Descubre los beneficios impresionantes del ejercicio físico para tu cerebro
  • Siempre se exaltó los beneficios del ejercicio físico para el cuerpo, promoviendo la buena forma, salud y disposición. Sin embargo, investigaciones recientes apuntan a un beneficio adicional hasta entonces desconocido: los beneficios del ejercicio físico para el cerebro. Según investigaciones, la actividad física estimula la producción de neuronas, mejora la concentración, beneficia la memoria y el aprendizaje.

  • Hallazgos de las investigaciones

  • Para empezar, las investigaciones ya derriban por tierra dos mitos hasta entonces considerados hechos:

    • Escuchar música clásica aumenta la inteligencia

    • Juegos de raciocinio como crucigramas, sudoku, ajedrez benefician la memoria y la inteligencia. Nicholas Spitzer, profesor de neurociencia de la Universidad de California, afirma que tales prácticas son bala y en nada contribuyen a beneficiar al cerebro. Para el científico, lo que funciona incluso es moverse. En una entrevista con The Economist, Spitzer dice haber analizado las dos teorías y que no se sostienen. Para Henriette van Praag (Ph.D), del Laboratorio de Neurociencias del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos, se percibió mayor producción de neuronas y otras sustancias beneficiosas al desarrollo de células neuronales en animales sometidos a ejercicios regulares. Además, según la científica, el ejercicio aumenta la capacidad neuroplástica del cerebro, es decir, la capacidad de crear nuevas conexiones, así como beneficia al hipocampo - región cerebral ligada a la memoria y acumulación de experiencia (aprendizaje) y donde se encuentran las células - que darán origen a las nuevas neuronas. En los estudios con ancianos portadores de CCL - Compromiso Cognitivo Ligero, constató que desde el punto de vista anatómico, las modalidades aeróbicas ayudan a preservar el volumen de áreas ligadas a los recuerdos, como el hipocampo. Los pacientes fueron sometidos a exámenes de resonancia magnética antes y después de 24 semanas de ejercicios en cinta ergométrica. El resultado fue que la comunicación neuronal ganó ritmo y se hizo más eficaz con los ejercicios. El experimento recibió el Premio SALUD en la categoría Salud y Actividad Física en 2014.

  • En 2015, el premio fue para un experimento hecho con personas cuya carga genética no favorecía la agudeza mental y los predispone a la degeneración neuronal y demencia. El resultado fue que con los ejercicios hubo mejoría de la memoria, aumentó la concentración y derribó la predisposición a la degeneración neural y demencia. También se verificó su eficacia en el combate al Alzheimer.

  • Cómo aprovechar estos efectos y beneficiar al cerebro

  • Para disfrutar de todos los beneficios que el ejercicio físico trae al cerebro, los expertos indican:

  • Regularidad

  • Esta es la condición primera para que se alcancen los resultados deseados. Se necesitan al menos 12 semanas de ejercicios continuos para que se noten los cambios neuronales. 1 hora, 3 veces por semana, o media hora todos los días. Si mata en la estera o en la piscina 1 día antes de una prueba no ayudará mucho, pero si la persona se está ejercitando regularmente, seguramente estará más "afilada".

  • Ambiente

  • De acuerdo con Spitzer, los beneficios serán mayores si los ejercicios se hacen bajo luz solar, pues según otra investigación, el cerebro cambia de actividad de acuerdo con el ambiente - disminuyendo en ambientes cerrados sin exposición a la luz solar.

  • Intensidad

  • De acuerdo con el Profesor Gilberto Fernando Xavier, de la Universidad de São Paulo, los sedentarios deben comenzar despacio e ir aumentando la intensidad, pero sin olvidar que el alimento del cerebro y de los músculos es la glucosa. En la actividad intensa, el músculo pierde insulina para que la glucosa pueda entrar en el músculo, lo que significa menos glucosa en la sangre, lo que puede acarrear hipoglucemia y dejar el sistema nervioso sin alimento. Alimentarse correctamente es esencial, por lo que es aconsejable pasar por el médico antes de comenzar un programa de ejercicios y verificar sus condiciones físicas y la intensidad inicial de los ejercicios.