Saber cuál es el problema de salud que está comprometiendo el desarrollo de la mitad de los bebés
  • Es claro que la mayoría de las mamás cuida a sus bebés con mucho amor y cariño, dándoles lo mejor para que crezcan y se desarrollen con salud. La lactancia materna es una de las principales preocupaciones cuando el tema es alimentación en bebés menores de seis meses, pero la fase de transición de la lactancia a la alimentación sólida puede dejar a desear (si no se cuidado adecuadamente) cuando el tema es nutrición ya partir de entonces se abre la oportunidad para que un problema de salud se instale de forma silenciosa, pero que compromete el desarrollo de los pequeños: la anemia.

  • ¿Qué es la anemia?

  • La anemia se debe a la baja de los glóbulos rojos, o hematíes en la sangre. Las hematíes son las responsables del oxígeno de la sangre y necesitan un nutriente importante para cumplir esta función: el hierro.

  • En el caso de los bebés, la anemia que provoca bajo desarrollo se conoce como anemia ferropiana, es decir, una anemia ocasionada por la falta de hierro en la sangre.

  • ¿Qué anemia ferropriva provoca?

  • En niños menores de dos años la falta de hierro puede ralentizar el desarrollo intelectual y el crecimiento de los pequeños, por lo que los cuidados con la fase transitoria de la alimentación son muy importantes para que no haya carencia de este nutriente.

  • Alimentos ricos en hierro

  • Lógicamente, el acompañamiento del pediatra en los primeros años de vida es esencial para detectar cualquier anormalidad y así actuar rápidamente contra el bajo desarrollo de los pequeños. Una alimentación rica en hierro normalmente es el indicado para recuperar el stock del nutriente en el organismo.

  • La carne roja, los huevos, el frijol y otros cereales normalmente se agregan a la dieta para restablecer el hierro necesario al organismo.

  • Otros síntomas

  • Los síntomas relacionados con la anemia ferropriva son comunes también en otros tipos de anemia. Además del bajo desarrollo es posible notar palidez, cansancio, taquicardia, entre otros que pueden surgir.

  • Diagnóstico

  • Después de identificar los síntomas, el pediatra normalmente solicita un examen de sangre para verificar las tasas de hemoglobina y de hematocrito. Otros índices como VCM y HCM también detectan anemia por carencia de hierro.

  • Para evitar cualquier interferencia con los pequeños es muy importante la visita periódica al pediatra. Él es la persona recomendada para acompañar de forma constante el desarrollo del niño. Normalmente la visita mensual al doctor ocurre en el primer año de vida, pero en los años siguientes es importante acompañar el crecimiento con visitas semestrales o anuales.