3 Maneras sorprendentemente simples para ayudar a un niño a desarrollar la empatía
  • Este artículo fue publicado originalmente en el blog de Kim Blackham, reproducido aquí con permiso, traducido y adaptado por Sarah Pierina.

  • Puede ser difícil ayudar a los niños a aprender sobre la empatía. No es algo que van a aprender sin ninguna orientación - especialmente en la sociedad autocentrada en la que vivimos. Los ejercicios siguientes no sólo son divertidos, pero también eficaces para ayudar a los niños a ser más empáticos.

  • 1. Me pregunto

  • Vaya con el niño a un lugar público donde se pueda sentar y observar a otras personas que van y vienen - como el aeropuerto, las compras, el parque, la feria, el evento deportivo, etc.

  • Encuentre un lugar para sentarse que sea en un área de bastante tráfico. Un área que es ocupada, pero no llena. A continuación, pregunte al niño:

    • ¿Qué percibes en esas personas?

    • ¿Dónde crees que van?

    • Puede elegir una persona específica? Cuéntame sobre ella. ¿Con quién está? ¿Por qué está aquí?

  • 9 consejos bien humorados para desarrollar una buena comunicación con los niños
  • En este punto, usted puede desanimarse un poco con el niño diciendo: Yo no sé. Todo bien. Incentive a imaginar a quien esa persona que ella observa puede ser. Reconozca que está claro que el niño no está seguro, pero sobre la base de lo que ella ve, qué historia puede imaginar, instruya:

    • Mire a sus rostros

    • ¿Qué ves?

    • ¿Están felices o tristes?

    • ¿Crees que ese niño practica algún deporte? ¿Qué deporte crees que te gusta más?

  • Con los niños mayores, usted puede comenzar preguntando sobre emociones más específicas.

    • ¿Será que es tristeza que estás viendo o será que es otra cosa?

    • ¿La madre no está realmente enojada con su hijo, sólo está sobrecargada?

    • ¿Puedes ver cómo es difícil para ella controlar a los cinco hijos sola?

    • ¿Cómo se siente estando en público con sus hijos haciendo desorden?

    • ¿Aquel niño sólo está muy feliz de estar ganando una cacería de helado o ella también está ansiosa o animada?

  • 3 tipos de actividades lúdicas para entretener a los niños con autismo
  • 2. Hoja de emociones

  • Con niños, me gusta usar esta hoja de emociones con palabras y chicos para ayudar a expandir más allá de triste y feliz. Es beneficioso leerla con ellas primero e incluso demostrar esas emociones en su propio rostro para que los niños se familiaricen con ellas. Una manera que utilizo para ayudarles a encontrar un punto de referencia es preguntando cómo se sentiría en esa situación.

  • Aquel niño parece estar con su abuela. ¿Cómo te sientes cuando estás con tu abuela?

    • ¿Crees que ese niño está tan feliz como tú estarías?

    • Cuando usted está con la abuela, usted se siente amado? Sí! Cuando nos sentimos amados, muchas veces nos sentimos felices, ¿no es así?

    • También puede jugar este juego con libros y películas.

  • Creo que la lectura de literatura clásica es una excelente manera de aumentar la inteligencia emocional - específicamente la empatía. Como leemos, entramos en la experiencia de otra persona y percibimos que no es tan diferente a la nuestra.

  • Leer juntos permite que paren y discutan los personajes y las experiencias. Al leer juntos, animadlos a relacionarse con los personajes:

  • ¿Alguna vez te has sentido avergonzado así?

    • ¡Qué asustadizo estar solo! Usted puede imaginar cómo debe haber estado solo? Nadie allí para ayudar o apoyarlo?

    • 19 actividades para enseñar a los niños en edad preescolar en casa

  • 3. Noche de la película
  • Noche de la película en familia es otro gran momento para enseñar empatía. Mantenga el control cerca para poder pausar durante 30 segundos (o 3 minutos) y discutir lo que ven en los personajes. Aunque usted probablemente va a oír algunos gemidos y quejas al pausar la película, esa experiencia les permite ver y pasar emocionalmente por la experiencia de la realidad de otra persona. Una vez más, pregunte cómo el personaje iba a pensar o sentirse en una situación dada. Pregunte si el niño puede relacionarse con cómo sería. Usted puede incluso comenzar a especular cómo esa persona puede responder y actuar basado en esos sentimientos.

  • Aprender empatía es un proceso que lleva toda la vida y se realiza a través de la acumulación de momentos; donde miramos al corazón de los demás y sentimos lo que ellos sienten, de buena voluntad. Los niños que aprenden estas cosas desde temprano tienen mayor inteligencia emocional y una ventaja significativa en el mundo.

  • Cuéntame cómo funcionaron estas actividades en su familia.