Ejercitando el buen humor: Cómo hacer que su marido reír
  • Sabemos que la correría del día a día y los que, a veces, nos dejan cansados, desanimados y estresados, por lo tanto para afrontar bien los desafíos que encontramos en la jornada en la tierra, necesitamos de ánimo, felicidad y paz. Nosotros, mujeres, sabemos de la fuerza que tenemos como termómetro del hogar. Esta felicidad en el hogar requiere mucho esfuerzo y dedicación, y son esas virtudes que necesitamos tener para pasar bien por los desafíos que la vida nos proporciona. Para eso, es importante estar de bien con la vida y feliz.

  • La mayoría de las veces recae sobre nuestros maridos la responsabilidad del sustento, no sólo el sustento financiero propiamente dicho, sino el proveer psicológico, espiritual y social. Estas responsabilidades son arduas, por lo que somos fundamentales en el alivio de tal carga.

  • Sin felicidad, ¿cómo podemos enfrentar con buen ánimo cada desafío? Aquí hay algunos consejos que pueden ayudarnos a ser felices y hacer nuestro amor igualmente feliz.

  • Hacer frente a los desafíos

  • No hay carga tan difícil que no podamos soportar. De hecho, muchas veces, podemos pasar por desafíos inmensos, pero tenemos la capacidad de soportar todo. Siéntase feliz por la oportunidad de enfrentar los desafíos, con ellos crecimos, maduramos y encontramos nuestra verdadera fuerza. También, debemos ayudar a nuestro marido a enfrentar los desafíos de frente. Eso, seguramente, hará muy bien para la pareja. En esos momentos, la pareja tiene dos opciones: estar unido y soportar bien o sucumbir. ¡Prefiera afrontar bien!

  • Haciendo el marido feliz

  • Para hacer a alguien feliz, primero, necesitamos ser feliz. Su marido quedará muy feliz al darse cuenta de que tiene a su lado una mujer alegre y agradecida por todo lo que la familia construyó, por todo lo que aún conscipan, por las cosas simples de la vida, por el hecho de estar juntos y de amarse. Si pasan por alguna dificultad, entiendan y acepten, pues todas las personas que respiran también tienen dificultades, cada uno en su grado y esfera.

  • No reclamar

  • Nadie soporta a una persona que reclama de todo, por eso, un paso importante para la felicidad es reír, y reír pasa muy lejos de quien sólo reclama.

  • Riendo de hecho

  • Una manera de hacer que el marido reír es tener buen humor en el día a día, trayendo dentro del hogar ese clima leve y alegre, observando el mundo y lo que pasa de gracioso, recordando los momentos relajados y felices. Las otras opciones muy buenas son los cines, teatro, shows de humor, leer diarios antiguos, ver fotos y videos del pasado, recordar historias y casos antiguos puede ser divertido, pero en ese punto es necesario tener mucho cuidado.

  • Acciones y lugares buenos para reír y hacer reír

  • No reclamar.

  • Ver las cosas buenas de la vida.

  • Buscar su potencial.

  • Hacer ejercicios físicos.

  • Ir al cine.

  • Enamorarse, en el noviazgo se ríe mucho.

  • Ir al teatro.

  • Ver los espectáculos de humor.

  • Ver fotos y vídeos antiguos.

  • Tener amigos verdaderos.

  • Cena juntos.

  • No criticar, pero sí, buscar y enaltecer el potencial.

  • Estar con los hijos.

  • Viajar juntos.

  • Caminar juntos.

  • Estudiar juntos.

  • Muchas son las formas de reír y hacer reír. La más eficaz es ser aquella persona por quien su marido se apasionó, no por la apariencia, sino por la esencia. ¡Riendo hace bien!