6 Signos de que su hijo sufre de ansiedad y que la mayoría de los padres ignora
  • Hasta hace pocos años, muchos creían que la ansiedad era sólo cosa de adulto y nunca consideraban que los niños podrían sufrir de ansiedad. El mundo, la sociedad, los medios de comunicación, la tecnología y la transformación de la familia han sido grandes detonadores de problemas sociales que han generado epidemias de problemas emocionales en los niños. Si usted cree que su divorcio, el desempleo, la guerra, la devaluación o la enfermedad de los abuelos no son cosas en las que los niños piensan porque "son sólo niños y sólo se preocupan en jugar" o porque usted ha decidido ocultar esas cosas , estás equivocado. Los niños oyen y miran en más cosas de lo que usted se imagina. Ellas no son bobas, ellas entienden que algo mal está sucediendo a su alrededor, perciben y sienten que los adultos que ama están mal o que su mundo se está convirtiendo constantemente y nadie hace una pausa para explicarles lo que está pasando y entonces se estresan o generan cuadros de ansiedad.

  • ¿Por qué usted debe preocuparse por la ansiedad en los niños?

  • Porque eso afecta su vida! Su crecimiento, su desarrollo y daña dejando secuelas terribles en su alma y emociones.

  • Los adolescentes y jóvenes que tienen episodios de rabia incontrolable, los que hieren a otros o acaban suicidándose, ya pasaron por estrés, ansiedad, angustia y depresión, y quiere saberlo? Nadie detectó hasta que era demasiado tarde.

  • Que esto no suceda con usted, por favor.

  • Los 6 síntomas

  • Sueños agitados y pesadillas

  • Habla durmiendo, no descansa, no quiere ir a la cama, tiene pesadillas, quiere dormir con usted cada noche.

  • No querer comer

  • O cualquier otro trastorno alimentario, incluso comenzar el temido "síndrome de pica", o sea, comer cosas no comestibles como tiza, plástico, pelo, uñas, tierra, etc.

  • Dolores en varias partes del cuerpo

  • Especialmente en la cabeza y el estómago, y luego en los brazos y las rodillas.

  • Miedos

  • Miedo de quedarse solo, de los desconocidos, de ir a la escuela, de un animal; cualquier cosa que suceda repentinamente les causa miedo y hasta terror.

  • Regresión a comportamientos ya superados

  • Hacer pis en la cama, hacer rabietas, querer mamar, cambiar la forma de hablar, cosas que hacía cuando era pequeño y que ya había dejado atrás.

  • Cambio de humor

  • Llora, se enfada, está triste, está con mucho sueño, ese tipo de cambios tan constantes que pueden ir desde la alegría extrema hasta llorar y no conseguir contenerse.

  • Lo que usted puede hacer para ayudarle

  • Hacer del hogar un lugar tranquilo

  • Sin gritos, música estridente, mucha agitación, muchas luces o mucha gente, poca privacidad.

  • Compruebe lo que está sucediendo en su hogar

  • Necesitamos ser honestos: si está pasando por un problema, reconozca, converse sobre él a nivel de los hijos, trabaje en soluciones y no pierda el ánimo ni la fe. Los niños deben aprender que los problemas deben ser asumidos, enfrentados y conquistados con esfuerzo y sacrificios, si es necesario.

  • Hablar y hablar

  • "Las lagunas de información se rellenan con rumores" y los rumores sólo generan miedo. No se olvide. Converse con tus hijos sobre todo lo que sea posible, sobre la vida y las cosas que te gustan, sobre tu infancia y sobre problemas, sobre cosas alegres y sobre las últimas noticias, sobre lo que quieras. Pero nunca, por favor, deje de hablar con ellos por estar muy brava, el silencio es una forma de violencia y abandono.

  • No grite ni lo castigue

  • Esto sólo hace que el problema sea mayor.

  • Mucho cariño y atención

  • Cuanto mayor el problema, mayor es la necesidad de abrazos que fortalezcan, mayor es la necesidad de muestras de amor y de palabras cariñosas y comprensión.

  • Alimentación y ejercicio

  • El ocio también puede ser un generador de estrés y ansiedad en niños muy activos o que no pueden relajarse y descansar con facilidad. Cambiar o mejorar su dieta y aumentar la actividad física puede ayudar a procesar la energía negativa acumulada.

  • Expertos

  • Visitar al psicólogo, un terapeuta o incluso un guía espiritual también puede ser de gran ayuda si usted observa comportamientos preocupantes en sus hijos. No deseche estas posibilidades, úselas a su favor.

  • Muchos dolores en la vida futura de sus hijos pueden ser solucionados hoy si usted está atenta a lo que sucede con ellos, a lo que ellos hablan y, sobre todo, al que guardan dentro de sí.

  • Traducido y adaptado por Sarah Pierina del original 6 que tu hijo padece ansiedad y que la mayoría de los sacerdotes ignoran.