9 Síntomas físicos de la depresión más allá de la tristeza
  • Si usted todavía no conoce a alguien que ha sido diagnosticado con depresión, seguramente, en algún momento de la vida, conocerá. Esta es una enfermedad que viene creciendo cada año en todo el mundo y ataca a personas de todas las edades.

  • El cerebro de una persona depresiva sufre algunas alteraciones en los neurotransmisores responsables de la sensación de bienestar y placer, y, a partir de entonces, la enfermedad comienza a dar sus primeros signos de existencia.

  • Mucho más que sólo los síntomas de tristeza y apatía, la depresión también presenta síntomas físicos asociados, que a menudo no están relacionados por el paciente como parte del mismo diagnóstico.

  • 1. Problemas digestivos

  • Dolores en el estómago, ardor de estómago, dificultad para digestión, reflujo y casos de gastritis y úlcera pueden surgir en un cuadro de depresión. Esto se da porque nuestro sistema digestivo es extremadamente sensible a los cambios emocionales que estamos sujetos.

  • 2. Alteraciones intestinales

  • Puede ocurrir reacciones en dos extremos, intestino preso o diarrea, o también la variación de los dos. Además, también de casos de flatulencia. 3. Dolores de cabeza

  • Muy frecuentes en los casos de depresión, los dolores de cabeza pueden llegar hasta el punto de la migraña.

  • 4. Tensión muscular

  • Aquellos dolores terribles en la base de la nuca y en el cuello también acomete a personas depresivas. Esto sucede porque involuntariamente existe la somatización de las tristezas y preocupaciones y con ello un exceso de tensión que afecta principalmente a esas partes del cuerpo.

  • 5. Insomnio

  • No sirve de comer cariños, ni propiciar un ambiente tranquilo y acogedor para tratar de tener algunas horas de sueño tranquilo, simplemente muchas personas con cuadro de depresión pasan varias noches en claro y necesitan ayuda médica para conseguir relajarse y descansar.

  • 6. Cansancio constante

  • La ausencia de hormonas responsables del bienestar y la sensación de placer también causan apatía y un cansancio frecuente.

  • 7. Cambios del apetito

  • Aquí dos extremos también pueden ocurrir. Aumento del apetito y consecuentemente aumento de peso (que empeora aún más la autoestima del paciente) o pérdida del apetito y del peso. Ambos casos pueden contribuir al surgimiento de otras enfermedades, entre ellas: anemia, colesterol, diabetes, etc.

  • 8. Dolores generalizados

  • La postura de quien está triste y apático normalmente es tensa y curvada y eso acaba colaborando para dolores en algunas partes del cuerpo, como pecho y espalda. Hay especialistas que después de observar al paciente por algún tiempo pueden afirmar el cuadro depresivo a través del ojo clínico en su postura y forma de gesticular.

  • 9. Baja inmunidad

  • Debido al descontrol hormonal que ocurre como consecuencia de un cuadro depresivo, la inmunidad del paciente tiende a bajar.

  • Es necesario estar atento a algunos síntomas que afectan al individuo que puede estar sufriendo un cuadro depresivo. No esperes que la situación se agrave para buscar ayuda de un profesional del área. Muchas personas que sufren de depresión, hoy llevan una vida normal y tranquila porque buscaron ayuda adecuada.