Cómo pedir perdón a la esposa y dejar la amante
  • Usted se vio envuelto en una situación complicada, cedió porque parecía tan fácil y, por supuesto, nadie se enteraría. Su familia, sus amigos, parientes, nadie podría desconfiar. Al principio se sintió que era lo que necesitaba porque ya estaba cansado de aquella "aburrida" rutina! Su esposa no iba siquiera a imaginar, al final era sólo aquella vez y nadie estaba viendo!

  • Con el tiempo, la relación con la amante se puso demasiado serio. Usted ahora se ha visto entre dos mujeres, pero se ha aplazado durante mucho tiempo porque le satisfacía. Y peor, con el paso del tiempo la amante adquiere derechos legales. Y puede comenzar una batalla judicial perjudicial para todos.

  • Si usted está arrepentido y percibe que su familia ha sufrido las consecuencias de sus elecciones, sabe que está haciendo mal para su compañera y recuerda el comienzo de la relación antes de que sus hijos llegar. Usted sabe que lo correcto que se debe hacer es cambiar sus actitudes, está cansado de la situación. Y llega un día que te das cuenta de que todo el envolvimiento con la otra mujer no ha pasado de ilusión. Entonces se detiene y se pregunta lo que está haciendo de su propia vida, engañando a su familia, engañando, engañando, trayendo dolor y sufrimiento a quien siempre estuvo a su lado, con quien se comprometió a pasar todos los días de su vida en la alegría, en la tristeza, la salud y la enfermedad.

  • Quiere desahogarse con su esposa, pues llevar dentro del pecho esa carga es tan difícil y dolorosa. ¡Percibe que necesita el perdón de su esposa y esa carga le entristece cada día, porque usted sabe que ante Dios lo que usted hizo fue incorrecto y el arrepentimiento sin el perdón del otro es como si la culpa no se disipara!

  • Pare de una vez!

    • No aplace, no inventa excusas, acabe con esa relación que sólo trae dolor y destrucción para su familia.

    • Elimina el número de teléfono de la amante de tu móvil, si es posible cambiar de número, sólo así evita que encienda.

    • Sea determinado en hacer y actuar correctamente.

    • Ore para conseguir fuerzas y confesar su error.

    • Busque ayuda religiosa o profesional.

    • Hagan juntos un curso de aproximación conyugal o terapia.

    • Pase a llegar más temprano en casa.

    • Evite frecuentar los mismos lugares y ambientes que su amante frecuenta.

    • Corte todos los vínculos emocionales.

    • Tenga autocontrol y determinación con sus propios pensamientos y deseos, mantenga en su mente la imagen de su familia.

    • Lea libros que puedan ayudarle a mejorar la relación con su familia.

    • Acabe con las peleas dentro del hogar.

    • Pase más tiempo con su esposa.

    • Rescate el romance en su matrimonio.

    • Sea más servicial y atento.

    • Sea amoroso e inove, sea creativo.

    • Salga más veces en familia.

    • Cambie la rutina familiar.

    • Juega con tus hijos.

    • Aventúrese con su esposa en nuevas experiencias y paseos familiares.

    • Sea casto.

    • Mantenga sus pensamientos y deseos en su esposa y dedique a ella.

    • Evite cualquier contacto con el pasado.

  • Si es muy difícil y siente miedo a la reacción de su esposa, busque primero si concientiza la necesidad de la verdad para que todos los problemas acaben a partir de un cambio sincero de comportamiento y honestidad en reconocer los errores.

  • Abra el corazón, ponga todo fuera, usted no necesita entrar en detalles de las cosas que ustedes hacían juntos, pues eso duele mucho, pero pida perdón a ella por los errores que usted cometió. Dígale que desea un cambio de vida, que desea que la relación de ustedes mejore y sea edificada día tras día. Cuando ella haga preguntas, sea verdad, pero sea sabio, pues algunos detalles son capaces de arrancar pedazos del corazón.

  • Si prefiere escribir una carta a mano y pedir a su esposa leer, a veces es más fácil escribir que hablar. Ella ciertamente llorará, tal vez grite, tal vez pase unos días sin comunicarse con usted, ella puede tener varias reacciones porque la rabia brotará. Pero no endurezca su corazón, compréndela, vea que su esposa es una buena mujer, ella siempre estuvo a su lado, incluso con todos los errores ella siempre fue fiel a usted.

  • A medida que lee la carta o en caso de que usted confiese verbalmente su error, use amor y afecto. ¡Abran, dígale cuán importante es su vida, hable cuánto se arrepiente y se comprometa en hacerla feliz de verdad!

  • Como abogado y defensor de la familia, Dallin H. Oaks dijo una vez: "Los deseos determinan nuestras prioridades, las prioridades moldean nuestras decisiones, y las decisiones determinan nuestras acciones. Los deseos que se ponen en práctica determinan cómo cambiamos, realizamos y en que nos convertimos.

  • Después de todo eso, es hora de rescatar la confianza de su esposa.

  • Recuerde que sus actitudes y los deseos de su corazón muestran dónde están sus prioridades!