4 Formas de transformar a su hijo en un mentiroso
  • En sana conciencia ningún padre o madre tiene el deseo de hacer de su hijo un mentiroso, pero, muchas veces, aun sin el saber, colabora con eso. La siguiente lista puede ayudar a identificar qué actitudes de los padres pueden estar contribuyendo a este cuadro:

  • 1- Falta de atención

  • Los hijos que se sienten relegados y excluidos consideran que son insignificantes en la vida de los padres. De esta forma, procuran impresionarlos creando situaciones para llamar la atención, aunque de forma negativa. Es importante observar que los padres no actúan de forma consciente, pero involucrados en sus quehaceres no perciben la falta que están haciendo. Por eso es importante evaluar cuánto su hijo está satisfecho con la atención que usted ha dado a él.

  • 2- Punición rigurosa

  • Eso mismo. Ser riguroso ante la mentira de su hijo puede hacer que mora más. Converse mucho y tratar de entender lo que pasa en la mente de él, trate de descifrar lo que lo está llevando a huir de la realidad. Jamás desmascare a su hijo en público, no lo castigue con la humillación, eso sólo empeorará las cosas. Hasta para tomar una actitud más drástica es primordial ser un educador, nunca un verdugo. Los niños que sienten miedo de ser castigados o incluso recriminados mienten cada vez más. Los expertos advierten que la postura punitiva de los padres les anima a mentir.

  • 3- Creer en las mentiras del hijo

  • Percibir que el hijo está mintiendo exige una actitud y muchos padres no están preparados para ello. Elegir la cómoda situación de no darse cuenta de que su hijo está mintiendo es muy peligroso. Ante cualquier situación preocupante lo mejor es siempre enfrentarse, buscando una forma de lidiar con el problema. Preferir no tomar providencias y posponer el enfrentamiento puede traer perjuicios de difícil reparación en el futuro, como dice el dicho popular es "tapar el sol con el tamiz". Una hora la realidad tendrá que ser enfrentada.

  • 4- Ser un mentiroso

  • Hijos que presencian la mentira de los padres tienen gran propensión a tornarse mentirosos, después de todo es ese el modelo que poseen. "Los hijos de los mentirosos crónicos aprenden las ventajas de la mentira, inventan dolores de cabeza para faltar a la clase, ven a los padres engañándose el uno al otro y este comportamiento puede agravarse en los niños", dijo el psiquiatra infantil Alfredo Castro Neto. El psiquiatra advierte que muchos padres mienten con tanta naturalidad que ya no perciben y aún se chocan cuando toman a los hijos mintiendo.

  • Es importante que los padres tomen la debida atención en los propios actos para observar si no están, aunque inconscientes, inspirando o reforzando actitudes inconvenientes en los hijos. La educación es una mirada continua hacia sí mismo que propicia el aprendizaje necesario para expandir buenos ejemplos. Este es un proceso que beneficia a todos en la familia.

  • Lea también el artículo: Qué hacer cuando usted sabe que su hijo está mintiendo