5 Maneras que la relación con su suegra va a cambiar después de los hijos
  • Ah, las sogras y las nueras. Ambas se acusan de villanas y ambas se sienten víctimas inocentes. ¿Cómo lidiar con este terrible dilema? En realidad, como dice Karina Alvarez en este artículo: "no hay víctima o villana, sólo dos personas ejerciendo sus papeles de la forma en que la vida les enseñó a ellas". Tal vez el mayor problema sea el exceso de amor. Al final, ustedes dos amamos al mismo hombre.

  • No toda relación suegra-nora es igual, algunas son como madre e hija, otras declaradamente rivales. Sin embargo, hay otro punto donde la mayoría de las noras y sogras se quedarán cara a cara y muchas cosas pueden cambiar: Cuando nacen los hijos.

  • Siempre vemos muchas bromas sobre sogras, pero cuando se trata de su es difícil ver el lado gracioso. Y peor, cuando ella piensa que el bebé que llegó es su responsabilidad y comienza a volverse invasiva? Hay que tener mucho juego de cintura en esa hora para que ella entienda que usted es la madre y ella puede ayudar con certeza, pero no imponer cómo cuidar o criar a sus hijos. Y eso debe ser transmitido con tacto y respeto.

  • Para ayudar a entender lo que puede venir por delante y prepararse, aquí hay algunas maneras en que la relación con su suegra puede cambiar para mejor o peor con la llegada de los hijos:

  • 1. La suegra va a saber todo

  • O al menos, ella cree que sí y va a querer dar palpitas en el cuidado. Es verdad que ella tiene experiencia y cualquier ayuda con los niños es siempre bienvenido. Lo que no puede suceder es olvidar que es abuela y pasar a actuar como si fuera madre de sus hijos.

  • 2. Ella va a preguntar más

  • Él ya mamó? ¿No tiene sueño? ¿Usted no está mimando demasiado? Esto puede hacer que la nuera se sienta como si no fuera capaz de cuidar adecuadamente a los hijos. En caso de que ocurra con usted, intente entender que ella se preocupa por los nietos. El foco no es usted, ni sus habilidades, intenta responder simpaticamente y sin intentar encontrar razones no existentes detrás de las palabras de ella.

  • 3. Ella va a recordar más del pasado

  • Ah, cuando mis hijos eran pequeños, yo hacía así ... Cuando mi hijo tuvo ese problema lo hice ... En fin, ella va a traer sus propias experiencias y puede parecerse a usted que ella está comparando. Pero, su madre, probablemente hará lo mismo. Es normal que las abuelas quieran interferir en la educación o en la forma en que sus nietos son educados y creados. Sólo trate de encarar con naturalidad, aprovechando los buenos consejos y "olvidándose" de los que no se aplican.

  • 4. Ella va a estar más cerca

  • Tanto si se quieren bien o no, habrá mayor proximidad con la llegada de los hijos. Después de todo los niños son parte de su familia también. Es común que los abuelos sean más apegados a los nietos de lo que fueron con sus propios hijos. Puede ser un buen momento para buscar construir una relación mejor o estrechar a aquellos que ya son buenos. Es mejor tener una suegra que sea amiga y compañera en la crianza de los hijos, que una distante y fría. 5. Los conflictos pueden aumentar

  • Si su relación con la suegra ya no es de las mejores, puede que con la llegada de los hijos todo empeore. Los padres establecen patrones para los hijos que pueden ser diferentes de los patrones en que su suegra creó a sus hijos. Si por ejemplo, usted quiere criar a su hijo como vegetariano, ella puede insistir para que den carne o ella misma dará cuando esté con su hijo. Puede ser también acerca de ver ciertos programas de televisión o comer alimentos azucarados. En estos casos, una conversación franca y definitiva tiene que ser hecha con la suegra. Proponerse o enfadarse sólo empeorará la situación.