Cómo lidiar con una separación de modo que no se lastima
  • La separación es siempre un acontecimiento doloroso. Cuanto más tiempo involucrado con la persona, peor es. No siempre es aceptada por ambos lados, especialmente cuando aún existe amor.

  • Lea: La importancia de vivir el luto después de la separación

  • Para evitar mayores sufrimientos y penas lo ideal sería que la persona estuviera preparada para este acontecimiento. Sólo que nadie entra en una relación pensando al final y preparándose para no sufrir. Y esta madurez puede tardar en llegar.

  • No siempre el motivo que justifica la separación es evidente y esto puede causar confusión y demora en la aceptación del hecho. El tiempo siempre es el mayor aliado en todas las decepciones de la vida. Entender algunas cosas también ayuda a afrontar este desafío.

  • Decisión compartida

  • Aunque una de las partes no quiera la separación, si la otra así desea no hay mucho que hacer. Aceptar no es fácil, pero no hay como obligar a la otra persona a continuar con algo que no desea. Las relaciones sólo siguen cuando los dos tienen el deseo de continuar.

  • Autoevaluación

  • Hacer un análisis del tiempo en que estuvieron juntos y encontrar las propias fallas es bueno para entender y aceptar la separación. Sin embargo, al encontrar los errores es importante reflexionar sobre ellos sin quedarse sólo culpando e intentar modificar viejos hábitos que no fueron tan buenos. Esto para el propio crecimiento y para no afectar en una relación futura.

  • Lea: Cómo deshacerse de la culpa

  • Evitar la negatividad

  • Planificar el futuro, olvidar el pasado, realizar cosas que se hagan bien a sí mismo y traigan satisfacción también ayudan a vencer la situación. Habrá muchos sentimientos negativos como la rabia, el rencor, el deseo de venganza, pero no traerá ningún beneficio a nadie. Mejor es planear un viaje agradable de vacaciones que una venganza.

  • Ayudar a todos los involucrados

  • Una pareja nunca se hace de dos personas. Siempre habrá familiares que también sufrir con la separación. Hijos, padres, hermanos, cada uno tendrá que aprender a lidiar con esta decepción por su punto de vista. Todas las miradas estarán dirigidas a la pareja y la manera en que ambos se ocupan de la situación será un buen o mal ejemplo para todos. Evitar críticas, insultos, peleas y accesos de rabia mostrará que la vida continúa y que hay mucho respeto entre la pareja, aunque hayan escogido recorrer caminos diferentes.

  • Colocando los pensamientos en orden es más fácil organizar los sentimientos. La pena y el rencor acompañan a aquellos que les permiten permanecer. Nadie nace para ser triste a pesar de que todos saben que la vida trae muchos disgustos. Saber lidiar con ellos y vencer, a pesar de la situación no ser agradable, hacen que haya crecimiento y felicidad.

  • Lea: Permita un nuevo amor