Desarrollar 8 habilidades positivas de liderazgo
  • Ser líder dentro de cualquier organización no es fácil, son innumerables los cobros basados ​​en el desempeño propio y, por supuesto, en el del equipo liderado. Y si el equipo no va bien, es común percibir que la falta principal no está en el equipo, sino en quien guía a ese equipo.

  • Recordar que solo nadie es líder es el punto. Y no sirve de querer bancar o ser el verdugo, lo fundamental es que el líder dé ejemplos vivos, activos, para ser admirado, y ser agradable ser liderado por él.

  • No sirve de cobrar sin dar los medios y ventajas. Muchos lo hacen y se ven solos, no teniendo apoyo verdadero en momentos de crisis y sin amigos sinceros.

  • Veamos algunas actitudes que el líder debe tener para guiar bien a su equipo de trabajo. Esto vale tanto para empresas corporativas como para grupos de trabajos sociales, voluntarios y religiosos.

  • Respetar

  • . Un buen líder respeta, sabe conversar y valorar la opinión ajena. Sabes ponderar y tener paciencia en retener ideas o informaciones del prójimo.

  • Es bueno oyente

  • El buen líder es un buen oyente, incluso cansado o estresado, sabe comprender y ofrece tiempo para escuchar al otro, entiende que el mundo no gira en torno a él y lo hace todo a su alcance para prestigiar al prójimo.

  • Justo

  • . Un buen líder es justo, correcto, honesto, no pasa informaciones equivocadas o incorrectas a nadie, no se aprovecha de la ignorancia o falta de conocimiento para ganar ventajas, es cordial, verdadero, no ver ventaja en hablar mentiras para ganar fama o dinero, es justo y defiende la verdad, aunque pierda dinero por contarla.

  • Saber delegar y confiar

  • . El líder que es correcto sabe delegar con equilibrio, no usurpa el éxito del liderado por creer que es suyo, él sabe elogiar cuando reconoce el esfuerzo del equipo y confía en este equipo, porque quiere mostrar a ella, que como líder, él cree en el potencial que tiene.

  • Motivar

  • . Un líder legal sabe motivar hasta en momentos difíciles, ya sea buscando y estudiando nuevas formas o modificando las técnicas de motivación, pretende estimular y no dejar al equipo desolada, arrasada y triste.

  • Estabilidad emocional

  • . Un líder equilibrado no grita, no tiembla la mesa, o rompe objetos por frustración o rabia. Él exige de sí mismo calma y paciencia para tener buen control, para poder lidiar con las "situaciones problemas" y actúa siempre cordialmente, pues sabe que la mayor enseñanza que puede dar es por el ejemplo.

  • Dar derechos para exigir retorno

  • . Un líder ideal y correcto con las leyes y deberes de su país es aquel que firma la cartera correctamente, remunera adecuadamente, paga horas extras y derechos basados ​​en las leyes laborales. Él cobra resultados, claro, pero sabe retribuir también. Cuando su empleado pasa del horario de trabajo, trabaja sin reclamar, se esfuerza incluso con sus limitaciones, sea emocional, física o mental.

  • No es arrogante

  • . Un buen líder no ejerce fuerza indebida por el cargo que posee, no amenaza a nadie de dispensar o "ensuciar la cartera" o pasar informaciones negativas a otros empleadores. Un líder correcto y admirable es el que tiene humildad, sabe recibir críticas del equipo y se basa en ello para mejorar, crecer, no sale mal hablando de los demás, ni siembra discordia entre los colaboradores.

  • Un buen líder es siempre un ejemplo, aunque difícil su tarea, él se controla, porque sabe que debe ser justo y correcto. Y ve, sí, que sus pasos deben y pueden ser como los de Jesucristo, pues en todo tiempo fue constante, correcto y amó a todos sin hacer acepción de personas.