5 Formas de lidiar con la rabia y la irritación
  • La rabia y la irritación son emociones comunes que surgen esporádicamente en algunos momentos de la vida. El problema ocurre cuando la persona pierde el control y pasa a sentirse continuamente irritado y de mal humor. En ese caso, se necesita mucha atención y, si es necesario, buscar ayuda de un especialista.

  • Según la psicóloga Adriana de Araújo en el sitio: "El control está en nuestras manos, cada uno puede hacer diferente con nuevas herramientas emocionales y actitudes".

  • Algunas acciones pueden ayudarle a lidiar con estas emociones:

  • 1. Cuente hasta 10 o 10.000

  • Ese dicho ya se ha popularizado hace mucho tiempo, pues haga uso de su significado como encontrar mejor. Cuente literalmente, salga de cerca, coloque un trago de agua en la boca y demué a tragar, en fin ... Escoja una forma de dar un tiempo para poner sus emociones en equilibrio. Busque la recogida y, encontrando serenidad, pregúntese lo que usted gana y pierde en relevar la situación. Tal vez usted descubra que "hizo tempestad en vaso de agua" y estará feliz consigo mismo por haber evitado hablar o hacer algo que provocara su arrepentimiento.

  • 2. Haga ejercicios respiratorios

  • La respiración tiene también gran importancia en el control de nuestras emociones, busca inspirar profundamente, hasta sentir el aire en el abdomen, para disminuir el ritmo cardíaco. Según la experta de la materia la respiración diafragmática "Es el primer paso para restablecer el equilibrio y también para la relajación, deconstruyendo el mecanismo de lucha o fuga causado por la respiración torácica".

  • 3. Mueve

  • Ejercicios físicos son fundamentales para mantener el cuerpo y la mente oxigenados y, por lo tanto, sanos. La actividad física libera endorfinas y otras sustancias químicas en el cerebro que auxilian el control de nuestras emociones. Especialistas recomiendan ejercicios de relajación que sintonizan cuerpo y mente como pilates y yoga para controlar la rabia y la irritación. Lo ideal es que usted busque saber qué entrenamientos están más indicados para su necesidad.

  • 4. Practique la compasión y la gentileza La compasión y la gentileza forman parte de un proceso genuino de desarrollo personal y promueven actitudes esenciales para nuestro bienestar. Cuando cultivamos la empatía pasamos a interactuar mejor con nuestros sentimientos y emociones y así nos volvemos más flexibles e inmunes a lo que nos perjudica emocionalmente. Los estudios demuestran que reaccionar con gentileza cuando somos tratados de forma rígida cambia incluso la actitud del otro.

  • 5. Cultive la gratitud

  • Existe en el ser humano, de forma general, una tendencia muy fuerte en valorar las cosas negativas. ¿Cuántas veces reclamamos tanto de algo o alguien sin dar la verdadera atención a lo que hay de bueno? Cuando aprendemos a priorizar el bien y el lado bueno de cada persona nos volvemos más agradecidos y, consecuentemente, más tranquilos y felices. La gratitud transforma porque nos hace ver lo que realmente es importante para nuestra vida. La ira e irritación constante son emociones de gran poder destructivo. Destruyen relaciones, familias, profesiones e incluso la salud física y mental. Piense en lo que usted ha leído y percibe cuánto está siendo perverso consigo mismo alimentando ese tipo de emoción.