Audición y sordera: Proteja sus oídos y sepa cómo tratarlos correctamente
  • Según la encuesta realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca del 10% de la población mundial sufre de pérdida auditiva. Se ha informado de que cada mil niños nacidos, uno tiene problemas auditivos.

  • La audición es responsable de captar los efectos sonoros producidos por instrumentos, objetos o palabras.

  • La audición es responsable de mantener al ser humano conectado sonoramente con el mundo, de modo que la falta de ella puede traer consecuencias, como:

    • Trastornos emocionales y psicológicos.
    • Cambios en el lenguaje del habla.
    • Problemas de aprendizaje.
    • Problemas de relación profesional.
    • Soledad y sentimiento de exclusión.
    • Dificultad de interacción y desarrollo psicosocial.
  • Buena noticia

  • Alrededor del 90% de las personas con algún tipo de pérdida auditiva puede seguir diferentes tratamientos para obtener una mejor calidad de vida. Pueden ser ayudadas a través de tratamientos quirúrgicos o de audífonos.

  • Los tratamientos pueden variar de paciente a paciente. Si el caso es debido al exceso de cera en el oído, lo que es muy común, el otorrino hará una limpieza apropiada con los recursos y materiales específicos. En el caso de perforación timpánica, fijación del hueso o lesiones, el tratamiento más indicado es la cirugía.

  • Con tumores, el tratamiento puede ser radioterápico, quirúrgico o radioquirúrgico.

  • En algunos tipos de sordera se indica el uso de aparatos que amplifican los sonidos externos.

  • Con la sordera profunda y severa, lo indicado es el implante coclear, en el que se implantan quirúrgicamente sistemas electrónicos que transmiten al cerebro estímulos eléctricos que son comprendidos por él, como los sonidos.

  • Tipos de sordera existentes

  • Existen dos tipos, la sordera de conducción y la sordera del nervio auditivo o de la cóclea.

    • La sordera de conducción es la menos común, afecta el oído medio o externo y ocurre cuando las ondas sonoras no se dirigen apropiadamente al oído interno.

    • La sordera del nervio auditivo o de la cóclea es cuando la cóclea (órgano interno) no puede transformar correctamente el sonido emitido de energía mecánica a la energía eléctrica, enviándola al cerebro que comprenderá el sonido.

  • Causas de la sordera

    • Gran acumulación de cera en el oído.
    • Infecciones en el oído, otitis secretora, otitis serosa, otitis media aguda, otitis media crónica.
    • Perforaciones timpánica o erosiones de los huesos.
    • Inmovilización de uno o más huesos del oído, conocido como otosclerosis o adherencias.
    • Tumores en el oído, internamente o externamente.
    • Disminución de la circulación sanguínea del oído.
    • A partir de los 55 años hay pérdida en la audición, que puede ser por motivos genéticos o por la exposición a ruidos de alta intensidad a lo largo de la vida. Las enfermedades como la diabetes y la hipertensión, también, proporcionan la pérdida o disminución de la audición.
    • Sordera por la edad (Presbiacusia).
    • Virosis, como la rubéola o la papera.
    • Meningitis.
    • Drogas o uso continuo de algunos medicamentos.
    • Traumas en la cabeza.
    • Propensión hereditaria.
    • Defectos congénitos.
  • Cómo buscar un diagnóstico y tratamientos correctos

  • El mejor a ser hecho es buscar ayuda médica, así que constatar disminución auditiva. A veces, son problemas simples de resolverse, lo que ocurre es que todavía hay mucha falta de información. Hay tratamiento para este problema y es posible lograr una calidad auditiva mejor.

  • Independiente del tipo de sordera existente, es muy importante buscar ayuda profesional y seguir el tratamiento. Él también le encaminará para cirugía o implante coclear si es posible y cabal en el caso. Escuchar es poder sentir la vida a través de los sonidos generados, que traen alegría y más comprensión.