El conflicto puede ayudar a su matrimonio. Sepa cómo.
  • Las brigadas en una relación cercana son comunes y causan molestia muy grande entre los implicados. Pero, según la Dra. Laura D Miller, los conflictos pueden ayudar a fortalecer la relación y cada uno de los cónyuges.

  • Evitar las peleas constantes puede no ser tan bueno como resolver. Hablar que apenas acepta no discutir no es provechoso, ya que la raíz del problema persistirá. Algunas personas se muestran agresivas o demasiado terribles y la opción de fingir que está de acuerdo acaba siendo utilizada.

  • Según la Dra. Miller, los problemas de relación pueden ser cargados desde la infancia y entorpecen en la vida conyugal. Ellos necesitan ser vencidos y necesitan alguien para eso. Tener una persona al lado que ve estos problemas y ayuda a resolver es una gran ventaja de la vida conyugal. Pero también es necesario humildad por parte de ambos para no generar ofensas y para saber hasta dónde el asunto debe ser continuado.

  • Con esa ayuda mutua, la relación es fortalecida. Pero hay varias lagunas en este asunto. Es necesario amor genuino para que el cónyuge sienta que el deseo de cambio es para el crecimiento de él y no para intereses personales. Algunas maneras de lograrlo:

    1. En una pelea, es importante saber si lo que fue entendido es exactamente lo que el cónyuge quiso decir. Las percepciones son diferentes y muchas veces lo que uno dijo no es lo que el otro entiende. La mejor manera de evitar problemas con esto es repetir lo que el cónyuge dijo, de la forma en que entendió. Los errores de entendimiento pueden corregirse y la conversación puede fluir mejor. Al mantener el silencio, la mayoría de las veces, la misma cuestión podrá volver en unos días.

    2. Demostrar lo que está sintiendo en el momento en lugar de fingir es el mejor a hacer. Si el sentimiento es de rabia, su cónyuge puede saberlo. Si no entendió lo que se dijo, aclare con él. Calmar al cónyuge sólo por obligación o para evitar la conversación, puede causar inseguridad y dudas. Nadie necesita actuar como perfecto todo el tiempo. Esto es muy superficial y el propósito de la pareja es exactamente lo contrario, de que uno ayude al otro a crecer y no de que uno sea superior al otro.

    3. También es importante establecer límites para que la pelea no quede fuera de control. La pareja puede establecer esto antes, como parte de sus reglas, oa través del entendimiento personal, y al alcanzar el límite lo mejor es parar allí mismo y retomar después. A veces los ánimos se exaltan más allá de lo permitido, y cosas allí dichas pueden formar profundas cicatrices, perjudicando en vez de ayudar en el crecimiento individual. Algunas personas pueden no aceptar la interrupción de una discusión, y esto debe ser tomado en cuenta.

    4. Muchas discusiones son sobre el mismo tema. Esto es normal, según la Dra. Miller. Es importante no desanimar y tratar de resolver una vez más, tal vez hasta profundizar la conversación, apuntando que ya han hablado otras veces sobre ese asunto y que está a la hora de resolver. No siempre es tan fácil, puede que la misma cuestión vuelva. Ambos crecerán a medida que se esfuerzan por mejorar.

    5. El momento es tenso, la voluntad es de alejarse de la persona, pero el amor allá dentro habla más alto. No dejar de tocar al compañero es importante para que él sepa que hay amor todavía. Por supuesto que esto debe ser natural, sin fingimiento, como se ha descrito desde el principio del artículo. Los tonos hablan más que muchas palabras, y si hay dolor, pueden curar. No siempre la relación necesita acabar a causa de los conflictos. Cuando hay amor todo puede ser resuelto, con calma y crecimiento mutuo.

    6. A lo largo de los años los conflictos disminuyen y la pareja se entiende mejor. Al fin y al cabo, ya avanzaron una buena parte del camino. Recordar esto puede ayudar en la paciencia necesaria para el momento.

  • El amor es capaz de vencer obstáculos aún mayores. De forma altruista y con esperanza, la persona más especial de su vida y usted crecerán juntos, progresando y aumentando aún más el amor el uno por el otro.