Aproveche el momento: Un tiempo que no vuelve más
  • Todos vivimos vidas ocupadas. Entre el trabajo, la escuela, la familia, y todas las pequeñas actividades que hacemos en un día, 24 horas no parece ser suficiente tiempo para hacer todo. He escuchado muchas veces usando la frase "necesitamos apresurarnos" a mis hijos porque literalmente no tenía tiempo para esperar que ellos intenten poner sus propias medias o aguardar sus pasos dolorosamente lentos hasta el coche.

  • Aunque yo sea la principal razón de mi vida ser tan ocupada como ella es, tengo miedo de que un día voy a despertar, mis hijos van a haber crecido y salido de casa, y me arrepiento de no calmar esos pequeños momentos para los cuales no tenía tiempo cuando eran más jóvenes. Para evitar que esto suceda, sé que necesito hacer algunos cambios para ralentizar y aprovechar el momento en lugar de dejar que la vida pase por mí. Aquí hay algunas cosas que ya comencé a aplicar en mi vida.

  • 1. Estar a la hora

  • Odio estar atrasada. Lamentablemente, normalmente estoy, así que siempre estoy ansiosa y estresada en el momento en que llego a mi destino. Estos sentimientos son sentidos por mis hijos, entonces ellos, a su vez, se vuelven ansiosos y estresados. Todo el proceso de ir a algún lugar se convierte en un evento apresurado y loco conmigo gritando con mis hijos y silenciosamente maldeciendo cada señal roja. Esta no es la mejor manera de intentar aprovechar el momento. La solución, sin embargo, es simple: salir más temprano. Con el fin de hacer esto, he intentado doblar la cantidad de tiempo que creo que va a tardar para estar listos. Si necesito 30 minutos, me doy una hora.

  • Algo siempre aparece. El pañal sucia, un zapato perdido, o una birra pueden retrasarme. Y al darme tiempo extra, puedo llevar las cosas a un ritmo más lento y no me estresar si tiene que pasar cinco minutos extras explicando que realmente es importante usar pantalones al salir de casa para un pequeño de 2 años desafiador. Esto crea un ambiente mucho más tranquilo y relajante que se refleja en el comportamiento de todos.

  • 2. Desconectar los electrónicos

  • Reservar un tiempo cada día para apagar todos los aparatos electrónicos. Esto incluye TV, radio, teléfonos móviles y todo lo que pueda conectarse a la toma. Ya empecé a hacer esto recientemente y siento que es una gran manera de retrasar las cosas. Lo que descubrí fue que cuando no hay ruido para distraerlos, mis hijos componen canciones para cantar y bailar, tocan el piano e incluso leen libros unos a otros. Estos pequeños momentos podían nunca haber ocurrido si yo continuara con la televisión ligada todo el día.

  • 3. Esto incluye la cámara

  • Como una bloguera ávida y fan de libros de recuerdos, quiero registrar cada momento de nuestras vidas. Ya tengo el título perfecto para mi foto, si sólo conseguía que los niños hicieran la pose correcta. Pero esto casi nunca sucede, así que en lugar de gastar 10 minutos tratando de hacer sonreír y mirar a la cámara, lo que a su vez se quita la atención de la actividad que están tratando de aprovechar. A veces tengo que decirme a mí mismo sólo para poner la cámara a un lado y participar plenamente en todo lo que estamos haciendo. Esto significa que puedo perder la imagen de perfil perfecto? Sí. Pero no hay nada malo en mantener algunos momentos especiales para sí mismo para revivir a través de contar la historia verbalmente por los próximos años.

  • 4. Ver la puesta del sol

  • Me encanta ver la puesta del sol. Es una actividad que me obliga a disminuir el ritmo. No importa cuánto intento, no puedo hacer que la puesta del sol sea más rápido de lo que quiere. El sol se pondrá todos los días, no importa lo que suceda. Si el día fue bueno, malo, feliz o terrible, esto terminará y podemos empezar de nuevo mañana. La puesta de sol es como un gatillo para mí para parar lo que estoy haciendo y tener un momento para pensar en mi día. La puesta del sol es aún mejor cuando tengo a mi marido sentado a mi lado con un niño en el regazo. Intentamos crear el hábito de decir una cosa buena y una cosa mala que nos sucedió durante el día, y por lo que estamos ansiosos por el mañana. Incluso si estamos separados, podemos parar y ver la puesta del sol sabiendo que el otro está haciendo lo mismo.

  • 5. Tomar vacaciones

  • Soy una gran defensora de vacaciones. Es casi una obligación aprovechar el momento mientras estamos de vacaciones. Ellas nos permiten una pausa en la rutina de la vida diaria, y dar a nuestros cuerpos y mentes una recarga de tiempo. Las vacaciones pueden ser en algún lugar exótico y nuevo o en nuestras propias casas. Usted no tiene que salir del estado para estar de vacaciones, pero usted tiene que tomar un descanso del trabajo y otras responsabilidades.

  • 6. Diario

  • Siempre he mantenido algún tipo de diario desde que era muy joven. Si se trata de un diario físico de mi juventud, un libro de letras de música de mi adolescencia o un blog electrónico en mi vida adulta, siempre he tenido alguna manera de grabar mis actividades, pensamientos y sueños. Ahora puedo mirar de nuevo a estos momentos a través de estas formas grabadas y recordar cosas que yo pueda haber olvidado. Él me ayuda a rastrear donde estoy en mi vida y donde quiero estar. Puedo encontrar cambios que necesito hacer, habilidades que todavía quiero dominar y metas que he completado. Mientras escribo, empiezo a revivir los momentos de mi día, semana o mes y valoro una vez más los momentos especiales que tuve, o incluso me limpié de una pena o decepción por la que pasé. Para mí, es la mejor forma de aprovechar el momento.

  • El punto es que cada día le ofrece una nueva oportunidad de disfrutar de los momentos. Hoy es un nuevo día, ¿qué vas a hacer con él?

  • _Traducido y adaptado por Sarah Pierina del original Enjoy the moment.