6 Formas de lidiar con las emociones diversas de los niños
  • Afortunadamente los niños cuando nacen no traen junto un manual de instrucciones, tal cual aquellos que recibimos cuando compramos algo nuevo para nuestras casas. Así, los padres podemos aprender juntos con ellos la mejor forma de educarlos y aplicar nuestra sabiduría en las decisiones que tomamos en relación a eso.

  • A pesar de que cada niño es diferente de las otras, todas tienen la tendencia a intensificar sus sentimientos, amar o odiar intensamente y también tienen la facilidad de partir de un sentimiento a otro rápidamente.

  • Hacer frente a todo esto es algo nuevo para los padres, después de todo, la mayoría de las veces nos olvidamos de cómo actuamos cuando los niños. Siendo así, es necesario actuar con calma, paciencia y muy sentido común para ayudarlas y educarlas de la mejor manera posible.

  • 1. Dedique tiempo

  • Los niños necesitan tiempo con los padres para que puedan sentirse seguros y amados. Esto por sí solo les ayudará a controlar sus emociones. El tiempo con los hijos significa atención, cariño y amor. Se sienten juntos, jueguen, conversen, pasen, todo eso les ayudará a saber que cuando necesiten apoyo y ayuda podrán contar con ustedes.

  • 2. Invierta en la comunicación

  • La conversación en un momento de tensión de los pequeños es muy importante. Escucha lo que tienen que decir y enséñeles a trabajar esa emoción. Una vez más la calma y la paciencia necesitan estar presentes.

  • 3. Enseñar el trabajo

  • Los padres buenos no son aquellos que miman demasiado a sus hijos, sino los que dan cariño, atención y amor, pero los enseñan a ser mejores, auxilian en sus dificultades y están cerca en busca de ayudarlos. Los niños mimados no trabajan muy bien con sus emociones y tienden a creer que el mundo entero está sujeto a sus deseos.

  • 4. Incentive la convivencia con otros niños

  • El niño necesita jugar. De esta forma ellos extravasan sus ideas, crean y trabajan sus emociones. Ellas aprenden a convivir con otras personas diferentes ya aceptar su opinión también. Todo esto ayuda en el desarrollo de los pequeños. Llevas para jugar con otros niños, eso te hará muy bien.

  • 5. Ayudar a gastar energía a través de deportes

  • La práctica de deportes colectivos es otro factor que colabora mucho con el control de las emociones de estos pequeños. Ellos aprenden que ganar o perder es parte de la vida y que lo importante es estar allí, participar del momento. Incentive a sus hijos a practicar deportes, a menudo no se convertirán en grandes atletas, pero seguramente ganarán aprendizajes importantes en esta fase de la vida. 6. Imponer límites.

  • Algunos padres, con miedo de frustrar a sus hijos, no imponen límites a los pequeños y éstos viven en un hogar donde todo está permitido. Ellos necesitan aprender de pequeños que hay límites para todo, y eso debe ser enseñado en las paredes del hogar. Cuando estos pequeños aprenden desde temprano sus propios límites tratan mucho mejor con las emociones.

  • Valorice el tiempo que tenga junto a sus hijos, enséñeles y aproveche. La educación que ellos reciban ahora, en esta fase de la vida, les ayudarán a convertirse en adultos maduros y sabios, además de tener una infancia y adolescencia mucho más tranquila.