Miedo x coraje: Creciendo y venciendo desafíos
  • Dice una antigua fábula que un ratón vivía angustiado con miedo del gato, entonces un mago tuvo pena de él y lo transformó en gato.

  • Pero él se quedó con miedo del perro, por lo que el mago lo transformó en perro. Entonces él comenzó a tener miedo de la pantera y el hechizo lo transformó en pantera. Fue cuando se llenó de miedo del cazador. En ese momento, el mago desistió. Lo transformó de nuevo de nuevo y dijo:

  • "Nada que hago por ti te ayudará, porque tienes el coraje de un ratón".

  • Esta fábula nos remite al poder que tenemos en nosotros para sobrepasar los desafíos o desistir de ellos. Todos necesitan tener conciencia del tipo de coraje que tienen. No basta con comparar a otras personas, sea para concluir que si es un medroso o para querer ser tan valiente como su modelo, pues el coraje no es la ausencia de miedo, sino la capacidad de avanzar a pesar del miedo.

  • Cómo avanzar a pesar del miedo

  • Miedo es inseguridad ante lo que no se ha experimentado aún o de lo que le ha hecho mal. Por eso, si usted quiere tener coraje en situaciones desafiantes, dos acciones básicas son importantes cuando se presenta la ocasión:

  • 1. Tenga determinación

  • Recuerde el dicho popular: "No hay bien que nunca acabe o mal que dure para siempre" . Eso es pensar positivo, es mirar los desafíos con ganas de vencer independientemente de lo que se le exige en el momento. La determinación hace que la persona tenga el coraje de afrontar los desafíos con la certeza de que aunque haya caída o le provoque dolor, todo pasará.

  • 2. Aprenda algo bueno con la situación

  • El coraje es tener la certeza de que independientemente de lo que tiene que afrontar, saber que algo bueno va a restar. Mire el desafío como una oportunidad de aprendizaje y para ganar experiencia, ni que sea para aprender lo que no se debe hacer. Mirando la situación con buenos ojos siempre le dará la sensación de que valió la pena, que enfrentar el miedo con coraje, aquel coraje que le hace avanzar independiente del miedo, lo hizo mejor porque aprendió algo, porque se hizo más fuerte o porque simplemente venció el miedo.

  • Si hoy se da cuenta de que tiene el coraje de un ratón, no se aflija, haga lo mejor con lo que tiene. Sólo así pasará al coraje del gato, después del perro y de la pantera, hasta que tenga el coraje del cazador, pero de un cazador de conquistas internas, de victorias sobre desafíos y vencedor de miedos.