si existe una oportunidad de algo mal, seguramente le dará?

  • 4. En una entrevista de empleo apuesta más al potencial de los otros candidatos (incluso sin conocerlos) que en el suyo propio?

  • 5. Si al llamar a un familiar este no atiende el teléfono ya se está imaginando que algo malo puede haber ocurrido?

  • 6. ¿Se percibe cerca de usted alguien cochichando ya se está imaginando que usted es el asunto? 7. Si usted siente algún dolor diferente o malestar, ya se está imaginando que estos síntomas pueden estar relacionados con alguna grave enfermedad? 8. ¿Tiende a pensar siempre cosas negativas sobre las personas a su alrededor y sobre el mundo de forma general? 9. ¿Tiene dificultades para aceptar nuevas opiniones que difieren de las suyas? 10. ¿Tiende a distanciarse de las personas a su alrededor, evita mucho contacto social?

  • El pesimismo radical puede llevar a las personas a la depresión y alejarse de la convivencia con otras personas. Saber mirar al mundo a nuestro alrededor y ver en él no sólo las cosas malas puede ser un ejercicio necesario para hacer la vida un poco más alegre.

  • Aprender con las dificultades sin dejar que esto haga su vida amarga e infeliz es una de las formas de dejar el pesimismo a un lado y volverse más flexible, algo tan necesario para vivir bien en los días actuales.

  • Si siente que no puede dejar el pesimismo de lado solo, no tenga vergüenza de buscar ayuda. La vida puede ser mucho más feliz de lo que nosotros imaginamos.