5 Puntos a considerar sobre la Navidad
  • Diciembre es para la mayoría cristiana la mejor época del año. El espíritu de la Navidad llena nuestros corazones de alegría y esperanza. Sentimos algo diferente, un sentimiento dulce, un deseo de ser mejores, una voluntad de abrazar a la gente.

  • Cuando pensamos acerca de la Navidad, los recuerdos más destacados se refieren a los momentos agradables que pasamos con aquellos que amamos, la mesa harta, la belleza de los ambientes, las luces brillantes y el olor de comida en el aire.

  • Pero hay algo más grandioso a ser considerado sobre la Navidad. Cosas que no son muy recordadas, menos aún ponderadas. Veamos cuáles son:

  • 1. El personaje principal

  • La humanidad asocia la Navidad a una figura ficticia muy carismática: el Papá Noel. Un buen viejito que tiene como misión alegrar el corazón de los niños con lindos regalos. Pero el principal personaje de la Navidad? ¿Cuál es el espacio que ocupa en este evento? Jesucristo, el hijo de Dios, el que fue enviado a esta tierra con la mayor de todas las misiones: rescatar a la humanidad del pecado y de la muerte, es la mayor razón para celebrar la Navidad. Su nacimiento, vida, muerte y resurrección afectan toda forma de vida sobre la tierra.

  • ¿volveremos nuestras mentes y corazones al cumpleaños? ¿Nos acordamos de invitarlo a nuestros hogares?

  • 2. Los presentes

  • Forma parte de la tradición navideña el intercambio de regalos. Nos hemos hecho al hacer la alegría de aquellos que amamos comprándoles regalos especiales. El niño Jesús fue especialmente regalado por las manos de hombres sabios, divinamente inspirados. Las escrituras hacen el siguiente relato: "Y entrando en la casa, hallaron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron donaciones: oro, incienso y mirra. "Mateo 2:11

  • Estos regalos valiosos fueron muy importantes para la familia de Jesús. Ellos pueden haber sido su fuente de subsistencia durante mucho tiempo, pues no sabemos si José podía trabajar en aquella época, ya que el Rey Herodes ordenó la muerte de todos los niños por debajo de dos años. Él necesitó esconder al niño Jesús hasta la muerte del Rey Herodes.

  • ¿Y nosotros, qué regalo ofrecemos al cumpleañero? ¿Estaríamos dispuestos a seguir Su ejemplo y guardar Sus mandamientos como una oferta a nuestro Salvador? 3. Las visitasEstamos felices al estar con los que amamos durante la Navidad. En la medida de lo posible reunimos a nuestros familiares, que vienen de todas partes, o invitamos a los amigos más íntimos para confraternizar con nosotros.Y en cuanto a María y José? María tuvo un hijo y no pudo contar con la ayuda de las mujeres de su familia. José no tenía ningún familiar cerca para compartir ese momento. Ellos no tuvieron a nadie con quien podían contar. Ellos estaban solos, en compañía de los animales. Recibieron la súbita visita de desconocidos, los pastores que estaban en el campo, que fueron advertidos por ángeles sobre el nacimiento de Jesús. El Salvador ciertamente tiene un cariño muy especial por aquellos que se sienten solos, abandonados o, de alguna forma, aislados del mundo en esta época. ¿Estaríamos dispuestos a hacer la alegría de una persona solitaria, invitándola a estar con nosotros en esta Navidad? ¿O salir de la comodidad de nuestro hogar para visitar a alguien que estuviera solo o enfermo?

  • 4. La decoración

  • Una de las cosas que más nos alegran en esta época del año es la belleza de las decoraciones de las calles, casas y comercios. Nos regocijamos en adornar nuestra casa, montar el árbol, decorar la mesa. Elegimos nuestra mejor toalla y las mejores vajillas. Todo tiene que estar impecable.

  • Ahora pensemos en el ambiente en que Jesús nació. "

  • Y

  • [María]

  • dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en paños, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada

  • "Lucas 2: 7

  • Un establo no suele ser un lugar agradable para pasar la noche. No había consuelo ni belleza. El olor no debería ser de los mejores. ¿Tenía María un lugar suave para acomodarse? ¿Pudo José reposar aquella noche? El pesebre donde echaron al niño era cómodo?

  • Ahora, pensemos acerca de nosotros mismos: ¿hemos expresado nuestra gratitud a Dios por el lugar que tenemos para reposar? ¿Estamos satisfechos con lo que tenemos? ¿Estaríamos dispuestos a ofrecer aterrizaje a alguien que estuviera necesitando?5. El banquete La mesa harta suele ser un marco de la Navidad. Los alimentos típicos exhalan su aroma por la casa, encantan nuestros ojos y satisfacen nuestro paladar. ¿Cuál debe haber sido la comida de la sagrada familia aquella noche? ¿Será que María se alimentó adecuadamente? Ella acababa de tener un hijo, necesitaba reponer sus energías. Además, ellos estaban exhaustos, porque habían viajado durante mucho tiempo antes de llegar a Belén.Se les negó un lugar para pasar la noche, ¿les dieron por lo menos lo que comer? ¿No nos preocupa demasiado con las golosinas de Navidad? ¿Estamos dispuestos a compartir nuestro alimento con los hambrientos?

  • Estas son algunas cosas importantes que se deben considerar en esta época del año. La primera Navidad no fue un acontecimiento lujoso, no hubo fiesta, banquete o reunión de amigos y parientes. Los presentes ofrecidos por los magos llegaron algún tiempo después, cuando Jesús ya era un niño. Jesucristo, aun siendo hijo de Dios, nació en las más humildes condiciones.

  • Él espera que podamos ver esa época tan significativa con ojos más espirituales. Que pensemos más en los demás y menos en nosotros mismos. Y que empezamos la misma energía y disposición, gastadas en los preparativos de Navidad, en causas nobles, a través de las cuales los que más necesitan pueden ser bendecidos.