5 Lecciones que los niños de los años 90 deben pasar a sus hijos
  • No es sólo la imaginación, la década de 1990 fue realmente una de las mejores décadas en la historia reciente. Además de tener algunas de las mejores canciones, juguetes y programas de televisión, hemos visto el final de la Guerra Fría y uno de los períodos más largos de crecimiento económico y prosperidad aquí en los Estados Unidos. Nos extrañamos de aquellos días y con razón.

  • Actualmente parece que la sociedad y la vida se vuelven cada vez más violentas, controvertidas y complicadas. Nuestros niños no están siendo creados en tiempos de paz como nosotros fuimos. Entonces, tal vez, sea hora de mirar hacia atrás, para aquellos viejos días buenos y ver las lecciones que aprendemos y cómo podemos enseñarlas a nuestras futuras generaciones.

  • 1. Cuidar de los demás

  • Muñecas Repollón, bichitos de peluche "Beanie babies", juguetes electrónicos como Tamagochis, Giggapet, Furby ... Estos juguetes son lo que realmente siento cuando se habla de la década de los 90. Usted se acuerda de las horas de diversión que se había alimentando y cuidando de su Tamagochi, jugando de casita con su muñeca Repolhinho o siendo molestado por su Furby? Estas fueron nuestras primeras experiencias en el cuidado de algo más allá de nosotros mismos, y nos sorprendió de estos juguetes (todavía tengo alrededor de 50 repollos envasados ​​en una caja en algún lugar). Ellos nos enseñaron que el amor viene en todas las formas y tamaños y que tal vez no fué el centro del universo, después de todo. Tal vez, si los niños de hoy tuvieran más oportunidades de practicar sus habilidades de cariño, todos podríamos amarnos unos a otros un poco más y darnos un poco mejor.

  • 2. Participar de su comunidad

  • No importa si era la serie de TV Hora del recreo, 3 es demasiado, Un loco en el pedazo o Vila Sésamo, cada niño tuvo un programa de televisión favorito, que les enseñó lo que significa formar parte de una comunidad. Aprendimos por qué debemos extender la mano y ayudar a nuestros vecinos, ser amigos de personas diferentes de nosotros, y trabajar hacia un objetivo en grupo. ¿Los niños de hoy aprenden lo mismo de los programas de televisión que asisten?

  • 3. Juega fuera

  • En la década de 1990 estábamos al borde de la explosión de Internet. En aquellos días, teníamos que escuchar el tono de marcación estridente de los módems y bloquear todas las llamadas telefónicas para navegar un poquito en la Web. Había pocas opciones de videojuego y nada de mensajes de texto o el uso universal de los teléfonos móviles, entonces lo que hacíamos ? Brincábamos en el patio o en la calle, es decir, fuera de casa. Y, quedamos sucios, rasgamos nuestras ropas, tuvimos nuestras rodillas desolladas y nos divertimos mucho. No hay sustituto para una lufa de aire fresco y caminar descalzos en la hierba besada por el rocío. Nuestros hijos deben conocer todo esto también.

  • 4. Ver medios saludables

  • ¿Recuerdan que los sábados por la mañana no había nada en la televisión que fuera agresiva, de naturaleza sexual o simplemente extraña? Eran programas como Lizzie Maguire, Las Visiones de Raven, Ana Pimentinha, Hora del Recreo, y El mundo es de los jóvenes. Tal vez no todos tuvieran una supermoralidad, pero ellos estaban limpios. ¿Sabes lo que tus hijos ven en la TV? Tómese un tiempo para sentarse con ellos y ver algunos de sus dibujos animados. Conozca quiénes son los protagonistas y si sus sistemas de creencias reflejan los suyos. Lo mismo vale para la música que escuchan.

  • 5. Prepárenlos para las dificultades de la vida

  • Alguien recuerda el enorme alboroto en el umbral del año 2000, cuando todo el mundo temía que el cambio en el calendario (el error del milenio) apagar todos los sistemas operados por ordenador y enviarnos de vuelta a la edad de las tinieblas? La gente almacenó recursos e hizo la cuenta regresiva a la medianoche en la víspera de Año Nuevo con más temor que emoción. Al final, se descubrió que los programadores de computadoras del mundo entero estaban preparados lo suficiente para evitar el desastre. Estábamos preparados y eso es una buena actitud a tener. Usted nunca sabe cuando un desastre, natural o artificial, puede surgir. Enseñe a sus hijos a ser físicamente y mentalmente preparados para las pruebas que inevitablemente enfrentarán en la vida.

  • No podemos volver a la década de los 90, pero podemos implementar las lecciones que hemos aprendido desde los primeros años de nuestras vidas en las vidas de nuestros hijos. La sociedad no es tan despreocupada como solía ser, por eso corresponde a nosotros, padres, ayudar a preservar la curiosidad, optimismo e inocencia de nuestros niños. Traiga un poco de los años 90 de vuelta a su casa.

  • _Traducido y adaptado por Stael Pedrosa Metzger del original 5 lecciones 90's kids debe pasar a sus hijos, de Katie Nielsen.