10 Consejos para aprender a controlar su temperamento
  • Para quien tiene sangre caliente, puede ser un desafío controlar el temperamento todo el tiempo. Algunos llegan a los extremos de la bipolaridad, que debe ser tratada con un profesional experimentado, otros sienten los efectos en la salud y en las relaciones personales o incluso profesionales.

  • Si usted está listo para aprender a controlar su temperamento y vivir una vida más sana, considere estos 10 consejos:

  • 1. Tómese un tiempo de castigo

  • Eso mismo. No es solamente para los niños desobedientes. Antes de explotar en la primera oportunidad, cuente hasta 10. Si está muy agitado, relajarse un poco es necesario. Haz un descanso, sale de cerca a alguien, en fin, todo vale para respirar profundo y pensar en lo que estás haciendo.

  • 2. En la calma, hable lo que te molesta

  • Tan pronto como puedas calmarte, intenta hablar sin alterar la voz sobre lo que te incomoda. Exprese su frustración de manera asertiva siempre evitando confrontación. Sea claro, directo, pero no ofensivo o tratando de controlar la situación.

  • 3. Haga ejercicios

  • Las actividades físicas pueden ayudar en el control de las emociones, ya que estimula varios procesos químicos del sistema nervioso, lo que le hace sentir más feliz y relajado.

  • 4. Piense antes de hablar

  • Nunca discuta cuando esté nervioso. Pensar antes de hablar, analizando la situación, no la otra persona, es respetarse a sí mismo y al otro.

  • 5. Intente identificar soluciones

  • En lugar de intentar encontrar un culpable, piense en el problema en sí y cómo puede resolverlo, trate de organizar con antelación para evitar imprevistos. Recuerde siempre que explotar y ofender no va a resolver el problema.

  • 6. Sea específico y no generalize

  • Por ejemplo, su hijo dejó los juguetes esparcidos donde estaba jugando, pídale que vaya a arreglar los juguetes. Diga que usted espera que ayude con esa tarea. Nunca diga a un hijo: "Usted nunca ayuda con nada!". Este tipo de critica crea secuelas irreversibles.

  • 7. No asuma la amargura

  • Algunas personas se vuelven amargadas porque sufren demasiado. El sufrimiento excesivo es el problema, el problema es la actitud, es decir, permitir que los problemas, de cualquier tipo o nivel de gravedad, parasitemos nuestro cuerpo así como nuestros pensamientos, haciéndonos amargados y desesperanzados.

  • 8. Practique el buen humor

  • No lleve las cosas hacia el lado personal. Sarcasmo no es la respuesta, pero reírse de sí mismo es el primer paso para ser más humilde.

  • 9. Relájese

  • Busque algo que le ayude a relajarse. Sea un hobby, deporte, viaje, paseo. Dígale a sí mismo para tener calma. Escucha buena y tranquila música. Practique yoga. Escriba un diario.

  • 10. Pida ayuda

  • Observe y sepa pedir ayuda cuando lo necesite. Si después de intentar todas estas estrategias, aun así sentirse forzado a rompientes de humor, busque un profesional capacitado, como un psicólogo, que podrá evaluar mejor cómo usted se siente.

  • Algunas entidades e incluso sitios web en Internet tienen técnicas y consejos para personas con problemas de temperamento. Lo importante es controlar a sí mismo para ser capaz de controlar las otras situaciones.