7 Formas de enseñar hijos varones a ser caballeros
  • Además de muchas otras cosas que sólo una madre dedicada puede enseñar a su niño, el hecho de criar a nuestros hijos como caballeros, resulta en darles la oportunidad de aprendizaje que llevarán por toda la vida.

  • Ser un caballero enseña 3 grandes lecciones a un muchacho:

    • Honor. Cómo honrar su masculinidad y la condición de hombre.
    • Respeto a sí mismo y al prójimo. Cómo tratar a otra persona con respeto y cortesía.
    • Autoestima sin orgullo. Cómo construir un carácter donde él se siente cómodo en ser quién es. Para muchos, un hombre caballero puede parecer un tanto superado ya que con el avance del feminismo, el caballerismo puede ser confundido con el machismo, pero enseñar a nuestros hijos a ser caballeros es una parte importante de enseñarles a discernir lo correcto de lo incorrecto a proteger en lugar de cometer violencia doméstica, a ser valiente y sensible a las necesidades de otra persona, a ser un compañero y amigo confiable, a dejar la cultura del 'macho' invencible y 'semental que casi le obliga a aprovecharse de las mujeres con baja autoestima ser sustituida por educación. Presentar formas de acción que traerá valores sólidos, y, en la mayoría de las veces, muy diferentes de aquellos presentados en las novelas y en los medios en general es una necesidad urgente de la sociedad en que vivimos.
  • Como padres, sabemos que debemos dar el ejemplo. No sólo los padres, sino también las madres.

  • 1. Ejemplo

  • El primer paso es ser consciente de que nuestros hijos observan nuestros actos, como tratamos a nuestros cónyuges, si somos gentiles y respetuosos. Enseñar maneras que no vivimos no traerá mucho resultado. Maneras son ejemplificadas y enseñadas. Esto también depende de la madre dejar que el padre abra la puerta del coche o de los lugares para ella, por ejemplo, y no debochar cuando lo hace.

  • 2. Respeto

  • Enseñar a los niños a tener una actitud respetuosa en relación a los demás, no sirve sólo en el trato con el sexo opuesto. Usted le enseñará la regla de oro, es decir, cómo tratar a los demás así como quiere ser tratado. Alentarlos a saludar a las personas con un apretón de manos y una sonrisa, siempre decir "por favor" y "gracias". No usar palabras que ofendan a quien oye, no decir palabrotas. Los caballeros son lo suficientemente valientes para disculparse cuando han dicho o hecho algo no educado.

  • Algunos actos de caballerismo que los niños pueden ser incentivados a hacer desde niños son:

  • Siempre abrir puertas de coche para su madre y hermanas. E incluso para cualquier persona. Este tipo de educación es universal.

    • Siempre tirar una silla para que su madre se siente a la mesa.

    • Siempre levantarse y ofrecer el lugar para una mujer, sea de cualquier edad, embarazada o anciana, en el autobús o en cualquier otro lugar.

    • Siempre se ofrece a cargar bolsas y paquetes para su madre.

    • Ayudar a la madre y las hermanas con los servicios domésticos, y eso incluye ser responsable de la organización de los espacios en los que duerme, juega, y otros.

    • Si una niña o una mujer caen algo, ayudarla a recoger.

    • Siempre levantarse cuando una mujer entra en el lugar, o cuando ella deja la mesa, o cuando se le presenta. Esto también es válido para las personas mayores.

    • 3. Limite el tiempo que su hijo está expuesto a los medios de comunicación

  • Tome mucho cuidado con la pornografía, que enseña a tratar a las mujeres como objetos y alienta el mal comportamiento hacia ellas. Enseñe a ser consciente de que los medios de comunicación, tanto en Internet, películas, seriadas, normalmente no enseñan los patrones propios de educación o respeto por las personas, principalmente mujeres.

  • 4. Enseñe al hijo varón a tener responsabilidad por sus acciones.

  • Sean buenas o malas, a mantener su palabra, a ser leal y fiel. Él puede estar seguro de sí mismo, si actúa de la manera correcta, incluso cuando comete un error. Cuanto más rápido reconozca un error, más rápido será su cambio de actitud.

  • 5. Las madres enseñan a sus hijos, sobre todo: enséñeles que hombres de verdad y valerosos no mienten, roban, traicionan o abusan de otras personas, pero que son confidentes, actúan y tratan a otros con dignidad. 6. Historias y ejemplos

  • Cuando pequeños, desarrolla el hábito de leer historias de hombres valientes que actuaron con gentileza y honor. Ellos van a gustar de imaginarse en el lugar de esos hombres un día.

  • 7. Humildad y servicio

  • El orgullo es el vicio de los vicios, y un hombre educado y caballero es más equilibrado y tiene mejor autoestima y autorespeto, sabiendo cómo tratar a una mujer con cortesía o cualquier otro ser humano. No siempre, como padres, conseguimos enseñar a nuestras hijas lo que necesitan saber antes de convertirse en mujeres, y un hombre caballero respetará a una hija de Dios, reconociendo su potencial como tal, aunque ésta tenga valores conturbados. Hay muchas mujeres que corren en busca de los bad boys, y desprecian las actitudes de un hombre caballero, pero hay muchas otras que reconocen la paz y la serenidad que reciben de un hombre que las respeta, mejoran sus actitudes, aman estar acompañadas por ellos y entienden que los arroyos de pasión como hombres bonitos y energéticos pero sin mucho tacto son invenciones de las películas y ficción y no siempre tienen un final feliz.

  • Los niños se vuelven adolescentes, y los adolescentes se convierten en hombres adultos un día. Enseñando a nuestros hijos a ser caballeros desde temprano, les daremos la oportunidad de tener habilidades y conocimiento para ser confidentes, buenos hombres, maridos dedicados y padres responsables. Y así tendremos, en consecuencia, bodas más felices y familias más fuertes y equilibradas.