7 Reglas para los cristianos en medios sociales
  • Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Dave Willis y reproducido aquí con permiso. Traducido y adaptado por Stael F. Pedrosa Metzger. Los medios sociales han cambiado nuestro mundo. Hay actualmente más de mil millones de usuarios activos sólo en Facebook y otras redes como Pinterest, Instagram, WhatsApp, Snapchat y Twitter que representan cientos de millones más. Por primera vez en la historia, tenemos herramientas para alcanzar el mundo que están literalmente en la punta de los dedos.

  • Vivimos en un momento emocionante, pero también puede ser un momento confuso. La tecnología está remodelando la vida y el ministerio, y todo parece avanzar a un ritmo loco. Puede ser difícil saber cómo aprovechar estas herramientas para la edificación del Reino de Dios. La Gran Comisión de Jesús nos invita a ir por el mundo y hacer discípulos, pero con todos los ruidos potencialmente perjudiciales de las publicaciones en línea, es difícil saber por dónde empezar.

  • Como cristiano, creo que debe comenzar con la simple pregunta: ¿Cómo Jesús usaría los medios sociales? A partir de esta cuestión, aplique los siete principios siguientes a su propio contexto. Si usted está representando en los medios sociales una iglesia o ministerio o si usted es uno de los miles de millones de personas que usan estas herramientas sólo para estar conectadas a amigos y familiares, creo que estas verdades básicas pueden ayudar a maximizar su influencia en línea:

  • 7 Principios Orientadores para los cristianos en los medios sociales

  • 1 No usar los medios sociales sólo para informar a las personas, usarlas para impactar a las personas. "En cuanto a los hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo que es honesto, todo lo que es justo, todo lo que es puro, todo lo que es bueno, todo lo que es de buena fama, si hay alguna virtud, y si hay alguna alabanza, en eso piensan. "Filipenses 4: 8

  • Si usted es un individuo que pone actualizaciones sobre su familia o una iglesia ya publique sobre sus ministerios, recuerde que la gente no está sólo buscando información; ¡ellos están en busca de inspiración! En vez de compartir los hechos, números y tiempos de servicio, compartir escrituras, enlaces a historias inspiradoras, hermosas fotos, actualizaciones de oraciones contestadas y cualquier otra cosa que honrar a Dios e inspirar a la gente. Como ejemplo, aquí está un video compartido en el Día de la Madre, cuando una madre sola ganó la casa de sus sueños.

  • Lea: 10 señales de que usted es adicto a los medios sociales

  • 2. Recuerde que los medios de comunicación social es un aspecto significativo de la comunidad, no un sustituto para la comunidad

  • "No dejando a nuestra congregación, como es costumbre de algunos, antes amonestándonos unos a otros, y tanto más, como veis que se va acercando aquel día. Hebreos 10:25

  • Los medios de comunicación social es una maravillosa herramienta para conectarse con la gente, pero si todas sus interacciones están sucediendo en línea, entonces usted está perdiendo. Una significativa comunidad en línea puede ser mejorada, pero no puede existir completamente en línea. Busque interactuar cara a cara con las personas, siempre que sea posible. Usted no puede dar a alguien un abrazo en Facebook. 3. Muestre respeto incluso para aquellos que no merecen; no por el carácter del otro, sino como un reflejo de su propio carácter. "Si es posible, cuanto esté en vosotros, tened paz con todos los hombres. Romanos 12:18

  • Muchos usan sus plataformas de medios sociales para crear "dramas" y foros públicos para argumentar. Lucha contra la tentación de ser tirado a la negatividad. Subir por encima de ella, rehusándose a involucrarse en juegos en línea o gritando por criticar públicamente a otros (aunque puedan merecer). La gente vendrá a respetar más y la influencia de su vida y ministerio será más fuerte si usted muestra la dignidad y la moderación con lo que usted envía en línea.

  • 4. No desanimes debido a las críticas, es el precio de la influencia

  • "Ay de vosotros, cuando todos hablan bien de usted, pues así es como sus antepasados ​​trataban a los falsos profetas. Lucas 6:26

  • Cada vez que usted comparte cualquier cosa en línea, hay una buena probabilidad de que alguien interprete mal sus intenciones o totalmente en desacuerdo con su perspectiva. Si sus palabras y acciones son coherentes con su fe en Cristo, entonces usted debe tener paz si usted está recibiendo elogios o críticas de las personas. Agradar a Dios es siempre más importante que ser popular con la multitud.

  • Si usted está constantemente compartiendo contenido en línea, las críticas probablemente vendrán, pero no desanime! Esto significa que la gente está prestando atención. Si nadie está criticando, probablemente es porque nadie está mirando. Recuerde que la crítica es el precio de la influencia. Y de su parte, opte por ser un incentivador; el mundo ya tiene demasiados críticos.

  • Lea: 7 cosas que suceden conmigo cuando deje de usar las redes sociales

  • 5. No se quede todo el tiempo en línea. Encuentre el equilibrio y resguarde sus fronteras

  • "... y no apliques en ello tu sabiduría." Proverbios 23: 4

  • Tengo una confesión ... Soy un adicto a los medios sociales. Si tengo treinta segundos para esperar sentado en el tráfico con señal roja, me siento tentado a tirar de mi teléfono y enviar algo en Twitter. Tengo que luchar contra el deseo de compartir cada pensamiento que viene a mi cabeza con todos mis amigos de Facebook. Yo hago "cyber stalk" con mis amigos e incluso algunas personas que nunca conocía personalmente, observando sus feeds de noticias. En realidad, me siento tentado a hacer pausas después de escribir cada frase de este artículo sólo para ver si mi estado más reciente en Facebook tiene nuevos comentarios o curtidos!

  • Ok, tal vez estoy exagerando un poco, pero hay alguna verdad aquí. Tuve que trabajar para poner límites y muchas veces admito no tener equilibrio sano en esta área. Intento guardar un día "santo" lejos de los medios un día a la semana y me gustaría tener todos los aparatos electrónicos apagados durante el tiempo en familia. Es una lucha para encontrar el equilibrio, pero es tan importante. No quiero que mis hijos guarde recuerdos de mí constantemente pegados a una pantalla. Quiero utilizar estas herramientas de forma eficaz, pero no quiero dejar que me bloqueen en una "prisión digital". 6. No sea un "cristiano camuflado" en línea

  • "Así resplandezca su luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Mateo 5:16

  • Soy rápido en divulgar una rave y sobre un buen restaurante o una nueva película, porque si algo es bueno, quiero compartir! Por alguna razón, puedo verme rápido en compartir buenas noticias sobre deportes o entretenimiento en los medios sociales, y renuente a compartir la mejor noticia que el mundo puede oír, porque tengo miedo de ofender a alguien.

  • Estoy convencido de que no podemos vivir centrados en Cristo, tener nuestras vidas guiadas por el Espíritu, si tenemos miedo de compartir nuestra fe en línea (o personalmente). No tenga miedo de compartir su fe en los medios sociales. Usted no tiene que golpear la cabeza de las personas con su Biblia o lanzar un juicio sobre todos los pecados de sus amigos. Basta estar atento a las oportunidades de compartir la Buena Nueva de Jesús y estar dispuesto a involucrarse en conversaciones (sea en línea o personalmente) sobre su fe.

  • Lea: Medios sociales y nuestro día a día: cuidados y ventajas

  • 7. Recuerde que el objetivo no es ganar más seguidores para sí mismo; pero para Jesús

  • "Antes, santificad al Señor Dios en vuestros corazones, y estén siempre preparados para responder con mansedumbre y temor a cualquiera que os pida la razón de la esperanza que hay en vosotros. 1 Pedro 3:15

  • Es bueno tener ambición sana, pero el pecado del orgullo es destructivo y puede tratar de adorar a los ídolos de la fama y la popularidad en lugar de aprovechar nuestra influencia para llevar a la gente a Cristo. El mundo tiene sólo un Salvador, y yo no soy Él (y ni tú). Utilice su influencia para mostrarles el camino.

  • Al final, no importará cuántos amigos o seguidores tenemos. Todo lo que importa es que fuimos amigos fieles y seguidores de Jesús. Utilice los medios sociales (y todos los demás recursos a su disposición) para aumentar su relación con Dios y para animar a otros a hacer lo mismo.