Encante a su hijo: Cómo preparar una buena merienda para la cena de la escuela
  • Cuando los niños alcanzan la edad escolar necesitan el apoyo de sus padres para que se sientan seguros y felices. Una de las formas de demostrar ese apoyo y amor es el cuidado que las madres tenemos al preparar la merienda que ellos sabrán en la escuela. Por la falta de tiempo, muchas madres han contratado servicios de merienda en la propia cantina de la escuela, tercerizando así ese trabajo; pero si usted por un motivo u otro es quien prepara la merienda de su hijo, puede crear medios para facilitar ese trabajo a fin de que pueda alimentarse bien.

  • 1. Planifique con antelación

  • Más o menos como un menú semanal usted puede programar la merienda de su pequeño semanalmente. De esta forma usted se programa con la compra de los ingredientes necesarios para preparar la merienda y puede incluso preparar su menú ya pensando en la merienda del día siguiente, como por ejemplo, preparando un delicioso pan casero la noche anterior que también servirá a su hijo en la merienda escuela.

  • Lea: 8 consejos para preparar comidas saludables para sus hijos

  • 2. Tome en consideración los gustos del pequeño

  • Toda madre conoce bien los gustos alimentarios de sus hijos, sin embargo, usted todavía puede facilitar su tarea si se entrevistó con él sujetos. Lógicamente que por él todos los días serían días de salchichas y refrescos, por eso haga preguntas del tipo: ¿Le gustaría que la mamá colocara en su bocadillo pastel de zanahoria o estriada de carne? Haga preguntas cerradas, para que él responda sí o no y excluya de su menú de bocadillos los alimentos que no le gusta, porque con certeza la merienda volverá a casa de la misma forma que fue a la escuela.

  • Lea: Consejos de bocadillos saludables para la carnicería escolar

  • 3. Solicite ideas para ellos también

  • No es raro que los niños vean a otros amiguitos en la escuela comiendo algo diferente a la hora de la merienda y sientan el deseo de llevar ese alimento también. Siendo así, de vez en cuando (antes de preparar su menú de aperitivos) pregunte a él si hay algo especial que le gustaría que usted puso en la merienda en esa semana.

  • 4. Preocuparse en la colocación de alimentos saludables

  • Los bocadillos, frituras y refrescos deben preferentemente pasar lejos de la merienda de los niños. Usted puede, en vez de eso, preparar aperitivos que fueron previamente asados ​​(salsas, kibes, pasteles y pasteles), aprovechar las frutas de la estación, lavándolas bien y cuando mayores cortando en pedazos más pequeños dentro de potes. Otros alimentos como pan, yogures y galletas (preferentemente sin relleno) también pueden ayudarle en la merienda de los niños.

  • Basándose en sus dotes culinarias y gusto de sus pequeños usted puede prepararse con antelación para que la merienda de sus hijos sea cada día un momento especial para él.

  • Lea: ¿Quién va a evitar la obesidad infantil? Por esa respuesta usted no esperaba ...