8 Herramientas para ser más fiel al cónyuge
  • Si usted abrió este artículo para leer, esto es una gran señal, significa que usted desea mejorar como cónyuge y que entiende que algunas cosas en sus actitudes necesitan o deben ser mejoradas para que la boda se convierta en una relación aún más hermosa, armoniosa y armoniosa saludable.

  • Ser fiel significa ser constante, verdadero, leal, honesto, sincero, devoto, con verdadero propósito, fuerza interior y principio. Podemos decir que una persona fiel es valiente, tiene fuerza, capacidad para superar sus propios desafíos, alguien con determinación de hacer lo correcto, aunque otros no estén haciendo. Una persona fidedigna tiene grandeza en el corazón, entiende que no es perfecta, pero se esfuerza con gran valentía para ser alguien siempre mejor para hacer su cónyuge e hijos felices.

  • Hay muchas personas fieles que aunque enfrentan tentaciones, deciden continuar firmes, pues saben que todo lo demás es pasajero y transitorio, menos el cimiento de la construcción familiar. Esto puede durar para siempre.

  • Por lo tanto podemos preguntarnos: ¿Cómo puedo ser más fiel a mi cónyuge?

  • 1. Amor

  • Dentro de la relación donde hay ese verdadero sentimiento, o que por lo menos comprenda la importancia de él, hay que actuar con amor. Tenga actitudes correctas y se esfuerza para no decepcionarse el uno al otro. Si usted no tiene actitudes gentiles y afectuosas para con su pareja, difícilmente se entenderá con el mismo. ¡La mayor excelencia de todas las acciones se alcanza con amor y fidelidad!

  • 2. Respeto

  • Para ser más fiel al cónyuge hay que respetarse a sí mismo y al matrimonio, a los votos que un día usted hizo ante el altar, o el compromiso de amor y fidelidad que hizo cuando la relación estaba en el auge del contentamiento y, satisfacción. Usted necesita entender que sin respeto ninguna relación se sostiene. El respeto consiste en perseverar en todas las promesas que un día has hecho y seguir firme, aun cuando haya crisis. 3. Controlar sus pensamientos

  • Tener autocontrol. Controla tus pensamientos en cuanto a todo. Esto es relativo a su propia conducta, no a la del otro. Una persona que tiene dominio sobre sus emociones puede lidiar mejor con las situaciones de estrés. Si por casualidad pensamientos negativos comienzan a invadir su mente acerca de su cónyuge, cambie, empiece a pensar justamente lo contrario, como:

  • Él (el cónyuge) es hermoso sí.

    • Él es gentil y amable.

    • No me canso de esta boda, porque ella ya aguantó mucho de mí.

    • ¿Y si me enferma? Él seguramente cuidaría de mí.

    • Me hace feliz.

    • Yo necesito mejorar!

    • ¿Cómo se sentiría si lo supiera?

    • ¿Me siento tranquilo conscientemente pensando de esa manera?

    • ¿Y cuál es el valor que doy para mi matrimonio?

    • 4. Controle sus apetitos y deseos

  • Para usted es fácil quedarse mirando y hasta codiciar a alguien en la calle, en el trabajo? ¿Alguien que no sea su cónyuge es más interesante y envolvente? Algo más allá de su cónyuge le seduce? Bueno ... Es hora de evaluar esto, si usted no controla sus apetitos y pasiones, usted fácilmente será enredado en cualquier trampa, donde cometer el adulterio será cuestión de tiempo.

  • Se necesita mucho autocontrol de su parte, no involucrarse o dejarse llevar por algunas situaciones que "parezcan" placenteras. Ellas ponen toda una vida en riesgo, su familia sufrirá con cualquier decisión equivocada que usted tome y las consecuencias siempre serán desastrosas.

  • Mi padre una vez me dijo que el divorcio siempre es una mala decisión. Muchos salen heridos y heridos, siempre hay mucho dolor, los hijos sufren. La familia siempre termina perdiendo y al final de la vida usted percibe que esa decisión sólo sería válida cuando no hubiera más salida, no siendo el caso, toda búsqueda para salvar el matrimonio y rescatarlo es válida!

  • 5. Haga una autoevaluación de lo que necesita cambiar y mejorar

  • Todos tenemos mucho que mejorar y modificar en nuestras propias actitudes. Esto requiere de nosotros la paciencia, pero también la agilidad y la acción al mismo tiempo. Protelar, posponer, dejar para después, sólo dificultará la búsqueda y conquista del crecimiento y felicidad verdadera dentro del mayor lazo: el familiar.

  • 6. Valorar el eslabón familiar

  • Pase más tiempo con la familia, salga más con sus hijos, priorice esa convivencia, los momentos de comida que disfrutan juntos, el despertar por la mañana con un beso en los labios y la sonrisa para el cónyuge. Abrace con más entusiasmo y jamás se despierte con rabia y resentimientos, ese es un método que he utilizado en mi propio matrimonio y cómo ha dado cierto.

  • 7. Los ojos

  • Ya dice el dicho que los ojos son las ventanas del alma, así que si usted dirige sus ojos hacia cosas saludables y dignas, su alma se llenará de nobleza y será capacitada con mayor fuerza, produciendo en sí un deseo constante de hacer lo que es correcto.

  • 8. Arrepiéntete de los errores y no vuelva a cometerlos

  • ¿Ha cometido errores graves en la relación? Entonces el único bálsamo que traerá paz y armonía dentro del matrimonio es el arrepentimiento y el cambio de conducta. Por cierto, ser verdad con su cónyuge será la mejor decisión, aunque sea penoso contar algún deslizamiento, debilidad o acto. Si quieres cambiar y ser realmente feliz con quien has elegido, hay que ser honesto, saber conversar, aunque sea una decisión difícil.