13 Consejos de cómo podemos ayudar a los pobres y necesitados
  • Este artículo ofrece una lista de acciones esenciales no sólo para atender de emergencia a aquellos que están en condiciones críticas por vivir en la extrema pobreza, sino para dar un rumbo diferente a su vida.

  • Algunas sugerencias pueden aplicarse también a aquellos que han perdido sus bienes materiales en una catástrofe u otro siniestro.

  • Ayudar a los necesitados está mucho más allá de donarles alimento y abrigo. Observe:

  • 1 - Suprimir, primero, sus necesidades básicas inmediatas

  • La primera cosa que una persona necesitada precisa es, generalmente, de alimentación e hidratación. Después, para proporcionarle bienestar, un baño, ropa limpia, quitar la barba, recibir curaciones en heridas.

  • 2 - Proporcionar su remoción a un lugar seguro

  • Esto se aplica a los residentes callejeros, víctimas de catástrofes naturales o víctimas de maltrato y abandono.

  • 3 - Reportar maltrato y abandono a las autoridades competentes

  • Muchos niños y ancianos pasan hambre y sufren otras privaciones porque tienen cuidadores negligentes y agresores. Para aliviar su sufrimiento es necesario sacarlos de esas condiciones y denunciar a los cuidadores.

  • Recuerdo, cuando era niño, de una vecina muy pobre y con muchos hijos. Ellos pasaban mucha necesidad, pero lo que más me chocaba eran las sucesivas escenas de agresión física y psicológica que presenciábamos de ella contra los hijos muy pequeños. A menudo gritaba, los golpeaba con listones de madera, los colocaba delante de la casa para darles baño de manguera en pleno invierno (vivo en el sur de Brasil, donde el invierno tiene temperaturas muy bajas).

  • No sirve sólo alimentar, agasajar a personas necesitadas cuando hay cuestiones tan serias para resolver, de lo que depende el bienestar, incluso la supervivencia de inocentes.

  • 4 - Ayudar a hacer su hogar habitable

  • En muchos casos, es necesario que las personas se unan para reparar, limpiar o reconstruir las casas de personas en situaciones críticas.

  • 5 - Buscar atención médica

  • Personas que pasan hambre y frío, viven en ambientes sucios y húmedos, pueden desarrollar neumonía, úlcera, anemia, desnutrición, verminosis y otras enfermedades. Ellas necesitan a alguien que las oriente a buscar atención médica.

  • Víctimas de catástrofes también pueden necesitar atención médica, principalmente si tuvieron contacto con agua contaminada, sufrieron alguna lesión, fueron sometidas a temperaturas muy bajas o tuvieron contacto con materiales tóxicos.

  • Ayudarles a llegar a ser autosuficientes

  • La mejor manera de eliminar la miseria y la pobreza es ayudar a las personas a creer en sí mismas; a confiar en que ellas pueden hacer las cosas por sí mismas. Es aquel viejo concepto de "dar el pescado" frente a "enseñar a pescar".

  • Los ítems de 1 a 5 equivalen a "dar el pescado". Son acciones importantes, porque las personas necesitan sentirse lo suficientemente fuertes para empezar a "pescar su propio pez".

  • Personas que perdieron sus bienes materiales en catástrofes, si hasta entonces han sido autosuficientes, también necesitan apoyo. Algunos de los siguientes elementos pueden aplicarse a ellos.

  • Los puntos 6 en adelante son maneras de ayudar a las personas a desarrollar la autosuficiencia:

  • 6 - Ayudar a las personas a identificar sus talentos y habilidades

  • En un primer momento, es necesario buscar un trabajo en su área de actuación, por más sencillo que sea . Muchas personas, desempleadas durante mucho tiempo después de incontables "no", pasan a desacreditar que un "sí" sea posible, por lo que renuncian a buscar un empleo. Muchas de ellas no tienen profesión, sobreviven de boquillas.

  • Sea cual sea la situación, es imperativo identificar una o más habilidades para buscar una rápida colocación en el mercado de trabajo.

  • 7 - Utilizar su red de contacto para ayudarles a encontrar un trabajo

  • Esta es una de las etapas más importantes. Si tenemos una amplia red de contados, podremos ser muy útiles, indicando a esas personas a nuestros amigos, clientes, socios de negocios o parientes. Siempre habrá alguien que necesita que una reparación sea hecha, una hierba cortada, una pintura de pared, una limpieza, etc. Nosotros mismos, en lugar de donar dinero o alimento, podemos darlos en pago a un servicio realizado.

  • 8 - Contribuir a mejorar la apariencia y la actitud de esas personas

  • Una buena apariencia y postura son la tarjeta de visita a menudo fundamental para que una persona salga de una situación de miseria.

  • Estaremos mejorando mucho sus posibilidades cuando las orientamos sobre cómo comportarse, vestirse, arreglar los cabellos, cuidar la higiene. Desafortunadamente muchas personas nunca han tenido estas lecciones. Algunas donaciones de ropa, calzado, materiales de higiene, entre otros, serán muy bienvenidos en esta etapa.

  • 9 - Asegurarse de que los niños y jóvenes estén estudiando

  • La educación es la clave para cambiar vidas. Cualquier ayuda será sólo temporal si los niños y jóvenes de esa familia no están estudiando.

  • 10 - Ayudar a los adultos a volver a estudiar

  • Muchos adultos necesitan volver a la escuela en busca de un futuro mejor. Algunos de ellos ni siquiera son alfabetizados. Deben ser conscientes de que el mercado laboral es cada vez más exigente, y ellos necesitan estudiar lo máximo que pueden para salir de vez en cuando.

  • Para ayudar, podemos acompañarlos en la matrícula, dar soporte y apoyo para que no desistan en la mitad del camino.

  • 11 - Conseguir orientación vocacional

  • Una prueba vocacional puede dar un rumbo en la vida de esas personas. Muchas de ellas, cuando vuelven a estudiar, estudian sólo por estudiar. Para que se conviertan autosuficientes, es imperativo que tengan un objetivo, que busquen una profesión.

  • 12 - Además de su salvación temporal, ayudarles a buscar también su salvación espiritual. El especialista en negocios y en bienestar Dean M. Davies dijo: "El encargo de cuidar a los pobres y necesitados tiene en cuenta tanto la salvación espiritual (...) Cuidar fielmente a los pobres y necesitados (...) bendice tanto lo que dona como lo que recibe.

  • Cuando ayudamos a las personas a comprender que son hijas amadas de Dios, el Todopoderoso, y que con la ayuda de Él pueden no sólo salir de aquella situación de miseria, sino elevarse a su estatura espiritual, ellas pasan a valorarse más y la ver su vida terrena con más optimismo y fe, lo que es fundamental para vencer sus obstáculos y no desistir.

  • 13 - Podemos contribuir a salvar vidas en proyectos serios y continuos

  • En la Iglesia de la que yo hago parte tenemos la costumbre de ayunar, es decir, abstenerse de alimento (sólido y líquido) durante 24 horas, una vez al mes, en espíritu de oración y con un propósito específico. El dinero que gastaríamos en alimentarnos en ese período (o un valor superior, dependiendo de la generosidad y condiciones de cada uno), donamos al Fondo de ayuno, un fondo usado para atender a los necesitados.

  • Este fondo ya ha ayudado a miles de personas en situación difícil. El propósito es atender temporalmente a las necesidades de aquellos que sufren. Pero el objetivo mayor es enseñarles la autosuficiencia, para que ellos salgan de esa situación difícil y progresen materialmente. La mayoría de los que ya fueron ayudados en ese fondo, es, actualmente donante. Estos miembros fueron enseñados a buscar, por medio del trabajo honesto, el sustento de la propia familia.

  • Cuidar a los pobres y necesitados es una doctrina fundamental del Evangelio de Jesucristo. Se pretende la salvación temporal de las personas y el desarrollo espiritual tanto de quien dona como de quien recibe.