Alimentación en el embarazo: 6 soluciones para la salud de la mamá y del bebé
  • ¿Cuántas veces ya no ha oído hablar de que somos lo que comemos? Porque esta es la más pura verdad. Necesitamos una alimentación balanceada y consciente para que nuestro cuerpo reaccione de la mejor manera posible a todos los desafíos que se nos muestran diariamente.

  • Ahora que estás embarazada, hay otra verdad: tu bebé es lo que comes. Al final, la nutrición del feto es responsabilidad de la madre, a través de la placenta, ocurre la difusión de nutrientes y oxígeno de la sangre materna a la sangre fetal. La buena alimentación de la madre aumenta la probabilidad del bebé de nacer con el peso normal, mejora su desarrollo cerebral, mientras sigue siendo un feto, y reduce el riesgo de ciertas anomalías congénitas, además de contribuir a que el bebé se convierta en un adulto sano.

  • ¿Necesita decir más? Si usted cree que sí, se sabe que si se alimenta de forma correcta durante el embarazo también trae beneficios para la gestante: reduce el riesgo de anemia y preeclampsia, reduce las náuseas matinales, la fatiga y el estreñimiento, disminuye las oscilaciones de humor y las posibilidades de parto prematuro y hace que la recuperación en el posparto sea más rápida.

  • 1. Desayuno: comida obligatoria

  • Mientras dormimos, nuestro cuerpo trabaja. El corazón, los pulmones y el cerebro no dejan de funcionar, así como los demás órganos y sistemas de nuestro cuerpo. La diferencia es que funcionan a un ritmo más lento, lo que llamamos metabolismo basal. Cuando el feto duerme, lo mismo sucede, pero no siempre los horarios de sueño del bebé y de la madre son los mismos.

  • Por eso, la gestante se despierta con hambre. Así, saltar el desayuno no es una buena idea. Si la madre tiene hambre, el feto también está. Entonces, siéntate y haz una comida de calidad. Si usted tiene mareos matrimoniales, sepa que la alimentación puede ayudar a mejorarlos. Pero si no hay como comer, hable con su médico sobre otras formas de nutrición.

  • 2. Coma cada tres horas

  • Su metabolismo siempre debe funcionar como una línea recta y constante, para que el organismo de su bebé no tenga que preocuparse de almacenar los nutrientes. Para ello, no se quede más de tres horas en ayuno. La alimentación regular en horarios regulares es el secreto para una madre y un bebé sanos y sin sobrepeso. Además, investigadores descubrieron que las mujeres que se alimentan de esta forma tienen más probabilidades de llevar el embarazo a término.

  • 3. Duplique la nutrición, no las calorías

  • Es verdad lo que dicen sobre la gestante tener que alimentarse por dos. Pero no se trata de comer por dos adultos obesos. Las necesidades calóricas del feto son mucho menores que las de su madre, algo alrededor de 300 kcal / día. Entonces, taparse de comida, aunque sean vegetales y carnes magras, no sirve de nada, a no ser provocar ganancia de peso innecesario.

  • Duplicar la nutrición significa hacer intercambios y supresiones inteligentes. Por ejemplo, deje el pan blanco a un lado y pase a consumir pan integral, cambie la mantequilla o la margarina por requesón light, etc.

  • 4. Procure comer más alimentos naturales que industrializados

  • Los alimentos industrializados son ricos en conservantes, aditivos, colorantes, sodio y azúcar. Muchos de ellos pueden hacer que la gestante retenga más líquido, tenga más probabilidades de tener hipertensión y genere problemas para el feto. Por lo tanto, trate de cambiar los hábitos. En vez de ir al mercado a comprar comida lista, vaya a pasear en la feria. Además de ser delicioso, usted puede comprar alimentos más frescos y ricos en vitaminas.

  • 5. Intenta olvidar el azúcar

  • Dulces son un manjar de los dioses, no es? Cuando se queda embarazada parecen ser más que eso. Comer un dulce aquí otro allí mucho de vez en cuando, sólo para matar aquella voluntad, todo bien. Pero haga de forma consciente, es decir, elija un solo tipo de dulce y no aquel Plátano Split con varias caldas y sabores de helado o opte por un chocolate diet en lugar de un pastel de mousse cargado en el granulado.

  • Pero, si es posible, coma frutas frescas y secas en lugar de los dulces hechos con azúcar refinado, pues ellas no predisponen al riesgo de diabetes gestacional y satisfacen tanto. Otra manera de mantenerse alejado de las tentaciones es hacer ejercicios físicos. Busque por aquellos que exijan concentración, como yoga y meditación, pues suprimen la ansiedad.

  • 6. Intercambios importantes

    • Refrigerante por agua;

    • Jugo industrializado por jugo natural hecho a la hora;

    • Pan blanco por pan integral;

    • Bolacha rellena de galletas de cereales;

    • Azúcar por sucralosa;

    • Dulces por frutas secas;

    • Yogur integral por yogur desnatado;

    • Tortas listas por tortas hechas en casa con harina integral;

    • Masas refinadas por masas integrales;

    • Carnes de vaca y cerdo, grasas, por carnes blancas y magras;

    • Atún en lata por salmón;

    • Arroz blanco por arroz integral;

    • Muy sal por muy poco sal;

    • Vegetales cocidos por vegetales crudos;

    • Golosinas por frutas.

  • Este artículo ofrece un camino a seguir, pero si la gestante tiene dudas, le sugiero que consulte a un nutricionista. Él estudió para saber exactamente qué y en qué cantidad usted debe comer para cuidar de usted misma y de su bebé.