Volver a estudiar en la vida adulta: Cómo encontrar motivación
  • Independiente del motivo que le hizo dejar de estudiar, sea la enseñanza fundamental que tuvo que abandonar cuando era niño, la escuela secundaria que estaba obstaculizando su primer empleo, o la universidad que tuvo que encerrar por una razón u otra que en el momento pareció más importante, usted, en algún momento, sentirá la necesidad de retomar aquello que no pudo concluir.

  • Usted puede encontrar que ya está tan lleno de compromisos, o se encuentra muy viejo para ser incluido en una clase de jóvenes o apenas piensa que ya no es importante. Y es ahí donde usted se equivoca, pues adquirir conocimiento no es sólo dirigido a los jóvenes, sino que debe ser adquirido en todas las fases de la vida, pues es muy importante perfeccionarse día tras día. Este es el verdadero sentido de nuestra vida: buscar el progreso personal.

  • Entonces aquí van algunos consejos importantes para analizar al buscar motivación para usted que ya está en una fase más madura de su vida:

  • 1. Analice el pasado y piense en el futuro

  • Si usted está sintiendo el deseo de volver a los estudios por tenerse dado cuenta de cuánto puede ser útil en tu vida, ya has dado el primer paso. Para muchas personas, es difícil encontrar motivación, pues no se dan cuenta de cuánto esto puede perfeccionarlas y dar un sentido más en sus vidas. Si ese es su caso, detenga y haga un análisis de las oportunidades que usted perdió por no haber concluido sus estudios. Analice cuánto se mueve con su autoestima, pues el conocimiento también es un factor importante para sentirnos bien con la vida.

  • Mire a su futuro con entusiasmo, sabiendo que sólo usted puede hacerlo más atractivo y prometedor. Tenga un pensamiento positivo en el porvenir, y así será más fácil tener la determinación que usted necesita. Imagínese tener un diploma en las manos, imagínese ya con el progreso que usted adquirirá con sus estudios y seguramente su motivación comenzará a manifestarse con más intensidad.

  • 2. No se compare a otras personas

  • Su motivación puede terminar a partir del momento en que usted comienza a compararse con otras personas. Recuerde que cada persona es diferente, cada uno tiene sus límites y sus habilidades, entonces se concentre en sus objetivos y donde usted quiere llegar. Y sólo a partir de sus esfuerzos usted sabrá cuánto usted es capaz.

  • 3. Organiza

  • Aquella frase común: "pero no tengo tiempo", termina definitivamente con cualquier plan de progreso. Tira esa frase de tu mente para siempre. El tiempo es una cuestión de elección y de prioridades.

  • 4. Haga metas más pequeñas para lograr objetivos más grandes

  • Haga una prueba vocacional, trate de conocer las facultades cercanas, estudia las opciones que usted tiene hasta elegir algo que le guste, esté ligado a su carrera o incluso algo completamente diferente que usted quiera desarrollar. Tenga un plan de acción. Lea el artículo Definiendo un plan de acción para el cumplimiento de metas.

  • 5. Prepararse financieramente

  • Hacer una universidad, comenzar un curso profesionalizante, transformar un talento en el negocio y obtener el conocimiento necesario para realizar su sueño depende de organizar las finanzas y buscar opciones que le ayuden a alcanzar los objetivos. Abra un ahorro y verifique el presupuesto familiar. Busque entidades que ofrezcan becas, trabajos en la facultad que puedan ayudar con el pago de las mensualidades. Si usted no se prepara financieramente, puede que tenga que abandonar su sueño a la mitad, por lo que es bueno planificar y prepararse. Lea también el artículo 7 consejos útiles sobre cómo pagar la universidad. 6. Trabaje, estudie y no desista.

  • Ahora está en usted tomar una elección que cambiará y traerá un nuevo sentido a su vida. Tome la decisión, trabaje cuanto necesite para realizar el sueño de una universidad, estudie y dedique, sin gravar la vida en familia, sabiendo poner las cosas más importantes como prioridad.

  • Su vida podrá mejorar aún más si usted busca el conocimiento necesario para garantizar un buen currículo, o sólo para garantizar el bien más precioso que el ser humano posee, que es la capacidad de agregar conocimiento y usarlo con sabiduría.

  • Vaya adelante, tenga como meta nunca desistir de sus objetivos, pues usted es capaz.