¿Cómo crear buenos hijos aun no estando presentes todo el tiempo
  • La familia es la base y el origen de todas las sociedades, no importa la época, la creencia, o la zona geográfica. Incluso en los días de hoy, en que las familias son cada vez menos cercanas al ideal, que prevaleció durante varios siglos, de madre, padre e hijos. Ciertamente, no importa cómo esté integrada la familia, es lo que da origen a los hombres y mujeres del mundo, y está en nuestras manos, como siempre ha estado, determinar el carácter con el que nuestra sociedad va a proceder. Sin embargo, en los tiempos modernos que exigen que ambos padres trabajen, la familia está enfrentando un desafío aún mayor que es el de que nuestros hijos deben cuidar de sí mismos ante la ausencia de uno o de ambos padres.

  • Hoy, nos permitimos ser complacientes en la educación de nuestros hijos, nos sentimos satisfechos si cumplimos con dar una casa, alimento y estudios, y no nos pregunta si eso es realmente suficiente, queremos resultados con el mínimo esfuerzo posible, y optamos por que es la culpa de los fracasos en la escuela, en la mala influencia de los amigos o incluso en los propios hijos, como diría mi abuela: "La culpa siempre tiene dueño.

  • Cuando la verdad es que todo el tiempo estuvo en nuestras manos la buena educación de nuestra familia, para ejemplificar, basta con decir que, en la oficina, para satisfacer nuestros intereses, aceptamos opiniones o argumentos de los cuales discordamos, pero somos incapaces de tener esa misma disposición en nuestras casas, como si nuestra familia tuviera menos peso o importancia que nuestro trabajo.

  • Una vez leí que la soledad no es algo malo, el mal es vivir con alguien que te hace sentir solo. No tengo idea de quién dijo estas palabras, pero el hecho es que esa es la vida que estamos ofreciendo a nuestros pequeños. Nosotros los hacemos sentir que nos deben algo por los términos traídos al mundo, y que un plato de comida y una cama son suficientes para obtener su amor, su obediencia y lealtad.

  • Es un gran error pensar que podemos comprar a nuestros hijos, porque incluso en un escenario en que eso sea posible, lo que estaremos alcanzando será la formación de seres humanos incapaces de ver el valor de un cariño, el bienestar que algo bien hecho trae, la satisfacción de hacer la cosa correcta.

  • Tengo la firme convicción de que todos los padres, o al menos la mayoría, desea que sus hijos sean grandes hombres y mujeres en todos los aspectos de sus vidas. No creo que eso haya cambiado ni cambiado en el futuro, pero creo que estamos perdiendo la noción de lo que es importante darles, y que eso no tiene nada que ver con los juguetes más tecnológicamente avanzados o ropa más caras, o la casa más pomposo.

  • Lo que realmente importa y debemos tener en mente es que somos el espejo en el que nuestros hijos se ven. Entonces, no debemos dejar de preguntarnos, cuál es la imagen que queremos reflejar.

  • No quiero ser demasiado pretensiosa y decir que tengo todas las respuestas de la paternidad / maternidad responsable, pero si está siendo honesta, debo confesar que creo que todos los padres deben saber la receta exacta. El problema es que nos perdemos en darles lo urgente, y no lo importante, deseando que cuando llegue el día en que ellos estén en nuestro lugar, ellos perciben las dificultades y nos den valor, sin tener en cuenta que, cuando eso suceda, vamos a haber causado tanto sufrimiento a ellos, que realmente no creo que valdrá la pena si piensan que no hicimos nuestro máximo.

  • Es por eso que no importa cuán ocupados fuimos, cuán cansados ​​estuviéramos, o cuán difícil es nuestra perspectiva en el momento, es importante recordar lo siguiente cuando estamos con nuestros hijos:

  • No hay límites para darles amor ni para recibir amor y para recibir amor su cariño.

    • Escuche siempre, haciéndoles sentir que lo que les pasa a ellos es tan importante como lo que sucede con nosotros durante el día.

    • Ofrezca seguridad física y emocional para que estén seguros de que suceda lo que suceda, estaremos allí para ayudarlos, y que nuestro amor no cambiará bajo ninguna circunstancia, así como no debemos temer reconocer cuando estamos equivocados como padres.

    • Establezca reglas y mediante la comunicación y persuasión, haga que ellos entiendan la importancia de cumplirlas, que en la vida nuestras acciones siempre tienen consecuencias buenas o malas, y que tenemos que lidiar con todo aquello con lo que nos enfrentamos. Un niño, que crece con aceptación, alabanza, aprobación, compasión, incentivo, honestidad, justicia, reconocimiento, seguridad, amor y tolerancia en el vocabulario a su alrededor, será un niño que transmitirá esos mismos valores a lo largo de su vida, y aunque puede haber excepciones, todo ello aumentará sustancialmente nuestra probabilidad de éxito como padres, y sólo por eso ya vale la pena intentarlo.

    • Traducido y adaptado por Sarah Pierina del original Cómo crear buenos niños aun cuando no estamos presentes tiempo completo, de Yordanka Pérez.