10 Formas por las cuales la religión ayuda en el éxito de su hijo
  • Si usted tiene hijos y se considera una persona religiosa, usted probablemente ya tiene un deseo de involucrar a sus hijos en su religión. Probablemente usted ya ha compartido mucho sobre su fe con sus hijos. Es de la naturaleza humana tener el deseo de compartir con nuestros hijos lo que sentimos que es bueno en la vida - las cosas que nos hacen felices. Pero dar a sus hijos el don de la religión no sólo los ayuda ahora, sino que los ayudará en el resto de sus vidas. Aquí hay algunas maneras sorprendentes por las cuales la religión ayuda a nuestros hijos a convertirse en adultos exitosos.

  • 1. Experiencia de hablar en público

  • Muchas iglesias permiten e incentivan a los niños, incluso a partir de una edad muy joven, a dar sermones cortos en sus clases. Recuerdo, cuando yo era niño, de ir a la iglesia durante la semana para "practicar" los pequeños discursos que yo era asignada a compartir ocasionalmente. A pesar de ser muchas veces tímida delante de las multitudes, tener esas oportunidades para hablar me ayudó a sentirme más confiada cuando me convertí en una adulta.

  • 2. Una lente a través de la cual pueden ver los problemas del mundo

  • Tener perspectiva cuando vemos las muchas dificultades de la humanidad puede hacer toda la diferencia en nuestros procesos de pensamiento del día a día. Saber que existe un Dios y que Él tiene un plan y un propósito para cada uno de nosotros puede ayudar a aliviar el dolor de nuestros problemas globales más graves.

  • 3. Convicciones

  • En nuestro mundo, se está volviendo cada vez más claro que la creencia de Alexander Hamilton sigue siendo muy verdadera: "Aquellos que defienden nada, aceptan cualquier cosa." Cuando nuestros hijos se enfrentan a decisiones difíciles, sus creencias religiosas pueden darles una razón para tomar la decisión correcta.

  • 4. La capacidad de trabajar con las personas

  • Mucho antes de tener la edad suficiente para trabajar para una empresa o tener que lidiar con la política en la oficina, podemos aprender a trabajar con las personas en la iglesia. Nuestras congregaciones están formadas por personas de todas las edades y personalidades. Algunos de mis mejores amigos son las personas que conocí en grupos religiosos. Hubo varias veces que aprendí a admirar a alguien que inicialmente tuve dificultad para entender o conectarme después de haber trabajado con él en servicios en la iglesia.

  • 5. Oportunidades para servir

  • Uno de los principales propósitos de un grupo de la iglesia es el de proporcionar ayuda a los necesitados. Pensar en las necesidades de los demás y servir a los demás, especialmente cuando es difícil hacerlo, ayuda a nuestros hijos a entender que el mundo no gira a su alrededor.

  • 6. Un espacio para la meditación

  • Hubo momentos específicos en mi vida cuando profunda reflexión y búsqueda del alma trajeron pensamientos a mi mente que tuvieron efectos sorprendentes sobre mi progreso. La religión cultiva la práctica de la meditación, lo que no sólo nos da una breve elevación emocional, pero a veces un profundo sentido de claridad y significado.

  • 7. Autodisciplina

  • Ir a la iglesia semana tras semana, año tras años, es, sin duda, un ejercicio de autodisciplina. No siempre es una tarea fácil, tampoco es fácil sentarse en un banco por una hora o más - especialmente para los niños. Aunque dormir hasta tarde en el fin de semana seguramente tiene sus méritos, crear un hábito de levantarse e ir a la iglesia - y estar involucrado en las reuniones - nos ayuda a ser más fuertes.

  • 8. Visión de cómo abordar cuestiones personales

  • Figuras religiosas nos enseñan principios como la forma de asumir riesgos (David y Goliat), como resistir la tentación (José y esposa de Potifar), como perdonar a los demás (el hijo pródigo), entre muchos otros. Las respuestas a todos los problemas de la vida se encuentran en las Escrituras, y dar a nuestros hijos las herramientas y habilidades para encontrar estas respuestas es una importante responsabilidad de la parentalidad.

  • 9. Resiliencia

  • Nada impide nuestro éxito en la vida más que la tendencia a desistir después de la primera dificultad en el camino. Simplemente no podemos tener éxito si no perseveramos y aprendemos de nuestros desafíos. Si miramos a nuestro alrededor -en nuestras congregaciones, en los sermones, en pasajes bíblicos- vemos innumerables ejemplos de personas que no desisten de desafíos y que no dejan que las debilidades o dificultades las obstaculicen. 10. Una relación con Dios

  • El sentimiento de conexión con Dios puede ser el sentimiento más importante que vamos a experimentar. Reforza la confianza, nos ayuda a comprendernos a nosotros mismos y nos conecta con la mayor fuente de amor que jamás vamos a conocer. Mantener ese sentimiento con nosotros - y mostrar a nuestros hijos cómo ellos pueden tenerlo - ancla nuestras vidas.

  • Traducido y adaptado por Sarah Pierina del original 10 secretos de las religiones marcas sus niños exitosos.